X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

conflicto sobre la organización del grupo en tareas de oposición 

El PSOE busca un pacto sobre sueldos y asesores que evite otro estallido: Montesinos tiene la llave

27/04/2018 - 

ALICANTE. Superado el conflicto sobre la portavocía en el Ayuntamiento de Alicante, hasta tres escalones distintos del PSPV-PSOE -la cúpula regional, la ejecutiva del partido en Alicante y el grupo de concejales- bullen ahora en busca de una solución de consenso en la crisis de los sueldos y los asesores del grupo municipal con el propósito de evitar otra implosión como la desencadenada con el relevo de Eva Montesinos como portavoz municipal en favor de Miguel Castelló, ya enmendado tras la intervención de la dirección autonómica.  

Esa doble disputa es, en realidad, una derivada del estallido original que sigue pendiente de resolución desde el pasado lunes, cuando la ejecutiva local acordó que los cuatro puestos reservados para contratar a cargos de confianza en esta nueva etapa en la oposición fuesen ocupados por Fini Nicolás, Pedro Ródenas, Lara López y Pedro Boj. Los cuatro ya ejercían como asesores del grupo municipal desde 2015. Y los cuatro guardan alguna relación con dirigentes históricos del partido o pertenecen a su ejecutiva actual. Como ya ha publicado Alicante Plaza, Nicolás es esposa del exsenador Ángel Franco, a quien se atribuye el control de la agrupación local desde hace décadas, y ha sido asesora en la Concejalía de Recursos Humanos en los últimos tres años; Ródenas es el actual secretario de Organización y también ha trabajado en ese mismo departamento; López es hija del presidente de la agrupación local y ha ejercido como asesora en la Concejalía de Deportes y, por último, Boj también es hijo de otro histórico dirigente e, igualmente, ha desempeñado funciones de asesor jurídico del grupo socialista.

A los cuatro se les sitúa en la órbita de Franco y no serían del agrado de los seis concejales que conforman el grupo municipal. Al menos no todos y no de todos. De ahí que se trate de encontrar una fórmula que concilie posiciones sin más enfrentamientos ni estridencias. Esa es la directriz marcada desde la ejecutiva regional como base para zanjar las diferencias. 

¿En qué podría consistir esa solución? Este jueves se especulaba con la posibilidad de que imperase un decisión salomónica: dejar la designación de dos de esos cargos de confianza a la ejecutiva y otros dos al grupo de concejales. O, cuando menos, a Montesinos, una vez restituida como portavoz. De hecho, según las fuentes consultadas, se estaría tratando de encontrar acomodo a algunos de esos asesores en otras funciones no ligadas al Ayuntamiento de Alicante. No obstante, representantes de la ejecutiva no contemplaban que se produjese ninguna variación sobre lo acordado el lunes.

El objetivo es que las dos incógnitas queden resueltas el lunes sin más enfrentamientos ni estridencias

La segunda cuestión que también continúa en el aire es la asignación de retribuciones entre los seis concejales. El nuevo reparto de sueldos aprobado en el pleno municipal de este jueves asigna al PSOE cuatro dedicaciones exclusivas (51.641 euros brutos anuales para el portavoz y 48.199 para los otros tres) y otras dos parciales (36.149). En principio, se trata de una cuestión que debe dirimir solo el grupo de concejales en la que, según aseguraron los ediles consultados, no se planteará ningún enfrentamiento. "Se acordará sin problema", señalaron. Por lo pronto, hasta este jueves no se había debatido sobre su distribución. En el caso de que no hubiese acuerdo y se plantease una votación con un hipotético empate a tres, sería la permanente de la ejecutiva local la que adoptaría un acuerdo que el grupo de concejales debería acatar.

De acuerdo con los ediles consultados, el objetivo es que las dos incógnitas -sueldos y asesores- queden resueltas antes del lunes o en esa misma jornada, de modo que puedan tener eficacia en las nóminas del mes de mayo. Sea como fuere, lo cierto es que quien tiene la última palabra al respecto es la propia Montesinos, ya que es ella, en su papel de portavoz municipal, quien debe registrar el escrito de comunicación oficial sobre esos dos acuerdos. Sin su anuencia, no se concretará ni la contratación de cargos de confianza ni el reparto de retribuciones.  En la reunión del miércoles, todos los concejales se conjuraron a que las decisiones se adopten por consenso y evitar, en la medida de las posibilidades, las votaciones, entre otras cosas, porque son número par y eso impide mayorías.

Noticias relacionadas

next