X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

pep saval, alcalde de callosa d'en sarrià

"El proyecto de Serra Bèrnia no es de ningún promotor, es de todo el municipio" 

30/04/2017 - 

CALLOSA D'EN SARRIÀ. Esta semana, la Comisión de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana ha aprobado el trámite el plan parcial de Serra de Bèrnia, ubicado en el término municipal de Callosa d'En Sarrià, un proyecto muy polémico fuera de su término municipal, sobre todo, porque han sido los colectivos ecologistas quien han presentado alegaciones y lo han llevado a los tribunales. Ahora, el plan urbanístico de Anibits-Margequivir sigue su trámite, aunque su área de actuación se verá reducida un 75% al estar en suelo protegido, según defiende Medio Ambiente. El consistorio, como asegura su alcalde, Pep Saval, de Compromís, es más cauteloso y dice que quiere esperar la resolución por escrito para pronunciarse sobre su viabilidad.

A la resolución de Medio Ambiente, se ha sumado la polémica del constructor que ha presentado una alternativa técnica -todavía no tiene la condición de urbanizador- sobre ese mismo suelo, Sergio Vidal, que aparece ente los investigados en la Operación Lezo, tal y como ha publicado Alicante Plaza. Vidal Balaguer es, además, el propietario del suelo sobre el que se debe desarrollar esta modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Callosa.

"Lo primero que queremos dejar claro es que esa modificación puntual de PGOU es un proyecto de todo el municipio, que nace con consenso. No es un Plan de Actuación Integradra (PAI)", ha insistido Saval. "Ese cambio urbanístico, que nace de un PGOU impulsado desde 1999, es una actuación urbanística que defendemos y que nace con el respaldo de todo los partidos políticos de Callosa d'En Sarrià", ha defendido.

"Queremos que sea un urbanización única, hecha con criterios de sostenilidad; no queremos el modelo de Altea Hills ni las 30 urbanizaciones que tiene La Nucía, queremos algo diferente, que aporte calidad y que ayude a mejorar el entorno de la Serra de Bèrnia", ha dicho Saval en conversación con Alicante Plaza. ¿Sobre si el proyecto lo debe desarrollar la empresa de Sergio Vidal? Saval dice que esa decisión no está tomada todavía y que será a lo largo del proceso que ahora comienza cuando se sabrá quién es el agente urbanizador. "No da igual la empresa que lo haga; lo que sí vamos a exigir es que se apliquen unos criterios de sostenibilidad y que sea modélico", ha explicado.

Sobre la reducción de la superficie construída, que pasa de algo más de un millón de metros cuadrados a 360.000 metros, por afectar a suelo protegido, entre el cual se encuentra una zona LIC, Saval admite que nadie le consultó en su día la protección de ese suelo al ayuntamiento ni nadie la reivindicó, así que no sabe qué consecuencias tendrá sobre el futuro desarrollo del suelo. "Este es no es el proyecto de ningún promotor, es un proyecto de todo el municipio", ha querido zanjar el alcalde de Callosa. 

Los ecologistas, por su parte, sostienen que el proyecto urbanístico es inviable después de la resolución de Medio Ambiente. Carlos Arribas, de la Colla Ecologista, sostiene que sólo hay dos salidas: o se reduce el número de viviendas, o se clasifica como urbanizable otra zona del municipio. De ejecutarse, tal y como, está planeado tendría una densidad urbanística propia de una ciudad.

Y es que según explicaron desde el Consell tras la Comisión de Evaluación Ambiental, Callosa aún tiene una gran superficie residencial por desarrollar "considerable" respecto a lo que plantean con el Plan Parcial mencionado. "Por lo tanto, si quisieran ampliar una determinada cuestión en un suelo agrícola o protegido, que no tiene calificación de urbanizable, tendrían que desclasificar el otro", explicaron en relación al 25% restante.

Asímismo, la nueva propuesta eliminaba la gran cantidad de chalets unifamiliares, para dar prioridad a edificios con más altura, preveían dos campos de golf y un hotel de 80 plazas. Ahora todo eso deberá replantarse, según reconocen los ecologistas.

Noticias relacionadas

next