X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de agosto y se habla de atentado barcelona nino ELCHE CF DAVID FERRER

plazo de concesión portuaria todavía vigente

El presidente de Tempe tendrá doce años para reflotar Isla Marina 

6/05/2017 - 

ALICANTE. El empresario Vicente García, presidente de Tempe y nuevo propietario del local Isla Marina a través de Promociones Azarbe, tendrá al menos un margen de 12 años para tratar de relanzar el negocio. Se trata del plazo de concesión del que todavía dispone para hacer uso del dominio público marítimo-terrestre en el que se sitúa el establecimiento (junto a la playa del Cocó), según fuentes de la Autoridad Portuaria de Alicante.

En realidad, el beneficiario de la concesión original, aprobada en 1999 por un periodo de 30 años, fue la empresa Crese Inversiones SL para la construcción de un astillero de embarcaciones de madera. Dos años más tarde, el consejo de administración del Puerto aprobó la autorización del traspaso de esa concesión a Naranjo Mas 2, la antigua denominación de Isla Marina Alicante SL, que acabaría de salir de la situación concursal en la que se encontraba. Y ahora sería el titular de Promociones Azarbe, y socio de Amancio Ortega en la enseña que produce calzado para el grupo Inditex, quien la heredaría hasta el año 2029.

Los antiguos gestores del establecimiento trataron de lograr la compatibilidad de uso de una nave del recinto como sala de fiestas

Hasta la fecha no han trascendido los detalles del proyecto que se prevé poner en marcha en la nueva etapa del conocido establecimiento dedicado al ocio y la restauración que se presupone orientado hacia las mismas actividades. García ya se ha introducido a través de sus sociedades en el sector de la hostelería con ejemplos como la apertura del restaurante Terre, en la Explanada. 

Como viene publicando este diario, el local obtuvo una doble licencia en 2001 como taller de motos acuáticas y local de hostelería con ambientación musical. En 2004 ese permiso se amplió para amparar también su actividad como pub, y sus ya antiguos gestores, trataron de lograr también un certificado de compatibilidad para poder utilizar una de las naves del recinto como sala de fiestas, lo que hubiese permitido organizar actuaciones musicales en directo. El Ayuntamiento denegó esa autorización tras evaluar el extenso historial de quejas vecinales registradas por exceso de ruido en su trayectoria reciente.

De hecho, como publicó este diario, sobre el local pesa ahora una sanción de seis meses de retirada temporal del ejercicio de actividad musical tras haber superado los niveles de ruido en una inspección girada por la Policía Local el pasado mes de agosto.   

Noticias relacionadas

next