X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

contactos sobre el segundo cambio del presupuesto de alicante 

El PP se aferra a Guanyar y a Sepulcre para cancelar el plan de ajuste a cambio de medidas fiscales

4/07/2018 - 

ALICANTE. El equipo de Gobierno del PP encuentra en Guanyar a un posible aliado inesperado para poder cancelar el Plan de Ajuste al que se encuentra sometido el Ayuntamiento de Alicante desde el año 2012. La plataforma electoral que lidera Esquerra Unida (EU) fue, este martes, la que se mostró más cómoda con la propuesta de modificación de crédito que el edil de Hacienda, Carlos Castillo, presentó a todos los grupos políticos de la oposición -incluidos los dos ediles no adscritos, Fernando Sepulcre y Nerea Belmonte- en una ronda en la que, eso sí, el PP no se avino a modificar ni alterar los términos de su propuesta ante posibles peticiones que pudiesen plantear el resto de fuerzas.

Como viene contando este diario, la propuesta en cuestión consiste en una operación contable por la que se plantea destinar 30,5 millones de los 33 del remanente del presupuesto municipal de 2017 (el dinero no gastado) a la amortización anticipada de los préstamos contratados con motivo del Plan de Pago a Proveedores, puesto en marcha por el Gobierno central para que todas las administraciones pudiesen pagar facturas atrasadas. Para su aprobación, el PP (con 8 concejales en una corporación de 29) necesitaría sumar más votos a favor que en contra. En principio, los populares se mostraron confiados en que los grupos opositores actuasen por responsabilidad y sostuvieron que "sería complicado que alguien pudiese argumentar un voto en contra a la cancelación del plan de ajuste después de haber estado revindicándola casi durante tres años". 

Si llegase a superarse esa votación sobre la modificación de crédito, el PP pretendería llevar a cabo una revisión de las ordenanzas fiscales con el propósito de reducir impuestos como el IBI (un 5%) o el impuesto de circulación (el IVTM) para incentivar el consumo, como se había detallado hasta ahora. Pero, como trascendió este miércoles, en ese paquete también se incluiría la rebaja del IAE o del ICIO para atraer la instalación de nuevas empresas y, a la postre, tratar de generar empleo. 

En sentido estricto, tras esa ronda de contactos, el único que confirmó claramente que votaría a favor de la propuesta en el momento en el que se eleve a su debate en el pleno, el próximo 15 de julio, fue Sepulcre. El exconcejal de Ciudadanos apuntó a Alicante Plaza que le parecía un acuerdo razonable en la medida en que suponía aprovechar un dinero que "seguramente no iba a dar tiempo a gastar en obras para, por lo menos, poner fin a los límites que impone el plan de ajuste".

A priori, su apoyo resultaba más que probable. Al margen de servir de socio imprescindible al Gobierno del PP en la Diputación de Alicante (donde percibe una remuneración por su labor política como diputado), Sepulcre viene respaldando explícita o implícitamente todos los presupuestos municipales y las modificaciones que se han planteado desde el principio de mandato: primero con el tripartito, después con el PSOE en solitario y ahora también con el PP. La posición de la segunda edil no adscrita, Nerea Belmonte, es todavía una incógnita.

Sin embargo, aunque se especulaba con ello, sí resultó hasta cierto punto llamativa la predisposición de Guanyar a secundar el acuerdo, siempre que se tuviesen en cuenta sus reivindicaciones a la hora de abordar la revisión de las ordenanzas fiscales y siempre que el PP se comprometiese a seguir incluyendo las inversiones previstas en el llamado documento número 25 anexo al presupuesto municipal de 2018 en futuras modificaciones de crédito. Así, su portavoz, Miguel Ángel Pavón, señaló que, tras conocer los detalles de la propuesta, "podemos decir que no estamos en contra y que vemos más ventajas que inconvenientes". Es más, añadió que "ya era una propuesta que se había llegado a barajar con el PSOE", explicó. Así, detalló que entre las ventajas de la cancelación del plan de ajuste, figuraría, primero, "la eliminación del techo de gasto en las inversiones municipales para la confección de los próximos presupuestos municipales, lo que da más capacidad de maniobra". Segundo, porque "supone que se pueda ampliar el capítulo de gastos de Personal para reforzar la plantilla municipal". "Se nos ha hablado de Policía, bomberos y Banda de Música, pero nosotros plantearemos que también que se refuerce Urbanismo o Acción Social", añadió.

Los 'populares' plantean rebajas fiscales para favorecer la instalación de empresas en Alicante: una bonificación del 95% del IBI, la rebaja del 4 al 1% en el ICIO y la reducción del 30% en el IAE 

En tercer lugar, Pavón señaló que la propuesta de modificación de las ordenanzas fiscales a la que daría lugar podría resultar positiva y añadió que "Guanyar tratará de que se incluyan nuestras propias propuestas; de hecho, ya se ha reflejado la bonificación que planteamos para la energía solar en el IBI con un rebaja de hasta el 30%". "Nosotros plantearemos que llegue hasta el máximo legal, el 50%", dijo. Sobre la rebaja general del tipo del IBI, con un lineal del 5% para todos los recibos, Pavón señaló que "pediremos que se aplique el criterio de renta familiar para que se aplique un sistema gradual de porcentaje de rebaja, mayor cuando menor sea el nivel de recursos". Además, señaló que plantearía que se instaurase el cobro del impuesto a los bienes de la Iglesia no afectos al culto o un sistema de recargo en el impuesto para las viviendas que permanezcan desocupadas para evitar la especulación.

También consideró acertadas las rebajas planteadas sobre el IBI de las nuevas empresas que se instalasen en Alicante, cuyas instalaciones (inmuebles) se declarasen de especial interés social. De acuerdo con la propuesta esbozada por Castillo, se trataría de aplicar una bonificación del 95% en el primer año, del 50% en el segundo y del 30% el tercero. Algo similar sucedería sobre sobre el ICIO, por la que el tipo general del 4% se reduciría al 1% para empresas que aterrizasen en la ciudad. Según Pavón, se trataría de una medida que ya se intentó impulsar durante el mandato del tripartito. Y, por último, también se aplicaría una bonificación del 30% en el IAE para las empresas que se instalasen en determinadas zonas del municipio, por concretar. El líder de Guanyar señaló al respecto que también podría ser una medida "interesante en función de las zonas que se delimitasen para aplicar esa bonificación: pensamos que el suelo industrial disponible junto a la carretera de Ocaña o en el APD/21 podrían ser dos zonas adecuadas". Eso sí, añadió que pediría que el tipo general del IAE se aumentase en un 5 o un 10%. 

Pavón apuntó que la negociación sobre la modificación de las ordenanzas fiscales llegaría en septiembre y que, después, "se tendrá que volver a abrir otra fase de conversaciones para impulsar otros cambios en el presupuesto". "Es algo necesario porque sabemos que las ayudas sociales de emergencia se agotarán en noviembre y ahí también exigiremos que se incluyan otra serie de proyectos como inversiones financieramente sostenibles". Según Pavón, a esa tercera modificación de crédito, el PP llegará con un sobrante de 1,8 millones que se incrementará con posibles ahorros que se generarán en las licitaciones ahora en curso. Con esa suma, se podrían impulsar actuaciones como la urbanización del parque de la Ciudad de la Justicia, por ejemplo. "Entre los proyectos que incluimos en el anexo al presupuesto de 2018, quedarían por ejecutarse obras por 7,4 millones y las vamos a reivindicar", sostuvo. "Hemos visto bastante receptividad en el PP y tendremos que volver a reunirnos para concretar", apostilló.

La valoración del PSOE no fue ni mucho menos parecida a la de Guanyar. La portavoz socialista, Eva Montesinos, consideró que, con su propuesta, "el PP reconoce que no pueden ejecutar sus propias inversiones, porque ni van a tener tiempo ni son capaces de ello, y se van a limitar a sacar rédito de nuestros propios proyectos, pendientes de las inversiones sostenibles de 2017, y de nuestra buena gestión económica para cancelar una plan de ajuste al que nos condujeron ellos", señaló. 

"No hemos decidido todavía una posición definitiva sobre la propuesta, pero no nos gusta que se renuncie a ejecutar inversiones que serían necesarias para la ciudad solamente por la incapacidad del PP para ejecutarlas", insistió. Es más, defendió que "han reconocido que va a ser así y que, además, no van a incluir más inversiones en próximas modificaciones de crédito porque no les va a dar tiempo", recalcó.

El planteamiento del PP tampoco convenció a Ciudadanos (Cs). Su portavoz municipal, Yaneth Giraldo, consideró que "el PP tiene que detallar cómo se quedarían las inversiones para la ciudad en los próximos meses si se destinan 30,5 millones a pagar la deuda financiera, ya que lo único que lo que pretenden es camuflar que solo van a concluir algunas de las inversiones del tripartito, tal vez por su incapacidad de proponer otras nuevas".

En esta línea, añadió que "lo que no entendemos son las prisas que les ha entrado cuando hasta octubre el Gobierno de la nación no va abordar el asunto, y sin que tengamos garantías de que el fin de la intervención del Ministerio de Hacienda vaya a a ser inmediato". "En cualquier caso la idea es negociable aunque debieran presentarnos también los borradores de modificación de las ordenanzas fiscales", continuó.

A su juicio, "lo que es evidente es que el PP quiere allanarse el camino para las elecciones del próximo mes de junio; lo que plantean es una especie de órdago del todo o nada, una propuesta encorsetada sin posibilidad de ninguna inversión para los próximos meses". "Liquidar el plan de ajuste no tiene por qué conllevar una parálisis y de hecho nuestro grupo municipal, como ya expuso en el último pleno, considera vitales algunas actuaciones como la de destinar el 3% del presupuesto municipal a la mejora de áreas industriales y empresariales, incluido también el Parque Científico de la Universidad donde estamos totalmente rezagados", añadió. 

Así, según Giraldo, "también les pediríamos que exploren todas las posibilidades de la bajada del IBI, haciendo hincapié por ejemplo en las familias numerosas". En este contexto, Giraldo recalcó que "el PP tiene que detallar cuáles son las prioridades en la contratación de más personal". "Nos parece bien que se empiece por la Policía Local, que está bajo mínimos y a la espera de 50 pre-jubilaciones, pero nadie se refiere al área de Urbanismo con todo el problema de colapso que se viene padeciendo desde el inicio de este mandato". Por último, para Cs resulta indispensable que se destinen 80.000 euros para una auditoría de la contrata del servicio de limpieza bajo el control de Intervención Municipal así como una partida de urgencia de 100.000 euros para la restauración de plazas emblemáticas, "comenzando por la de Luceros".

Compromís no expresó su respaldo a la propuesta del PP aunque sí manifestó que se apoyaba el objetivo pretendido. Su portavoz, Natxo Bellido, señaló que "desde Compromís valoramos positivamente que por fin el PP haya entendido que el plan de ajuste que nos dejó como nefasta herencia en esta ciudad hay que liquidarlo, como reivindicamos desde hace dos años". Así, dijo que se discrepaba de la fórmula propuesta, pero se felicitó de que "el PP se haya situado en la posición de Compromís" y sostuvo que su grupo valoraría el sentido de su voto en el pleno extraordinario. Sobre las reformas de las ordenanzas fiscales, según Bellido, "nos hemos emplazado a plantear propuestas que tengan que ver con una fiscalidad progresiva".

next