X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EL posicionamiento DEL NO ADSCRITO PUEDE CONDICIONAR A CIUDADANOS

El PP lo fía todo a Sepulcre y su influencia en Belmonte para hacerse con Alicante

13/04/2018 - 

ALICANTE. Aunque quien hace movimientos es el PSOE para ganarse el voto 15, pasados los días desde que se hiciera efectiva la dimisión de Gabriel Echávarri como alcalde de Alicante, la estrategia del PP para hacerse con la Alcaldía tienes dos derivadas: la primera, ya explotada mediáticamente, y que pasa por seguir sacando hipotéticos trapos sucios de la financiación del PSPV de Alicante, y la segunda, jugar la baza de Fernando Sepulcre. Su no anticipado a respaldar la investidura de la socialista Eva Montesinos incluye muchas lecturas.

Más allá de la boutade que supuso reclamar la Alcaldía para él, el posicionamiento del diputado no adscrito puede buscar dos objetivos: el primero, situar a Ciudadanos en el centro del debate para que finalmente se tenga que posicionar -pese a que ha dicho que no va a respaldar a la aspirante socialista-, algo que le viene muy bien al relato del PP para responsibilizarle de que los socialistas sigan al frente de la Alcaldía. El otro escenario, el del popular Luis Barcala como alcalde, tampoco interesa a Ciudadanos: le daría una oportunidad al PP, que va por detrás en las encuestas, le orotgaría un balón de oxígeno en la crisis de Cifuentes, y le permitiría, además, rearmarse en los poco más de 13 meses de mandato que quedan: modificaciones presupuestarias y más asesores para marcar distancias con la etapa del tripartito.

La segunda baza es que Sepulcre pueda ejercer alguna influencia en la otra no adscrita, la ex de Podemos Nerea Belmonte, algo de lo que se hasta el momento se ha jactado. Tras las conversaciones de todos los grupos, Belmonte es el voto clave para que Montesinos sea alcaldesa, amén de los votos que pudiera encontrar a última hora y de forma inesperada si alguien cambia su posición -como el propio Sepulcre si ve que su estrategia no tiene salida y quiere protagonismo de nuevo-. 

Y ahí, como también ha desvelado Alicante Plaza, también es clave el voto de Ciudadanos: atraerse la papeleta de la regidora expulsada de Guanyar necesita cambios en el Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) con los que aspira a que se le reconozcan los mismos derechos políticos y económicos que al resto de concejales de la oposición. Y los votos de Ciudadanos también pueden ser necesarios para esos cambios. El no de Sepulcre, y el de Guanyar a esta segunda cuestión, también sitúa a Ciudadanos en el ojo del huracán.

Pese a que todos es sabido la preferencia de la dirección provincial del PP porque el futuro candidato a la Alcaldía sea el actual subdelegado del Gobierno José Miguel Saval, los populares trabajan en la opción Barcala. Lo hacen en silencio, e intentando marcar distancias; es decir, las cuestiones judiciales contra el PSPV -para intentar enturbiar la investidura de Montesinos con sospechas sobre la financiación de la campaña de 2015- las protagoniza el partido, u otro concejal o concejala que no sea Barcala, mientras que el aspirante, en sus intervenciones, atiza en la herencia que deja el tripartito de izquierdas en la ciudad. 

No hay movimientos visibles, pero hay acciones soterradas. Se da la apariencia de normalidad y tranquilidad, pero los movimientos lo genera el partido y Sepulcre (no olvidemoes que es el socio ue sustenta a César Sánchez en la Diputación).  Y para pruebas, las palabras de Bonig: a la izquierda le corresponde la solución, pero el PP está ahí por si hace falta. "Quienes vendieron que eran el cambio, en apenas tres años se ha visto que todo ha cambiado a peor y que son los causantes del desgobierno de la ciudad", ante lo cual "a ellos corresponde la solución", ha afirmado este jueves tras la romería de Santa Faz. "El PP no es el causante de la situación sino que queremos colaborar desde la lealtad y el respeto a las instituciones y a las normas", ha insistido Bonig.

El PP provincial ha cambiado de actitud respecto a los movimientos de Alicante. Hasta el jueves, tenía una actitud observadora. Desde el domingo, entra en acción el coordinador general, Rafa Candela, que es quien realiza las primeras declaraciones sobre las declaraciones que hace un dirigente socialista, Gabriel Moreno, sobre el hipotético pago de un campaña electoral del PSOE de Alicante con "fajos de billetes". El miércoles es el propio Candela quien denuncia esas declaraciones en la Fiscalía, pese a la matización del autor. El PP quiere el fiscal lo cite a declarar.

De momento, no hay avance ninguno. Todos esperan a que Nerea Belmonte se posicione después del no rotundo de Sepulcre. El PP aguarda otra bomba informativa -el pago de la campaña del PSOE de Alicante en FGV en 2015 ronda por ahí- para meter más presión a los posibles votos favorables a Eva Montesinos, y al mismo tiempo, alejar más si cabe cualquier cambio de posición repentino de Ciudadanos. Para el PP, la clave puede ser Sepulcre, le hace de tapón y puede estresar a Cs; para el PSOE, Nerea Belmonte. Si alguien pivota, las miradas se tornarán hacia Ciudadanos, en primera o segunda ronda. El ruido es el silencio hasta que aparezca, de nuevo, el escándalo. Nadie del PP va a decir nada que no sea hablar de la posible financiación irregular del PSPV. Lo otro debe caer.

Noticias relacionadas

next