X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

gastrobar-tienda del antiguo edificio de sanidad marítima  

El otro escollo del restaurante del dueño de Panama Jack: el Puerto tiene que avalarlo

23/03/2017 - 

ALICANTE. La Autoridad Portuaria de Alicante tendrá que volver a pronunciarse necesariamente para que el Ayuntamiento pueda dar cobijo a uno de los últimos aterrizajes del sector de la hostelería en el recinto portuario: el restaurante-tienda patrocinado por el fundador de Panama Jack, Antonio Vicente (que ejerce como su principal inversor) en el antiguo edificio de Sanidad marítima. 

Fuentes municipales confirmaron a Alicante Plaza que se acaba de requerir a la empresa promotora del restaurante, Plusmarino, la presentación de un informe de compatibilidad favorable expedido por el Puerto, ya que el inmueble en cuestión está afectado por el Plan Especial del Puerto. Es decir, que la concesión de licencia de obra para rehabilitar y acondicionar el inmueble y la entrega de permiso de actividad (en los términos en los que se concrete finalmente) no depende sólo del Ayuntamiento (como avanzó este diario, la Concejalía de Urbanismo no encuentra hasta ahora una fórmula legal que ampare a un negocio mixto como restaurante y establecimiento de venta).

A priori, todo parece indicar que el Puerto dará su visto bueno a la reforma del edificio y al uso que se pretende darle. De hecho, fue el consejo de administración de la Autoridad Portuaria el que avaló su entrega a Plusmarino en régimen de concesión por un plazo de 20 años, en su reunión celebrada el pasado julio. Sin embargo, ese acuerdo no es suficiente: el Ayuntamiento requiere de un documento que certifique que no existe impedimento alguno antes de llegar a concederle ninguna autorización.

La sociedad que impulsa el proyecto volvió a dirigirse a la Concejalía de Urbanismo hace menos de quince días para presentar su proyecto técnico de restauración y solicitar que se le conceda al menos la licencia de obras para poder iniciar los trabajos mientras se dirimen la dudas sobre el permiso de actividad. Y el departamento municipal que coordina Miguel Ángel Pavón (Guanyar) ya le ha requerido otro documento formal por el que exima de cualquier responsabilidad al Ayuntamiento en el caso de que se le conceda licencia de obra, pero no llegue a concedérsele permiso de actividad en los términos demandados. 

Según las fuentes consultadas, la exigencia de ese documento de exención de responsabilidad es una fórmula habitual con la que la administración trata de blindarse frente a posibles reclamaciones patrimoniales que pudiesen plantearse por parte de empresas o particulares que pudiesen esgrimir que se había llegado a generar unas expectativas finalmente insatisfechas.

El proyecto presentado por Plusmarino (una empresa constituida en julio de 2016 y representada por Clemente Tormo como administrador único) comprende la rehabilitación del inmueble, situado en el acceso a la zona de Poniente, frente al Club de Regatas, para dar cabida a un gastrobar con zona de tienda en el que tendrían cabida 36 mesas.

Noticias relacionadas

next