X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la situación de alicante y granada, parejas

El otro Echávarri, el alcalde de Granada, imputado, reprobado y sin aliados...y con una Nerea Belmonte

3/11/2017 - 

ALICANTE. Aunque lo parezca, la situación política que vive la ciudad de Alicante no es única. Hay otra ciudad, Granada (234.000 habitantes), con un alcalde socialista, Francisco Cuenca, que vive un auténtico via crucis político y judicial: en el caso de Cuenca, con una causa judicial pediente -Echávarri tiene una imputación y una denuncia de Fiscalía-, y sin aliados, ni por la izquierda ni por el centro. Además, Cuenca, al igual que Echávarri, ha sido reprobado, a instancias del mismo partido, Ciudadanos, que al igual que a Cuenca, le cedió sus votos para ser alcalde. Hasta parece que el origen de todo sea el mismo, un alcalde anterior del PP castigado por un caso de corrupción, pero relevado en un distinto momento; el de Alicante, por elección; el de Granada, tras ser censurado el popular. Pese a los matices, ambas ciudades viven en constante ebullición política.

El acceso a la Alcaldía

En el caso de Alicante, Echávarri es alcalde desde junio de 2015, merced al pacto de los tres partidos de izquierda, PSPV, Compromís y Guanyar, que sumaron 15 votos, más los seis de Ciudadanos que también lo respaldaron. En total, 21 votos. En Granada fue una moción de censura la que relevó al alcalde del PP José Torres Hurtado, el pasado mes de mayo de 2016. El detonante fue una operación contra la corrupción en el Ayuntamiento de Granada, que acabó con su alcalde detenido. Fue entonces cuando PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida presentaron la moción de censura que llevó a Francisco Cuenca a la Alcaldía.

La imputación

En el caso de Granada, el alcalde está imputado por un caso que viene por su gestión como delegado provincial del Instituto Andaluz de Innovación por la adjudicación por parte de la Junta de Andalucía de contratos privados a particulares para que éstos inspeccionaran cursos de formación en Economía Social. Las causas que por las que Echávarri está imputado son de sobra conocidas: posible fraccionamiento de contratos en el área de Comercio y el despido de una trabajadora interina, que a su vez es la cuñada del portavoz del PP en el Ayuntamiento de Alicante, Luis Barcala. Cuenca declaró en diciembre de 2016 y desde entonces no hay novedad judicial al respecto. En cambio, Echávarri está imputado desde este mes de septiembre y denunciado por el fiscal desde el 2 de noviembre.

Las reprobaciones

Actualmente, tanto el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, como el de Granada, Francisco Cuenca, están reprobados por sus corporaciones, aunque la decisión no tiene efectos prácticos: ambos siguen al frente de sus puestos, aunque con fuertes críticas e invitaciones a la dimisión, como en el caso de Alicante, de sus propios socios. Los plenos se celebraron en octubre y las iniciativas partieron de Ciudadanos. En el caso de Alicante, fueron los votos de PP y Ciudadanos y la abstención de Guanyar (EU más Podemos), quienes posibilitaron la reprobación del alcalde alicantino; en Granada, fueron Ciudadanos, PP y una edil de Vamos Granada, la marca local de Podemos, quienes afearon al primer edil su imputación judicial. El representante de Izquierda Unida y los otros dos de Vamos Granada, se abstuvieron. El PSOE gobierna con ocho concejales de los 27 que tiene la corporación.

La marca de Podemos, dividida

Al igual que sucede en Alicante, la marca de Podemos en Granada tampoco se mantiene íntegra. Hay que recordar que Guanyar Alacant expulsó a la representante de Podemos, Nerea Belmonte, y ésta ahora forma parte de los ediles no adscritos. Vamos Granada, la marca local de Podemos, también ha perdido una de sus integrantes y, al igual que Nerea Belmonte, la ha mandado al grupo de no adscritos tras la expulsión de su portavoz, Pilar Rivas. Está claro que la situación no es la misma que Alicante, en tanto en cuanto, Belmonte no era la portavoz, pero sí que hay constantes reproches entre sus concejales, como sucede en Alicante entre la ex representante de Podemos y el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón.

Diferencia en las peticiones de dimisión

La gran diferencia entre Alicante y Granada son los pactos de Gobierno. Mientras en Granada no existen y el PSOE gobierna en minoría, en Alicante, el pacto tripartito está cuasi roto y hay constantes peticiones de dimisión para el alcalde tras sus problemas judiciales. Desde la primera citación por el caso Comercio, Compromís y Guanyar vienen pidiendo la renuncia del alcalde como condición sine qua non para mantener el acuerdo. Ambas formaciones amagan con salir del gobieno, pero de momento no lo han hecho. Mientras, el PSOE ha recompuesto la relación Compromís, aunque los valencianistas sólo mantienen ese acuerdo hasta el 31 de diciembre con la excepción de que la situación judicial del alcalde mejore, algo que de momento no sucede tras la denuncia de Fiscalía contra el alcalde por supuesta prevaricación en el despido de la cuñada del portavoz del PP. La tensión sigue, como en Granada, donde el PP va con un paso más por delante y pretende que Ciudadanos se sume a una moción de censura para desbancar a al socialista Cuenca. Suman 15 votos de 27 En Alicante, de momento, no hay 15 votos, ni para la censura, para el relevo del alcalde. Nada se mueve. Bueno, sí, los juzgados.

Noticias relacionadas

por amor al arte

Leticia Dolera

Semana de pasiones. Correa un hombre que no es nada. Mónica Oltra inaugurala iluminación navideña. Dakota Johnson y el cantante de Cold Play, ChrisMartin, nueva pareja. Vasos, periódico y botella de vino de Juan Gris. Mortadeloy Filemón, de Ibáñez, cumplen 60 años. Dignidad.

next