X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ANTE 150 PERSONAS

El Marzà más amable en Elda: pedagogía de los cambios en castellano para combatir las críticas

14/07/2017 - 

ELDA. Compromís es consciente de que la comunicación de su política no es efectiva. O que el ruido mediático la interfiere. Se ha dado cuenta con los cambios aplicados en Educación, en especial, con el decreto del plurilingüismo, y ha aprovechado el ciclo de conferencias Diàlegs d'Estiu para hacer pedagogía de ellos, sobre todo, en las zonas castellanohablantes, donde el PP ha sido más virulento en sus críticas y recursos judiciales contra la política de la formación valencianista. Lo hizo con la visita de Mónica Oltra el miércoles en Orihuela, donde expuso el balance su gestión, y con Vicent Marzà, este jueves, en Elda.

Lo de Marzá fue especialmente una puesta en escena muy cuidada, donde el conseller mostró su cara más amable, conciliador en las formas, pero sólido a la hora de defender los cambios que ha introducido. "Hemos venido hacer cambios estructurales, de raíz, no eslóganes", ha afirmado en su intervención, mayormente, en castellano. Marzà se detuvo en la riqueza de las lenguas que domina -valenciano, castellano, francés e inglés- pero sobre todo, rememoró los orígenes de su familia, en especial, de su madre, nacida en la zona castellanohablante de Castellón. "En mi casa se han hablado las dos lenguas con normalidad". "Vengo a Elda a romper mitos; no tenemos nada que esconder, ésta es nuestra política, a diferencia del PP que ha hecho de la bienvenida de este acto una llamada a la  irresponsabilidad", ha dicho el conseller.

Y una vez hecha la introducción, el titular de Educación ha basado su discurso en dos ejes: la nueva política educativa intenta dar igualdad de oportunidades a todos y a combatir las desigualdades. Del primer aspecto, ha insistido que el objetivo del decreto de plurilingüismo trata de dar las mismas oportunidades a todos para que aprendan, por igual, valenciano, castellano e inglés, algo que hasta ahora no ocurría. Ha dejado bien claro que "no hay imposición pues hay seis niveles" y que "el 98% de los centros escolares ha escogido el que ha considerado más conveniente con el respaldo del dos terceras partes de sus integrantes". "No hemos venidos hacer política educativa con cálculos políticos; no hemos venido a maquillar, sino a cambiar la política educativa", ha ensalzado.

El otro eje de su discurso se basado en la mejora de las condiciones escolares para combatir la desigualdad. Así, Marzà ha destacado la inversiones que, a su juicio, ya se están dando, con el incremento de profesores, la presencia de auxiliares nativos en inglés a partir del curso próximo; inversiones en centros escolares (destacó el caso de la Vega Baja, la comarca donde más centros nuevos se van a construir); ofertas para que los docentes mejore su formación en las Escuelas Oficiales de Idiomas; rebaja de la ratio, a 23 alumnos por clase, como en la época de la precrisis; 110.000 becas para comedor, de ellas, 54.000 con menú entero. Del ámbito de la cultura, destacó el nuevo plan estratégico de Instituto Valencià de la Cultura y la apuesta por el deporte de base. "Somos ya la segunda conselleria con más inversión; antes se pagaba más deuda, ahora se destina más a Educación", ha defendido el conseller.

Decreto de plurilingüismo: sí cumple la ley

Al conseller Marzà le hicieron muchas preguntas: las primeras fueron sobre el decreto de plurilingüismo, actualmente suspendido de forma cautelar por el TSJ a raíz de un recurso de la Diputación de Alicante. El conseller ha reiterado en muchas ocasiones que su departamento sí que cumple la ley y que, de momento, el decreto no se ha desarrollado. "Cumplimos las medidas cautelares, de eso no hay ninguna duda". Y como prueba el titular de Educación puso el caso de que "para seleccionar a los 600 docentes valencianos que han ido al Reino Unido a formarse no se les ha tenido en cuenta el nivel plurilingüismo del centro del que proceden".

También ha repetido que el decreto de plurilingüismo no obliga a nada de que no se ha aprobado en el consejo escolar del centro y también ha puesto en valor que el decreto sí que certificado los niveles de enseñanza de cada lengua, independientemente del nivel escogido y que, por esta razón, el Ministerio de Educación no ha presentado recurso contra él.

Sobre las críticas de chantaje, Marzà ha negado tal afirmación y ha expuesto que a su juicio, el chantaje es tener que ir a una academia privada para aprender inglés porque en tu colegio no puedes aprenderlo como deberías. "Todos los alumnos tienen los mismos derechos y cada centro tiene su autonomía para fijar el nivel que considera", ha enfatizado. En su opinión, "no hay que echar para atrás nada, lo que pasa es que no se puede desarrollar el decreto hasta que se levante la suspensión cautelar, y mientras Educación cumple la ley".

Protesta de profesores interinos

Antes de comenzar el acto, medio centenar de profesores interinos han recibido al conseller de Educación, Vicent Marzà, con protestas a su llegada al centro cívico de Elda. La mayoría de los que han participado en la protesta son profesores interinos, que han pedido a la Conselleria una moratoria para poder obtener la capacitación en valenciano (cabe recordar que Elda es históricamente castellanoparlante). En caso contrario, no podrán optar a la plaza el próximo curso. Entre los gritos se ha escuchado la consigna "la izquierda nos echa".

La sala donde Marzà protagoniza el acto de Diàleg d'estiu' se ha llenado con unas 150 personas, entre las que destacan numerosos cargos de Compromís, el partido al que pertenece el conceller; el alcalde de Elda, Rubén Alfaro y varios concejales del PSOE, el portavoz del PP Fran Muñoz; o el de Ciudadanos, Paco Sánchez.

Noticias relacionadas

next