X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El juez levanta un embargo de 229.000 euros que pesaba sobre los bienes y derechos del Hércules

Foto: Juan Carlos Soler
17/03/2017 - 

ALICANTE. El Hércules ha logrado que se levante judicialmente un embargo que pesaba sobre sus bienes y derechos a cuenta de una deuda por el impago del arrendamiento del estadio José Rico Pérez.

El pasado 5 de enero, Alicante Plaza adelantaba que el club blanquiazul había procedido días antes a abonar a Aligestión Integral 229.000 euros que se correspondían con el principal de un deuda que mantenía con esa mercantil por el arrendamiento del estadio en la temporada 2012/13. La suma se reclamó judicialmente y tras recaer una sentencia favorable a Aligestión, esta instó al titular del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Alicante a solicitar la ejecución de su resolución ante el incumplimiento reiterado del club, lo que llevó a un embargo por el citado importe. Pues bien, la semana pasada el juez resolvía levantar el mismo con base a que el Hércules había hecho ya el pago que, por cierto, fue posible gracias al dinero ingresado por la venta de entradas para el partido de Copa del Rey ante el Barça. 

Desde que en 2007 Aligestión se hiciera con la propiedad del Rico Pérez, el Hércules ha hecho uso del estadio con base a un contrato de arrendamiento que le obligaba (es hoy papel mojado tras la subasta del estadio) al pago anual de una cantidad equivalente al 7% de los ingresos que por abonos, taquillas y derechos de televisión tuviera en cada ejercicio. No obstante, hasta la temporada 2012/13 el Hércules no pagó ese precio ni ningún otro porque desde la mercantil se optaba por eximirle de ello ya que, por un lado en el periodo entre 2007 y 2010 había coincidencia entre los accionistas mayoritarios de ambas sociedades, con Enrique Ortiz a la cabeza, y se hubiesen pagado a ellos mismos y por otro porque a partir de 2010, aunque la Fundación pasó a ser la propietaria del Hércules, las graves dificultades económicas que llevaron al club al concurso de acreedores y la corresponsabilidad respecto a esa penosa situación de los anteriores máximos accionistas que sí seguían siendo dueños a través de Aligestión del estadio, llevó a estos a mantener la misma postura de no exigir al Hércules el cumplimiento del contrato de arrendamiento. Así, por ejemplo, en el curso 2011/12 y pese a la aplicación del 'fair play' financiero por parte de la Liga de Fútbol Profesional y la limitada capacidad económica del club, este pudo reforzarse ya que desaparecía del presupuesto la carga que suponía el pago del arrendamiento del estadio. 

El problema para el Hércules llegó en la segunda mitad de 2012, cuando Aligestión recurre a solicitar la declaración de concurso al reclamarle el Instituto Valenciano de Finanzas el pago de los 18 millones de euros que le adeuda la Fundación (Aligestión es su fiadora). En ese momento se nombra por el juez a un administrador concursal que a continuación y en defensa de los intereses de los acreedores de la sociedad sí que empieza a reclamar el pago del precio estipulado en el contrato de arrendamiento: de ahí la citada suma de 229.000 euros y otros derechos de crédito que el club no ha satisfecho y que han sido subastados recientemente, en la parte final de la fase de liquidación de Aligestión que finalmente no pudo levantar el vuelo económicamente.

Así, la deuda del club blanquiazul a cuenta del arrendamiento del estadio José Rico Pérez asciende a los 400.000 euros: 44.000 euros del IVA de la factura por el alquiler de la temporada 2012/13, otros 290.000  por el arrendamiento del curso 2013/14 y 66.000 del alquiler de la temporada 2015/16 que aún no han sido liquidados. Los 56.000 euros de la 2014/15 sí se han pagado.

Noticias relacionadas

next