X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Hércules acelera los contactos pero la Agencia Tributaria se mantiene inflexible

Foto: Juan Carlos Soler
31/03/2017 - 

ALICANTE. El plazo avanza sin que el Hércules encuentre una solución.

Ni la Agencia Tributaria cede, ni Enrique Ortiz el responsable oficioso (no hay un papel que permita reclamarle a él) se da por aludido.  

La exigencia de reunir 4,4 millones de euros o avalar dicha cantidad de aquí al martes se mantiene por Hacienda. Si el Hércules no cumple, al día siguiente serán efectivos unos embargos que, de entrada, ahogarán al club alcanzando a los integrantes del consejo como responsables subsidiarios pero también tendrán su efecto negativo sobre el derecho de otros acreedores complicando la situación sobremanera.

Desde la entidad aseguran trabajar sin descanso en lograr vencer, gracias a la mediación de terceros, la postura del fisco y más concretamente de una Soledad García, directora general de Recaudación que no se ha caracterizado en el pasado por recular precisamente. Que se lo digan al Real Murcia que descendía administrativamente en el verano de 2014 por no cumplir los estatutos de la Liga de Fútbol Profesional (superaba el ratio de deuda permitido), después de que Hacienda no accediera a concederle una segunda oportunidad en la forma de aplazamiento y, al igual que al Hércules, le exigiera el pago inmediato de 12 millones de euros.

Enrique Ortiz

La Agencia Tributaria no es el único acreedor del Hércules. Pensemos en la Tesorería o SUMA con los que, eso sí, el club ha cumplido puntualmente desde 2013 o la extensa nómina de acreedores ordinarios que en junio han de percibir 1,5 millones de euros. Y también en la posibilidad de que el Tribunal General de la Unión Europea falle cualquier día de estos rechazando solicitud de suspensión cautelar del efecto de la tristemente famosa decisión de recuperación por la que la Comisión Europea reclama 6,9 millones de euros al Hércules, lo que hará que el Instituto Valenciano de Finanzas reclame la citada suma, un crédito contra la masa cuyo pago habría de afrontarse de inmediato.

El que, como vemos, no sea Hacienda la única amenaza cierta que puede llevarse por delante al Hércules parece estar influyendo en la actitud de Enrique Ortiz. El constructor podría avalar la deuda (también cancelarla, a nadie le escapa que cuenta con capacidad suficiente para ello) y la entidad acceder a un nuevo convenio con cuotas mensuales más flexibles, pero en el caso de saltar por los aires el club por culpa de otro de sus pufos el aval aportado por Ortiz sería ejecutado, el empresario perdería su dinero.

Foto: EFE

Noticias relacionadas

next