X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de septiembre y se habla de uepal CEV juanjo sellés benidorm SERIES HBO documental

pasó de facturar casi 700.000 euros a solo 16.000 tras vencer el contrato

El dueño de Isjoma liquida la empresa tras perder la contrata de 'las sillas' y ser procesado

29/03/2018 - 

ALICANTE. El propietario de la empresa de servicios Isjoma SL, Isidro García, ha decidido poner fin a la andadura de la mercantil. Según publica el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) de Alicante este miércoles, el administrador único de la sociedad ha decidido extinguirla y ha comenzado el proceso de liquidación voluntaria de la firma. Una decisión que llega después de perder toda opción de mantener la polémica contrata de montajes de infraestructuras festivas de Alicante (conocida como 'la contrata de las sillas') y al mismo tiempo que el empresario resulta procesado, junto a dos exconcejales del PP, en la causa que investiga las irregularidades y el presunto amaño de la adjudicación de la contrata, que Isjoma prestó entre 2003 y 2016.

El contrato con Isjoma para encargarse de los montajes festivos en la ciudad (escenarios, tribunas y sillas de madera para seguir actos de Hogueras, Semana Santa, Navidad...) venció en 2016, tras adjudicársela la empresa de García en dos concursos consecutivos, en 2003 y 2009. En la segunda ocasión, una de las empresas descartadas, Montajes Alavés, denunció el presunto trato de favor a la empresa ahora en liquidación, que presentó una oferta económicamente menos favorable para el Ayuntamiento. De esas denuncias partió la investigación en el juzgado de Instrucción 8 que ha terminado con el empresario procesado junto a los exediles Andrés Llorens y Juan Zaragoza

En un auto conocido el 21 de marzo, el juez considera a García, Llorens, Zaragoza y otros tres empleados municipales (Víctor López, Ginés Pérez y Francisco Ramón) les considera presuntos responsables de los delitos de prevaricación, fraude a la administración y malversación de caudales. Además, en el caso del exconcejal de Comercio, Zaragoza, se le atribuye también el supuesto delito de infidelidad en la custodia de documentos públicos. No obstante, el juez acuerda el sobreseimiento y archivo por lo que respecta al supuesto delito de cohecho "al no concurrir suficientes indicios de la comisión de tal hecho". 

Isjoma SL recibió en 2003 la primera adjudicación del contrato para el montaje de infraestructuras destinadas a actividades festivas y culturales del ayuntamiento por un importe de casi 2,4 millones de euros. No obstante, como relata el juez en su auto, la Concejalía de Atención Urbana -que entonces dirigía el edil Llorens- inició en ese momento y hasta la fecha de extinción de ese primer contrato, en 2009, "una contratación paralela" para "suministros de idéntica o análoga naturaleza" al del objeto de aquél. Esa otra contratación "se llevó a cabo de forma directa, a dedo, con infracción de las normas legalmente establecidas para la tramitación y adjudicación de contratación pública", añade el magistrado.

La empresa de García logró renovar la contrata en febrero de 2009, por un plazo de seis años y una cuantía cercana a los 4,6 millones de euros. Según el auto judicial, ese contrato fue amañado a favor de la citada mercantil y en perjuicio de Alavés, Montajes y Realización SA, tras una propuesta de Víctor López que contó con el visto bueno y consciente del entonces concejal Andrés Llorens.

Lo cierto es que la situación económica de la firma se ha visto notablemente afectada por la pérdida de la contrata. Fundada en 1988, en el año 2015 facturó casi 700.000 euros, según consta en las cuentas anuales de ese ejercicio depositadas en el Registro Mercantil. Al año siguiente, ya sin el contrato con el Ayuntamiento, la facturación de Isjoma se hundió literalmente hasta poco más de 16.000 euros, según las cuentas de dicho ejercicio. Las pérdidas en 2016 superaron asimismo los 90.000 euros, pese a que los gastos de personal se redujeron también considerablemente al dejar de prestar el servicio municipal.

En ese año, 2016, el nuevo equipo de Gobierno formado entonces por PSOE, Guanyar y Compromís, convocó un nuevo concurso para la prestación del servicio. Isjoma volvió a presentar oferta tras constituir una UTE con Novofest Infraestructuras para la Fiesta. Sin embargo, quedó descartada por los técnicos municipales al quedar clasificada por detrás de otras dos propuestas mejor puntuadas: la de una UTE formada por Sit Down, APQ Stage Iberica y Fiestas Infantiles Pequeñín y la de Montajes Alavés. El concurso está ahora en la fase final de formalización del contrato con la UTE que resultó primera clasificada, después de que el Tribunal Central de Recursos Contractuales (TCRC) que depende del Ministerio de Hacienda avalase la decisión de la mesa de Contratación, en respuesta al recurso formulada por Montajes Alavés

Noticias relacionadas

next