X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

crónica AP-ACTO INSTITUCIONAL DE LA GENERALITAT EN ALICANTE

El Consell del Botànic 'barre para casa' a cuenta de la Constitución

7/12/2016 - 

ALICANTE. El Consell en pleno ejercitó este martes su apuesta por la bicapitalidad de la Comunitat con un segundo desembarco masivo en Alicante (el primero fue el año pasado, en el castillo de Santa Bárbara) para volver a celebrar el acto institucional organizado por la Generalitat por la efeméride del Día de la Constitución (en cumplimiento del decreto aprobado en 2015 que así lo determina). El escenario escogido esta vez para conmemorar el 38 aniversario de la aprobación de la Carta Magna fue el malogrado complejo audiovisual de Ciudad de la Luz, inactivo desde hace cuatro años, cuando la Unión Europea (UE) impuso el fin de los rodajes y reclamó el reintegro de los 265 millones en ayudas concedidos por la Generalitat para llevar a cabo su construcción.

En realidad, la celebración sirvió de excusa para abrir las puertas de los polémicos platós de Aguamarga a la ciudadanía, tras años de restricciones de acceso y de aislamiento pese a tratarse de una instalación financiada con fondos públicos. Entre 500 y 600 personas aprovecharon la oportunidad y visitaron el complejo desde las 9:00 horas, bien en el servicio de autobús habilitado para ello (se llenaron tres vehículos), bien en sus coches particulares. Fuentes del Consell consideraron que esa cifra era todo un éxito, si se tenía en cuenta la adversa meteorología del pasado lunes. 

Y si quedaba alguna duda de que la elección de ese emplazamiento no fue inocente, bastó que el jefe del Consell, Ximo Puig, comenzase su discurso para disiparla. Después de que se hiciese entrega de las distinciones honoríficas a la organización Cruz Roja y al catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política de la Universitat de València (UV), Francisco Javier de Lucas, el president confirmó toda la carga de intencionalidad al utilizar a los estudios como metáfora de lo que, dijo, marca las políticas del Gobierno valenciano. "Ciudad de la Luz es el mejor ejemplo de que no podemos quedarnos atascados en el pasado, sino que debemos mirar hacia el futuro", señaló. Abogó por usar "esa luz" que tomó prestada del nombre del complejo "y esa energía del pacto constitucionalista" para seguir avanzando en la consecución de los valores democráticos que recoge el texto del 78. No faltó tiempo para que sacase a colación dos de las grandes reivindicaciones del Consell del Botànic: una reforma de la Constitución encaminada hacia un modelo federal de organización territorial para "completar" el Estado de las Autonomías y la reforma del sistema de financiación para acabar con las desigualdades. Es más, Puig barrió para casa sin disimulos y llegó a vincular necesariamente esas dos transformaciones al sostener que la reforma constitucional debe incluir y procurar igualdad entre ciudadanos y territorios. En la misma línea en la que, remarcó, ya tratan de garantizarla PSPV y Compromís (con el respaldo de Podemos) en su gestión diaria al frente de la Generalitat, en un tono próximo a la exaltación de sus políticas por momentos más propio de un mitin que del puro acto institucional de reconocimiento a los valores constitucionales que se pretendía.

Puig llegó a vincular necesariamente la reforma federal y la reforma de la financiación a través de la Constitución para que incluya y procure la igualdad entre ciudadanos y territorios como ya tratan de garantizarla PSPV y Compromís desde la Generalitat

"Hoy es más necesario que nunca un patriotismo ciudadano y constitucional para combatir la fractura de la desigualdad y la fractura territorial, que supere el frentismo político, que no insista en la polarización ni en la intransigencia", defendió. Las últimas citas electorales, prosiguió, han dado pie a la mayor diversidad política conocida hasta la fecha que ha generado gobiernos plurales y "un mejor espacio para el diálogo" que ha traído más "estabilidad". En este sentido, añadió que el Estatuto de Autonomía y la Constitución "marcan objetivos que compartimos y que han de ser efectivos, como el derecho al trabajo digno; el derecho a la educación gratuita; el derecho a la atención sanitaria, de la que hemos recuperado su universalidad y hemos eliminado copagos; o el derecho a la protección social, que estamos ampliando en el anteproyecto de Ley de Renta Garantizada", detalló.

Y volvió a abundar en la necesaria reforma constitucional: "La de la Constitución es un historia de éxito y la mejor manera de defenderla es revindicar su actualización con una mirada federal que garantice un reparto igualitario de recursos", dijo. "Sabemos que somos una Comunitat infrafinanciada y que no podemos afrontar gastos para cubrir nuestras necesidades, por eso, todos a una voz, debemos defender lo que nos corresponde en cumplimiento de la Constitución, porque ahora mismo existe una discriminación en función de si se nace en un lugar o en otro de España", apostilló.

El presidente no cambió esa línea argumental en sus declaraciones posteriores a los medios. Más bien la apuntaló al sostener que la Constitución debe corregirse "con sosiego y sin frentismos". "En este momento hay que garantizar la igualdad entre ciudadanos y la singularidad entre territorios porque hoy no es así y hay anomalías, los españoles no somos iguales", apostilló. Después, se limitó a dar dos pinceladas sobre el futuro de Ciudad de la Luz ("no tenemos respuesta definitiva, tratamos de valorizar lo que existe y lo que estamos pagando cada año a través de los presupuestos, y esperamos que la UE confirme si podemos darle un uso relacionado con la innovación, con el conocimiento y con lo audiovisual desde una nueva mirada", apuntó) y sobre la regeneración del PSOE ("nos parece bien que se debata cómo se actualiza la socialdemocracia y que se trabaje en ideas", señaló, en referencia al comité de sabios anunciado por el presidente de la gestora, Javier Fernández). 

Ausencias políticas y empresariales 

Entre bambalinas, lo cierto es que el acto quedó cojó en cuanto a representación institucional por el plante (o si se prefiere, boicot) de representantes del PP, desplazados al acto paralelo organizado por la Delegación del Gobierno en Valencia que el propio Puig calificó de "desleal". Como se preveía, sólo acudió el vicepresidente tercero de la Diputación Provincial, Alejandro Morant, por delegación del presidente, César Sánchez (quien había alegado que debía celebrar la efeméride en el municipio del que es alcalde, Calp). Una más que exigua representación, consciente y buscada, por mucho que Morant asegurase ante los medios haberse sentido molesto por el hecho de que el president no hubiese citado a la Diputación en el turno de saludos y de que se mostrase a disgusto por su ubicación en la sala, en la quinta fila del patio de butacas

Eso sí, al margen de todos los consellers, sí acudieron a la cita el presidente de las Cortes, Enric Morera; la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra (que introdujo el acto y presentó a los distinguidos); el síndic de Greuges, José Cholbi; el rector de la UMH, Jesús Tadeo Pastor; una nutrida representación del tripartito de Alicante encabezada por el alcalde, Gabriel Echávarri (PSOE), varios dirigentes municipales de la provincia (en su mayoría, socialistas) como el alcalde de Elda y presidente de la FVMP, Rubén Alfaro; la alcaldesa de Xixona, Isabel López; o el alcalde de l'Alfàs, Vicent Arques (su homólogo de Elche, Carlos González, anticipó su visita y tuvo que marcharse para acudir al acto institucional organizado por su ayuntamiento); varios representantes del segundo escalón de la Generalitat (como Julià Álvaro o Zulima Pérez, entre otros), y diputados autonómicos y nacionales como Rita Bosaho, Patricia Blanquer o Cipriá Císcar. Hubo escasa presencia de representantes de Ciudadanos (sí estuvo el diputado autonómico Emigdio Tormo, por ejemplo) o de Podemos, al margen de Bosaho o Llum Quiñonero. Y tampoco hubo una respuesta masiva de representantes empresariales, al margen del presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Juan Riera, o del consejero delegado del grupo Vectalia, Antonio Arias. Estaba prevista la presencia del presidente de Coepa, Francisco Gómez, quien finalmente no llegó a acudir.                

Noticias relacionadas

next