X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los consumidores retrasan a las rebajas su decisión de compra

El calor retrasa las compras de la temporada de invierno y bloquea los 'stocks' de las tiendas

3/11/2017 - 

ALICANTE. El invierno tarda cada vez más en llegar, y uno de los sectores económicos que más lo sufre es el comercio (especialmente el pequeño) dedicado al textil. Las colecciones de otoño/invierno están colgadas en los percheros y se muestran en los escaparates desde el pasado mes de septiembre, pero apenas se producen ventas. La razón es que, con la ropa de verano aún puesta a principios de noviembre, los consumidores retrasan su decisión de compra de la ropa de invierno, hasta tal punto que muchos ya esperan a las Rebajas de enero o, como mucho, al Black Friday (los más madrugadores). El resultado es el mismo: los comercios venden perdiendo dinero.

El secretario general de la asociación de comerciantes Facpyme, Francisco Rovira, señala que esta campaña de otoño/invierno está siendo "un desastre" para los comercios alicantinos, algo que viene sucediendo desde hace unos años, porque "no se vende ropa de invierno". La temporada, de hecho, "es muy corta, porque empieza en septiembre-octubre, y en enero ya estamos en Rebajas". Muchos consumidores, de hecho, esperan a ese período para comprar su ropa de invierno, ya que en Alicante las temperaturas suaves se prolongan prácticamente hasta diciembre. Algo que sucede en el textil, pero también en el calzado: las botas se amontonan en los almacenes, sin encontrar salida entre las compradoras.

El problema, señala Rovira, se agrava porque los comerciantes no pueden retrasar su decisión de compra sobre las colecciones, dado que las prendas del otoño/invierno de 2017 se adquirieron durante el invierno pasado, o como mucho durante la primavera. Así, cuando los comercios tienen que decidir qué (y cuántas) prendas adquieren para la próxima temporada, no pueden saber en qué momento empezará el frío al invierno siguiente, y si esta circunstancia influirá o no en los consumidores. "Al final, como hace calor, las prendas se quedan en las estanterías y los comercios tendrán que liquidarlas", lamenta el dirigente de Facpyme.

Desde su asociación proponen abrir el debate sobre los periodos que comprenden las 'temporadas'. "Porque no es solo que el calor acorte la temporada de invierno, es que el frío también afecta el inicio de la campaña de verano", advierte. "Quizá habría que replantearse la duración o la fecha de inicio de las temporadas". Claro que eso supone mover en el calendario dos períodos tan señalados e históricamente anclados en los hábitos del consumidor como las Rebajas de verano y de invierno (aunque, con el cambio legislativo, los comercios pueden ofrecer estos descuentos cuando consideren). Lo cierto, en cualquier caso, es que "este año el calor se está alargando demasiado. Fíjate que es 2 de noviembre y vamos en mangas de camisa".

Las predicciones meteorológicas señalan que las temperaturas bajarán algunos grados en la provincia de Alicante la próxima semana. Eso sí, parece que el frío del invierno tardará aún en llegar. Mientras, los sectores que más sufren la parálisis de las compras son la confección, el calzado y los complementos. "No se vende ni un jersey, ni mucho menos un abrigo". Quizá el Black Friday, dentro de tres semanas, anime un poco las compras (esta tradición anglosajona de reciente adopción en España se ha convertido en el pistoletazo de salida de las compras de Navidad, y supone el grueso de la facturación de los comercios en noviembre), pero en cualquier caso los comercios venden en estas fechas con fuertes descuentos sobre el precio inicial.

"Ya no se venden abrigos"

En la Asociación de Empresarios del Textil de la Comunitat Valenciana (Ateval), con sede en Ontinyent, también notan el retraso en la decisión de compra. "Los pedidos a las fábricas se espacian cada vez más", señala su secretario general, José Vicente Serna. "Es algo habitual en estos últimos años, y una muy mala noticia sobre todo para el sector de la moda", lamenta (en su asociación la mayoría de fabricantes son de hogar, aunque éstos también han notado la caída, por ejemplo, en las mantas).

"Si no se mueve el frío, la gente retrasa su decisión de compra, y puede dejarla incluso para Navidad o Rebajas", advierte Serna. El dirigente de la patronal del textil señala también que el comienzo del frío se ha ido retrasando cada vez más a medida que pasan los años. "Hay prendas que históricamente ya no se venden, como los abrigos". No obstante, se muestra ligeramente optimista. "Aún es pronto, a ver si en unos días mueve el frío y se animan las compras de invierno".

Noticias relacionadas

next