X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

solicitudes de licencia de derribo  

El bloqueo a las bases del PGOU de Alicante amenaza otro edificio protegido en General Lacy

11/09/2017 - 

ALICANTE. Ya van dos. La situación de bloqueo en la que permanece el catálogo de protecciones de Alicante -el documento que orientará la redacción del Plan General- tras los intentos fallidos de aprobación provisional en el pleno expone al Ayuntamiento a tener que conceder licencia de demolición sobre otro edificio para el que se proponía un grado de protección parcial. Se trata del inmueble construido en los números 17 y 19 de la calle General Lacy: un edificio de corte racionalista levantado en 1934 para el que una empresa promotora (Promociones Maisa) acaba de solicitar permiso de derribo, justo junto a otro inmueble -el número 7 de la avenida de la Estación, esquina con General Lacy, ya en obras- que los técnicos de la Concejalía de Urbanismo habían propuesto catalogar, pero que tuvo que ser excluido del documento definitivo puesto que se había presentado una petición de licencia sobre él con carácter previo

En principio, la catalogación de ambos hubiese forzado a que cualquier propuesta constructiva que se tratase de desarrollar en esas fincas respetase la fisonomía de sus fachadas. Es, precisamente, la misma obligación a la que -en el supuesto de que el catálogo estuviese aprobado- habría quedado ligada la división inmobiliaria de Hansa Urbana sobre el edificio de la calle José María Py: el primer inmueble protegido para el que se solicitó licencia de demolición en junio, tras el fin de la suspensión de permisos.

Urbanismo no ha resuelto todavía sobre la primera petición presentada por la división inmobiliaria de Hansa Urbana sobre un edificio de la calle José María Py

Fuentes municipales precisaron que, hasta el momento, no se ha resuelto sobre ninguna de las dos peticiones de licencia. Como viene informando este diario, la Concejalía de Urbanismo dictó una instrucción por la que acordaba solicitar informes a la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria de Cultura sobre los proyectos que afectasen a elementos en trámite de catalogación. La medida se adoptó después de que la Conselleria de Vivienda certificase que no podía acordar una renovación de la suspensión de licencias si el documento del catálogo no quedaba aprobado provisionalmente por el pleno. 

Al margen de esos dos proyectos, Urbanismo sí ha concedido licencia para llevar a cabo una remodelación interior en la sede del Banco de España, en la parte alta de la Rambla, al considerar que la obra no afectaba a la estructura y elementos a proteger. Y también tendrá que dirimir en los próximos meses sobre la petición de licencia de obra y cambio de uso para el antiguo Asilo de Benalúa, en la calle Santa María Mazzarello, que la firma Gestión y Explotación Hospitres habría planteado reformar y rehabilitar como hospital privado con más de 40 habitaciones, quirófanos y servicios para tratamientos estéticos.        

Noticias relacionadas

next