X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisisap las primarias del pp en la provincia de alicante

El 'aparato' de Císcar se impone; Casado desborda con los jóvenes, César y Barcala, a la 'repesca'

6/07/2018 - 

ALICANTE. El presidente provincial del Partido Popular, José Císcar, ha salvado cualquier atisbo de crítica o reproche interno con la victoria de Soraya Sáenz de Santamaría en Alicante. La ex vicepresidenta ha vencido con holgura, con 1.525 votos (42,44%), y por lo tanto, refuerza, más si cabe, el poder interno de Císcar, que a mitad de campaña ya no ocultó, ni él ni su equipo, su respaldo por la hoy ganadora de las primarias. Sin embargo, la victoria de Císcar tiene matices: como sucede en el ámbito nacional, al aparato le ha salido un digno y pujante competidor, la gente de Pablo Casado, pilotada desde Elche por Pablo Ruz, que ha conseguido 1.115  sufragios (31,03%), que ha chocado con algunas formas o comportamientos de la dirección, impropios de la época de regeneración de la que en este proceso hace gala el PP. En el seno de casadismo, no han gustado las presiones que ha ejercido la cúpula a la hora de recomendar el voto a determinados cargos públicos. 

Y la noche también tiene sus perdedores: los que han respaldado a María Dolores de Cospedal, como el presidente de la Diputación, César Sánchez; el alcalde de Alicante, Luis Barcala, y el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana. Todos ellos deberán buscar acomodo en el partido en la repesca; es decir, en el congreso nacional, y en virtud de un posible pacto entre los compromisarios de Casado y Cospedal que les reubique en el partido y que apuntale sus posibilidades de seguir en sus cargos públicos. La ex presidenta de Castilla-La Mancha ha reunido 676 votos en la provincia de Alicante. Hasta el momento, Sánchez, por ejemplo, era miembro de la dirección nacional, con despacho en Génova: ahora se abren muchas incógnitas sobre su futuro a nivel interno.

La victoria de Soraya debe ser ratificada en el congreso y, por tanto, todavía no está todo claro. Aunque desde el entorno de Císcar se confía en que los compromisarios deberían respetar la voluntad de la militancia, un pacto entre los apoyos de Cospedal y Casado lo puede frustrar todo. A nivel interno, tanto en la Comunitat Valenciana como en Alicante, tanto Císcar como Bonig salen reforzados, pero no deben perder de vista a los seguidores de Casado, que se han impuesto en plazas importantes como València capital y Elche, dos de las ciudades con más militantes.

Císcar ha basado su victoria los feudos que están bajo su control: Torrevieja y Orihuela -con la salvedad de las anomalías que se arrastran desde el proceso de inscripción-; la comarca de L'Alacantí, Benidorm y la comarca de l'Alcoià-El Comtat. Los seguidores de Casado se han impuesto en Elche con mucha holgura y en algunos municipios de la Vega Baja. Cospedal ha obtenido un buen resultado en Alicante ciudad -donde ha empatado con Soraya a 115 votos-; ha ganado por escaso margen en el conjunto de la Marina Alta, y especialmente, en Calp y Elda, donde se ha impuesto con bastante ventaja respecto a las otras candidaturas.

Por su parte, el cuarto candidato en discordia y diputado del PP por Alicante, José Manuel García-Margallo, sólo ha ganado en la agrupación de su residencia, Xàbia, por 25 votos frente a los 8 de Soraya; uno de Cospedal y dos de Casado. El ex ministro de Exteriores ha sumado 57 votos en toda la provincia, lo cual ratifica el aislamiento que ha vivido respecto los otros candidatos y la distancia que existe con la actual dirección provincial, que no le ha secundado en ningún acto.

Noticias relacionadas

next