X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

este sábado se convoca la asamblea local

El alcalde desvelará su futuro interno: seguir al frente de la agrupación, pero evitar la gestora 

10/03/2018 - 

ALICANTE. El futuro de Gabriel Echávarri no se juega sólo al frente de la Alcaldía de Alicante, sino también como secretario general del PSOE de la ciudad. En un principio, la pretensión del edil era (es) presentarse a la reelección, como ha dicho públicamente en varias ocasiones, pero ahora hay una amenaza: su procesamiento podría ser causa para ser relevado del cargo interno. Y lo que quiere evitar a toda costa el sector de Echávarri y de Franco es que la agrupación local de Alicante sea disuelta y se cree una gestora, pues perderían todo ámbito de influencia en los pasos que se puedan en dar en el futuro: confección de la lista electoral o designación de un futuro alcaldable.

Esta tarde del sábado está convocada la ejecutiva del PSPV de Alicante. En ella, Echávarri desvelará sus intenciones, que hasta hace poco eran optar a la reelección como secretario general. La pretensión es seguir. Desde el entorno del primer edil se usa el mismo argumento para rechazar la dimisión al frente de la Alcaldía: se trata de una denuncia política, de parte, y, además, se insiste en que no se trata de un caso de corrupción. "Si se actuara igual en todas las denuncias de parte, habría renuncias todos los días", afirman desde el entorno del alcalde. Es más, en el PSPV local defiende que la cúpula regional del partido está al corriente de todo el proceso y por tanto, sostiene, no hay ninguna conducta que lo asocie a un caso de corrupción.

Pero existe la amenaza de la destitución y, por tanto, la gestora, una decisión que podría adoptar Ferraz bajo el prisma del nuevo código ético del PSOE. Y que además podría obligar al alcalde a darse de baja como afiliado socialista. Y eso es lo que se quiere evitar a toda costa. No hay temor en el entorno del PSOE a una alternativa interna: el sector crítico representa el 30% de la agrupación, de acuerdo con las votaciones de los últimos procesos de primarias, pero sí que hay temor a que el sector sanchista presionara a la nueva dirección del PSOE para que forzara la destitución. Quizás no ahora, pero sí conforme se acerque la fecha del juicio al alcalde. Entre tanto, puede haber novedades en el caso del cese de la interina del Ayuntamiento de Alicante, cuñada del portavoz de PP, Luis Barcala, o que el caso del micro hallado en el despacho de Urbanismo tuviera una nueva dimensión judicial. 

Así que de momento, la pretensión de Echávarri es o era seguir al frente de la secretaría general del PSOE de Alicante, pero puede haber un giro en las últimas horas para evitar la intervención. La respuesta, esta tarde a las 17 horas, cuando se reúna la ejecutiva y convoque la asamblea para elegir al nuevo secretario general de Alicante.

Noticias relacionadas

next