X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

acto de presentación oficial de la propuesta

Echávarri insiste en el proyecto del puente para cruzar el Puerto pese al recelo de sus socios

3/05/2017 - 

ALICANTE. La propuesta promovida por el alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, para ampliar el paseo peatonal de La Explanada, tras el desvío del tráfico por el dique de Levante y la construcción de un puente que cruce la bocana del Puerto, sigue adelante y se presentará oficialmente en sociedad el próximo jueves 11 de mayo en un acto previsto en el Hotel Meliá. Esa presentación en sociedad, con eslogan propio (ConectAlicante, un nuevo eje de desarrollo) se formalizará pese a las recelos y reticencias -cuando no críticas abiertas- manifestadas por los dos socios de gobierno del PSOE: Guanyar y Compromís.

Los dos aliados de Echávarri vienen insistiendo desde que el alcalde hizo público el planteamiento original -la construcción de un túnel submarino que ahora se ha descartado- en que no se trata de una actuación prioritaria como sí lo son otras obras bloqueadas desde hace años. Entre ellas, tanto Guanyar como Compromís han enumerado la finalización del túnel del tranvía en la Serra Grossa, la prolongación del servicio desde la estación de Luceros a Renfe o la ejecución de la Vía Parque.

Las dos formaciones comparten el objetivo de ampliar ese espacio peatonal del principal escaparate turístico de la ciudad, pero igualmente las dos han insistido, además, en que existen otras alternativas para retirar la circulación de esa zona sin necesidad de construir esa nueva infraestructura. La principal, precisamente, es la finalización de la Vía Parque, que el propio Echávarri ha augurado ya en público para antes de 2019, tras el cierre de las últimas expropiaciones pendientes (una tarea coordinada entre la Conselleria de Obras Públicas y la Concejalía de Urbanismo).

Esas dos tesis se mantienen intactas después de que el primer edil diese traslado de los cambios introducidos en el nuevo anteproyecto a los dos portavoces de Guanyar y Compromís: Miguel Ángel Pavón y Natxo Bellido. Según pudo constatar Alicante Plaza, en sus respectivas posiciones de partida sólo se han producido dos variaciones. La primera, su respaldo a que se contemple como propuesta de futuro la prolongación del servicio de tranvía hacia Elche: una de las novedades que, al parecer, plantearía ese nuevo proyecto dado a conocer a través de un medio de comunicación, justo cuando se desencadenó la crisis por la suspensión de la reunión con responsables del departamento de Expansión de Ikea en Madrid y cuando se conoció la denuncia presentada por el PP en Fiscalía sobre el supuesto fraccionamiento de contratos relacionado con los encargos directos concertados desde la Concejalía de Comercio. 

El proyecto pasaría de los 30 millones anunciados en un principio a más de 80 y hasta ahora no se ha concretado quién se haría cargo del 100% de su financiación

Y la segunda, el malestar adicional (ni Guanyar ni Compromís conocieron la propuesta original hasta después de hacerse pública) que habría generado un hecho desvelado por Echávarri durante el pleno del pasado miércoles: que el nuevo proyecto de puente se presentase al portavoz del grupo municipal del PP, Luis Barcala, semanas antes que a los componentes del tripartito. El alcalde dio a conocer los planos del anteproyecto al líder de Compromís justo el día antes de que trascendiesen en público y a su homólogo de Guanyar -y, además, concejal de Urbanismo- justo en esa misma jornada, sin ninguna consulta previa.

En un principio, la inversión requerida para el proyecto inicial -la construcción del túnel submarino- se había cifrado en 30 millones de euros. Para su ejecución, se contaba con el compromiso de financiación de la Generalitat, siempre que la propuesta sumase el respaldo de todos los interesados. Para ello, se anunció la creación de una comisión mixta en la que se trataría de contar con la participación del Ministerio de Fomento y de la Autoridad Portuaria, entre otros agentes sociales.

Con la nueva propuesta técnica, el presupuesto requerido para el conjunto de la intervención (más ambiciosa que la inicial al abarcar mayor extensión) rebasaría los 80 millones. Hasta la fecha no se ha concretado quién aportaría esa suma. De lo que sí ha quedado constancia por ahora es de que la nueva alternativa sigue suscitando dudas por parte de la Autoridad Portuaria: no la descarta, pero tampoco la avala.

Es más, según manifestaron portavoces oficiales tras el segundo encuentro de presentación entre Echávarri y su presidente, Juan Antonio Gisbert, no lo hará al menos hasta que se conozcan los detalles técnicos del proyecto definitivo para poder evaluar su viabilidad y hasta que se confirme que cuenta con el respaldo de todas las administraciones implicadas. Todo, pese a que se admite (como ya se hizo tras la primera variación del proyecto) que la propuesta no rompe la unidad de control fiscal al canalizar el tráfico por Poniente.

Reunión con Adif

Este miércoles puede acabar de despejarse, por otra parte, el futuro de otra infraestructura: el nuevo acceso ferroviario a Alicante construido con motivo de la llegada del AVE. El alcalde y el edil de Urbanismo prevén mantener un encuentro institucional (al que finalmente no acudirá el portavoz del tripartito y líder de Compromís, Naxto Bellido) con representantes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y de la Conselleria de Obras Públicas en Madrid para tratar de allanar la viabilidad económica de la sociedad impulsora de esas obras (Avant) y los términos de la devolución del préstamo que se solicitó para ejecutarlas. 

Como avanzó este diario, ese crédito vence este mes y Avant debe hacer frente a un pago de cerca de 100 millones entre principal (unos 70 millones) e intereses y otros gastos (la cifra restante). La sociedad (participada por el Ministerio de Fomento, 50%; el Consell, 25%; y Ayuntamiento, 25) sopesa una propuesta elaborada por una consultora externa en la que se plantea que Fomento asuma el pago de esa suma mediante la cesión de suelo liberado tras el soterramiento de las vías que Avant podría rentabilizar para pagar las obras o utilizarlo como garantía para refinanciar el préstamo. 

El portavoz de equipo de Gobierno, Natxo Bellido, sostuvo este martes que esa es la salida por la que apuesta el Ayuntamiento, ya que, entre otros puntos, "Adif es quien está haciendo uso de esa infraestructura y quien la está explotando por lo que lo lógico es que pague el precio de esas obras". Portavoces oficiales de Adif descartaron pronunciarse sobre esa propuesta, después de que este diario informase sobre ella.                               

Noticias relacionadas

next