X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la administración concursal se reunirá con posibles compradores en enero

Dos grupos más se interesan por la Villa Universitaria en la recta final de la subasta

29/12/2017 - 

ALICANTE. La subasta de la Villa Universitaria de Alicante, en fase de liquidación por la quiebra del Grupo Santa Ana, entra en su recta final con nuevos interesados en la puja. Según han explicado a Alicante Plaza fuentes conocedoras del proceso de enajenación, que coordina la consultora valenciana Veo Comunicación, dos grupos más se han sumado a la nómina de posibles compradores. Estos dos grupos han hecho llegar su interés a la administración concursal del complejo en las últimas semanas, y se unen a los cuatro fondos que preguntaron inicialmente por el complejo.

De esta forma, según las mismas fuentes, podría haber hasta seis pujadores antes de que expire el plazo para presentar ofertas, el 15 de enero. Así, el interés inicial de los citados fondos se mantiene intacto hasta la fecha. Como publicó este diario, se trata de fondos de España, Suiza, Francia y Reino Unido con experiencia en gestionar este tipo de activos. De hecho, la oferta ganadora no tiene por qué ser la que ofrezca el precio más alto, sino la que presente el mejor plan de viabilidad, de negocio y de inversión, por las especiales características del activo.

Con todo, de momento ninguno de los interesados ha depositado la garantía de casi un millón de euros (el 5% del precio de la Villa, tasada en 19,6 millones) que permite participar en la subasta. Las fuentes consultadas señalan que lo habitual en este tipo de procesos de subasta pública es que las ofertas se registren en los últimos días, a punto de expirar el plazo, porque "nadie quiere ser el primero en pujar". Con todo, se muestran esperanzadas en que finalmente lleguen varias ofertas, y apuntan a que probablemente en los primeros días de enero se formalicen ya los primeros registros. En este sentido, a principios de 2018 hay previstas varias reuniones entre la administración concursal y potenciales compradores.

La Villa Universitaria se subasta por 19,6 millones de euros (la deuda que tenía que recuperarse se calcula en algo más), pero desde la consultora que coordina la subasta se subraya que la venta "tiene como objetivo la continuidad de la actividad empresarial, y ésta será la prioridad en la valoración de las ofertas para su adjudicación". Así, la presentación de planes de viabilidad, de negocio e inversión serán elementos clave que tendrá en cuenta a la hora de valorar las ofertas recibidas. El complejo ocupa 17.000 metros cuadrados, tiene 400 habitaciones y 292 plazas de aparcamiento, y mantiene 40 puestos de trabajo. Según la consultora, el año 2016 se cerró con una facturación de 2,4 millones de euros, frente a los 2 millones del ejercicio anterior.

La recepción de ofertas está abierta hasta el próximo 15 de enero, a través de la página web desarrollada específicamente para ello, momento en el que la administración concursal dará a conocer al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante el resultado del proceso. La consultora fue contratada por el administrador concursal en abril de 2016 para asesorarla en el proceso de liquidación. Desde entonces Veo Comunicación, del valenciano Joaquín Oliete, viene desarrollando sus servicios de gestión y planificación, apoyo financiero, elaboración del cuaderno de venta y monitorización del proceso de revalorización de la residencia universitaria. 

A ninguno de los acreedores privilegiados de la Villa, el Banco Sabadell, la Sareb y la SGR, le interesa quedarse con el activo para satisfacer la deuda, dado que el bien a enajenar no es un solar o un edificio a medio construir, sino una residencia de estudiantes y hotel que presta un importante servicio a la comunidad universitaria, y que los bancos, obviamente, no quieren pasar a gestionar. Además, a pesar de que la deuda financiera asfixió a la mercantil en liquidación (Consorcio Empresarial San Vicente Sur, filial de Santa Ana), la residencia funciona en la actualidad a pleno rendimiento y genera resultados de explotación positivos.

El juez aprobó el plan de liquidación de la administración concursal para la sociedad filial de Santa Ana (y propietaria de la residencia de estudiantes) el pasado 24 de abril. La residencia supuso una inversión de 26 millones y fue promovida inicialmente por Santa Ana con dos socios madrileños. En 2012 entró en concurso y, aunque en 2013 logró aprobar un convenio de acreedores avalado por los bancos, la empresa fue incapaz de cumplirlo, lo que llevó a la firma a liquidación.

Noticias relacionadas

next