X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

despejado su relevo por parte del PP en la diputación de alicante 

Dimite el diputado provincial del PP Miguel Zaragoza, investigado por trato de favor a una clínica privada  

2/05/2018 - 

ALICANTE. Aunque los focos siempre han estado en Alicante ciudad y los problemas del tripartito de izquierdas o el procesamiento de Gabriel Echávarri, el PP también tenía problemas con imputados en la Diputación de Alicante que preside César Sánchez. El más significativo, el de su diputado de Servicios Sociales, y ex alcalde de Santa Pola, Miguel Zaragoza, investigado por prevaricación, cohecho y tráfico de influencias en un supuesto trato de favor a un clínica privada en su etapa como primer edil, entre 2003 y 2015. Pues este miércoles, el PP se ha quitado ese problema de encima con la dimisión del propio Zaragoza, que además también estaba procesado por un caso de supuesta prevaricación medioambiental al no atajar los ruidos que generaba una terraza sobre los vecinos de una urbanización.

Zaragoza, que ya había manifestado su intención de dejar el cargo después de que fuera investigado por el juzgado número dos Elche por el denominado caso de la Clínica de Gran Alacant, dimite una vez que su sustituto en la Diputación de Alicante por el partido judicial de Elche, el alcalde de San Fulgencio Carlos Ramírez, también haya dejado este miércoles el cargo después de haber sido condenado por prevaricación.

Zaragoza se va con la mayoría del PP asegurada; es decir, 15 votos, lo que le pidió la dirección del partido, cuando el dio los primeros pasos para dejar el cargo. De lo contrario, si hubiera dimitido, hubiera tomado posesión Carlos Ramírez, condenado a 8 años de inhabilitación por adjudicar a dedo 195.000 euros a un entidad deportiva. Ahora tomará el relevo, Joaquín Lucas, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Catral, actual asesor del grupo popular en la misma Diputación de Alicante.

De esta manera, Zaragoza deja el cargo sin generar quebraderos de cabeza a su partido. En su escrito de despedida asegura que dicha dimisión “no fue porque me sintiera responsable de haber realizado acto alguno que fuera reprochable, sino para cumplir con el compromiso firmado con el Partido Popular y que adquirimos todos los candidatos que se presentan bajo las siglas de nuestro partido a las distintas elecciones”. 

Según el sumario judicial del caso de la clínica Gran Alacant, el juzgado número dos de Elche investiga a Zaragoza, a su hermana, al edil Jorge Perelló, a dos candidatos del PP y a los propietarios de la clínica por alquilar unas dependencias municipales en la zona de Gran Alacant a cambio de contratar a familiares o desviar personal municipal al negocio privado. Asimismo, durante esta etapa, la clínica no satisfizo cantidad alguna en concepto de alquiler por el uso de las dependencias municipales.

Ahora, con su dimisión, el Partido Popular Provincia de Alicante agradece a Miguel Zaragoza su “generosidad, tanto por su renuncia para no perjudicar al Partido Popular como a sus compañeros concejales y diputados, como por su compromiso y entrega en favor de los ciudadanos a lo largo de su vida política”. “Los que nos dedicamos a la política debemos dar ejemplo de honestidad y coherencia con nuestra propia conducta y valores para con la sociedad y para con el partido político al que perteneces y las siglas que representa”, indica Zaragoza en este comunicado. Esgrime como “principal” motivo de su dimisión que “no puedo permitir que mis compañeros y compañeras concejales y diputados provinciales vean afectado su quehacer diario para con los ciudadanos sufriendo continuos ataques por mi situación procesal”. Zaragoza recuerda que “desde el minuto uno en el que se comunicó que estaba siendo investigado por si era conocedor de unos supuestos hechos con respecto a la concesión de la Clínica Gran Alacant” presentó su dimisión a los órganos del Partido Popular y al presidente de la Diputación Provincial, aunque no fue aceptada. 

El ex alcalde de Santa Pola quiere “dejar claro que en absoluto jamás he cometido acto alguno que por acción u omisión pueda ser reprochable ni ética ni jurídicamente, lo que quedará demostrado ante las instancias pertinentes”. No obstante, continúa, “lo que no puedo permitir es que mi partido se vea afectado en lo más mínimo por esta situación y, en coherencia con ello, voy a hacer efectiva mi dimisión en los próximos días”, que ya en su momento puso a disposición. Esta dimisión, asegura Zaragoza en este escrito, “no significa que desde mi nueva situación no salvaguarde mi honor en cuantas instancias sean necesarias y, en definitiva, no ejerza los derechos que tengo para defender mi honor” en calidad de “santapolero, como ex alcalde de mi pueblo, como político y, lo que es más importante, como persona, por el bien de mi familia y de todas las personas que han confiado en mí”. 

El PP de Alicante muestra su agradecimiento a Miguel Zaragoza por “generosidad, tanto por su renuncia para no perjudicar al Partido Popular y a sus compañeros concejales y diputados, como por su compromiso y entrega en favor de los ciudadanos a lo largo de toda su vida política durante los doce años como alcalde y como diputado provincial y autonómico”. “Expresamos nuestro convencimiento de que la actuación de Miguel Zaragoza a lo largo de todos estos años ha estado siempre presidida por la única y exclusiva finalidad de servir y ayudar de manera altruista a las personas, especialmente a las más necesitadas”, afirma la formación.

Noticias relacionadas

next