X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

"Día que pasa no vuelve más"

1/05/2018 - 

ALICANTE. De la época en la que mi trabajo consistía básicamente en cuidar el dinero de otros conservo muchos amigos, entre otros a Nico, un argentino afincado en Altea desde finales de 2001 cuando junto a sus padres logró escapar del 'corralito' y que, cómo no, es un apasionado del fútbol.

Por su edad no recuerda nada del Mundial que en 1978 organizó y ganó su país, pero sí algo más de España 82, aunque siempre dice que más porque en el colegio la lección diaria era que "estaban en guerra con los piratas", en referencia al conflicto bélico de las Malvinas. La realidad es que ese campeonato del mundo, en el que la provincia de Alicante tuvo dos sedes (algo que no volverá a ocurrir jamás, de hecho me atrevería a decir que tampoco una), arrancó realmente un día antes de que Argentina firmara la rendición una vez el Reino Unido recuperó militarmente el control sobre ese archipiélago situado en el Atlántico Sur cuya soberanía sigue todavía hoy en litigio, aunque ya sin armas de por medio.

Comoquiera que la selección albiceleste estuvo entonces concentrada en Villajoyosa y que Maradona anotó en el Rico Pérez su primer gol en un Mundial, cuatro años antes de tomarse la revancha con Inglaterra primero y con el resto de participantes en México 86 después, cuando quería hacerme con la conversación con Nico (algo que puede llegar a ser sumamente difícil si tu interlocutor es un argentino) para evitar que alguno de los que esperaban turno tras él no terminase por estrangularnos, me bastaba con hacer alguna mención a lo anterior (a la decoración albiceleste de las desaparecidas torres de iluminación del otrora coliseo del Hércules, por ejemplo) para captar su atención y encarrilar el debate hacia donde me interesaba en ese momento, hacia el final.

Ahora Nico, conocedor de mi afición al fútbol y a lo que me dedico, me pone un 'wasap' siempre que se entera de algún batacazo herculano por lo que el domingo pasado no fue una excepción, dándome pie a valorar como causas del enésimo naufragio del Hércules la "errónea" planificación deportiva y el "pobre" rendimiento de unos jugadores de los que todos esperábamos mucho más. Él contraatacó diciéndome que no entendía que Portillo, "con los millones de Ortiz", no hubiese sido capaz de confeccionar un equipo que al menos se clasificase para el 'play-off', a lo que yo le respondí que no siendo necesarios millones como él decía, tampoco los hubo y que en gran medida los fichajes, empezando por el del entrenador, se habían visto condicionados para mal por un parón impuesto por el socio de su suegro en el club, "el de la Toyota de La Nucía", dentro de una fallida estrategia por doblegar la voluntad de Hacienda, pero que era de esperar que eso no se repitiera ahora que para eso "tampoco van a pagar"... Entonces, con un lapidario "día que pasa no vuelve más (...) empiecen ya a fichar", fue esta vez Nico el que encarriló la conversación para zanjarla a continuación pronosticando, por cierto, otra derrota "en el clásico con Elche".

Noticias relacionadas

next