X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

liderada por la plataforma sos moraira

Delegación del Gobierno de Alicante rectifica y autoriza la concentración por El Portet

26/08/2017 - 

MORAIRA. Que si sí, que si no. La Delegación del Gobierno de Alicante dice ahora que la petición de la plataforma SOS Moraira sí que se acepta. Anteriormente motivaron que no había llegado con el tiempo suficiente para denegar la autorización de la concentración para protestar por la regeneración de la playa del Portet de Moraira y sus consecuencias en la misma, como el ancho de la franja de arena, tipo de grano, color del agua... Según el escrito de Subdelegación del Gobierno al que ha tenido acceso Alicante Plaza, ahora sí que podrán concentrarse.

Tal y como recoge el informe, "en un principio se consideró no comunicada por haber sido presentada fuera del plazo establecido y posteriormente el convocante alega motivos de urgencia". Algo que ha aceptado la entidad pública y por tanto, la concentración será legal. El sábado a las 18.30 horas en la playa El Portet. 

"En defensa de la posidonia marítima y resto de flora y fauna marina, así como de la claridad del agua, que han sido atacadas de plano por el vertido reciente de 8.000 toneladas de tierra y grava sin lavar", esos son los objetivos de la protesta tal y como recoge el documento.

Pero la lucha de los vecinos no se queda aquí. Tal y como publicaba este diario, la plataforma que lidera el abogado Javier Gimeno se las está apañando para armar bastante ruido en torno a la polémica: ha llevado a los tribunales a la directora provincial de Costas, Rosa de los Ríos, al alcalde de Moraira, Carlos Linares, y a la concejal de Medio Ambiente. Es más, hasta este jueves decía manifestarse aún sin el visto bueno de la Delegación del Gobierno este sábado, y ya avanzó que piensa pedir a la Comisión Europea que investigue la regeneración de la discordia. Y llegado el caso, que le quite la bandera azul al Portet.

De toda la polémica, también subyace las sospechas de la plataforma sobre un presunto delito urbanístico al temer que el aporte de arena busque en realidad convertir la cala en una playa urbana (técnicamente, se consigue al lograr que el ancho de la franja mida 50 metros), lo que alteraría su consideración y permitiría al Ayuntamiento otorgar nuevas concesiones, como chiringuitos. 

Noticias relacionadas

next