X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

contactos políticos tras la ruptura del tripartito

Cs descarta una negociación bilateral con el PSOE por las cuentas y no ve viable el 'modelo Elche'

5/12/2017 - 

ALICANTE. El grupo municipal de Ciudadanos (Cs) no caerá en posibles tentaciones sobre la negociación del presupuesto municipal, ni en cantos de sirena sobre la configuración de nuevos pactos de gobierno. Menos tras la experiencia del año pasado, cuando el entonces equipo de Gobierno constituido por PSOE, Guanyar y Compromís cerró de un portazo la tentativa de negociación entre críticas sobre la capacidad de trabajo de sus cinco concejales.

La portavoz de Cs, Yaneth Giraldo, confirmó este lunes a Alicante Plaza que ese escenario no se va a repetir. "No queremos ninguna posible negociación bilateral con el PSOE ni ningún trato preferente; presentaremos nuestras propuestas como el resto de la oposición", apuntó. "De momento, no se han puesto en contacto con nosotros y tampoco tenemos toda la documentación que conforma el presupuesto", añadió. De ahí que, por el momento, el grupo no tenga una posición fijada sobre el posible sentido de su voto cuando las cuentas se eleven a debate en el pleno.

La determinación es relevante si se tiene en cuenta que el propio alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, avanzó el pasado viernes su intención de entablar contactos con todos los grupos de la oposición, y en especial con Cs, para tratar de recabar apoyos a la propuesta de planificación económica de 2018. Para su aprobación, el equipo de Gobierno del PSOE requiere de más votos a favor que en contra y, hasta el momento, sólo cuenta con el respaldo garantizado de sus seis ediles. La posición de sus exsocios del tripartito, Guanyar y Compromís, todavía es una incógnita, pese a que el documento se elaboró con las aportaciones de todas las concejalías, tramitadas el pasado junio, cuando todavía ejercían responsabilidades de gobierno. Por lo pronto, Guanyar sí ha anunciado su intención de presentar enmiendas al considerar que en el documento definitivo se han introducido modificaciones respecto a sus peticiones. El grupo mayoritario de la oposición, el PP, también ha deslegitimado la validez del documento y ha dado por hecho que presentará enmiendas, sin llegar a concretar cuál será su posición en el caso de que sean aceptadas. Y la edil no adscrita, Nerea Belmonte, podría inclinarse por el rechazo frontal a la propuesta, si mantiene el discurso que viene defendiendo sobre las iniciativas planteadas por el PSOE, incluso sobre las últimas modificaciones de crédito planteadas por el equipo de Gobierno. Es decir, que todo parece indicar que no apoyará el presupuesto, como no lo está haciendo con todas las propuestas defendidas "por un Gobierno dirigido por un alcalde imputado". En el pleno de presupuestos de 2016, Belmonte facilitó su aprobación al decantarse por una abstención, junto al segundo edil no adscrito, Fernando Sepulcre.

El partido de Albert Rivera subraya las diferencias en la situación política que se vive entre Alicante y Elche: "PSOE y Compromís no han hecho nada"    

En el caso de que el presupuesto no cuente con el respaldo necesario, tanto el alcalde como la edil de Hacienda, Sofía Morales, vienen insistiendo (la última vez, este mismo lunes), en que no sería excesivamente problemático recurrir a la prórroga de las cuentas del ejercicio anterior. Como viene informando este diario, esa decisión abocaría al equipo de Gobierno a tratar de renegociar los plazos de ejecución del llamado plan de reurbanización del área de las Cigarreras, cofinanciado por la Unión Europea como estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integral (DUSI).

Presupuestos al margen, la posición de Cs tampoco varía por lo que respecta a la crisis de gobernabilidad municipal desencadenada tras la ruptura del tripartito. Giraldo también dio por descartado este lunes la posibilidad de que su grupo pueda ajustarse al modelo Elche y ejercer como aliado externo en un escenario en el que pudiese producirse una recomposición de un pacto de progreso a dos bandas, formado por PSOE y Compromís, tras la hipotética dimisión de Echávarri. 

La líder municipal del partido de Albert Rivera insistió en que la situación política de la ciudad de Elche, donde Cs sí ha respaldado los dos últimos presupuestos elaborados por PSOE y Compromís, "no se parece en nada a la que se vive en Alicante". En esta línea, abundó en que, a diferencia de lo que ocurre en Elche, en la capital "no se ha producido ningún avance; el PSOE y Compromís no han hecho nada", por lo que no vio motivo que pudiese justificar su respaldo político a un posible bipartito. Todo, además, sin tener en cuenta las diferencias ideológicas que median entre Cs y Compromís sobre el modelo territorial del Estado.

Noticias relacionadas

next