X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El pleno aprueba mantener la presión fiscal y no bajar el IBI

Ciudadanos se afianza como socio externo del tripartito de Elche

El tripartito de Elche y Ciudadanos estrechan lazos. El pleno municipal de este lunes ha sacado a relucir la buena relación entre el gobierno en minoría (PSOE, Compromís per Elx y Partido de Elche) y Ciudadanos (en la oposición) y confirma lo que ocurrió durante el debate sobre el estado de la ciudad donde todas estas formaciones se cruzaron algún elogio a pesar de que Ciudadanos acabara suspendiendo la labor del Gobierno local.


25/10/2016 - 

ELCHE. El último gesto de Ciudadanos ha sido este lunes en la sesión plenaria ya que gracias a su abstención, el tripartito de Elche ha podido sacar adelante su propuesta de mantener la presión fiscal en 2017 y no bajar el Impuesto de Bienes Inmuebles.

Así, el partido liderado por David Caballero se acerca al tripartito, se afianza como un socio externo para garantizar la estabilidad del gobierno en minoría y marca distancia entre este tripartito y el primer equipo de Gobierno (formado por PSOE, Compromís per Elx e Ilicitanos por Elche, que abandonó el gobierno local en febrero).

Y todo ello, con la mirada puesta en el próximo pleno de presupuestos donde el papel de Ciudadanos volverá a ser determinante para que al tripartito le cuadren los números.

El pleno comenzó con dos enmiendas in voce del Partido Popular e Ilicitanos por Elche a la propuesta de modificación de ordenanzas fiscales para pedir la rebaja del IBI en casi un 7 % (el pasado año disminuyó algo más del 3 %) y, con ello, suprimir el recargo del 10% que en 2012 aplicó el Ejecutivo central para reducir el endeudamiento de las entidades locales, según informa EFE.



Sin embargo, las enmiendas no las aceptó el gobierno local, ya que según apuntó la concejala de Hacienda, Ana Arabid, "no se han seguido los trámites, la propuesta carece del informe de intervención" y, a su juicio, se trata de una bajada "inviable" para las arcas municipales.

Desde Ilicitanos por Elche estimaron que "existen condiciones reales" para disminuir el porcentaje del IBI, puesto que en 2017 no deben llevarse a cabo una serie de cargos que "lastraban" esa rebaja, como por ejemplo la paga extra y complementos de destino a los funcionarios o el programa Xarxa Llibres.



En ese sentido, el portavoz adjunto del grupo de Ilicitanos por Elche, Fernando Durá, defendió una bajada a todos los ciudadanos, además de la ayuda de 600.00 euros que pretende dar el equipo de gobierno para el pago del recibo del IBI a las familias con menos recursos, personas dependientes y mujeres víctimas de violencia de género.



Por su parte, el portavoz adjunto del PP, Vicente Granero, consideró "factible" la rebaja del IBI para las arcas municipales, al alegar que el nivel de deuda se halla en unos parámetros normales, a diferencia de hace unos años.



Granero destacó también el superávit de doce millones de euros gracias al trabajo realizado por el Partido Popular en la anterior legislatura, así como un mayor número de ingresos por impuestos como consecuencia de la mejora de la economía y la no existencia de gastos extraordinarios para 2017.



Falta de coherencia

Ciudadanos señaló que el PP e Ilicitanos por Elche incurren en una "falta de coherencia", al afirmar que los populares fueron los responsables de la subida del IBI en Elche durante su mandato y recordó que la segunda formación política no quiso que se bajara este impuesto cuando formaban parte del equipo de gobierno local.



El grupo de C's justificó la abstención al argumentar que la administración está sujeta a la ley de estabilidad presupuestaria y, en caso de una merma de ingresos, "no se puede hacer todo lo que se pide".

También alabó que el tripartito haya aprobado su propuesta de ayudas de 600.000 euros para el pago de recibos del IBI a los más necesitados.



Mientras, la edil de Hacienda aseguró que la voluntad del gobierno local es mantener la presión fiscal, una medida basada en el pago de impuestos para el sostenimiento de los servicios públicos de calidad.

 

Arabid manifestó que la bajada del IBI supone un sacrificio de 3,5 millones de euros, lo que obligaría a recortar del presupuesto, "teniendo en cuenta la necesidad de hacer frente a determinadas inversiones, como la administración electrónica".



También opinó que esa rebaja "beneficiaría a quien más tiene", al tiempo que reprochó a los populares que no bajaran la presión fiscal cuando gobernaban.

Noticias relacionadas

next