X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

'TEST DRIVE'

Citroën E-Mehari Soft Top: el icono se convierte en eléctrico

14/04/2018 - 

MADRID. Decir Mehari es remontarse a 1968 y volver a rememorar, los que lo hayan conocido, un Citroën divertido y ensoñador, que se convirtió en símbolo de una generación que anhelaba libertad y disfrutar de la vida.

En los momentos actuales, en los que las cosas vintage están de moda, Citroën se ha apuntado un tanto y ha recuperado este vehículo para sus incondicionales.

Pero, por si acaso no son muchos, ha aprovechado la nueva corriente que demanda un crecimiento más sostenible y unos entornos más amigables para devolver al Mehari a la vida, pero con motorización eléctrica.

Fiel al origen, y sin dejar de lado la actual moda de los conductores de todo el mundo por las carrocerías SUV, ha diseñado un vehículo para cuatro personas sencillo y austero.

El morro alargado y la carrocería recta y sin concesiones al confort que exhibía el primer Mehari ha sido ahora sustituido por un chasis y una estructura de plástico de ABS más elevada.

E-Mehari: sencillo y austero

Las formas del E-Mehari son ahora más cuadradas que rectangulares. La posición de conducción está ahora más alejada del asfalto y es muy parecida a la de un todocamino.

El único elemento tecnológico moderno que equipa exteriormente es la luz de conducción diurna de Led de los nuevos C3 o C4 Cactus, que está situada en la parte alta del morro y en posición horizontal para dar una imagen más de todoterreno.

Por debajo se sitúan los faros de halógeno y los intermitentes, que quedan a la altura de la placa de la matrícula, ésta en una posición bastante elevada en comparación con un turismo.

Al maletero, de 200 litros, se accede soltando los corchetes de la lona de plástico que incluye la luneta trasera.

Una vez liberada, la tapa se baja y permite acceder a un hueco en el que se puede guardar el enchufe para recargar este eléctrico compacto, la documentación del vehículo u otros objetos que no sean de gran tamaño.

Siguiendo con el interior, el volante ha dejado de ser una paellera y la dura palanca de cambios del Mehari de hace 50 años se ha sustituido por una transmisión automática de una velocidad.

Se acciona mediante tres botones -D (directa), N (neutra) y R (reductora)- situados cerca del freno de mano, de accionamiento mecánico y no eléctrico.

El volante no es multifunción, pero sí pequeño y muy manejable, con lo que se maniobra fácilmente con este vehículo. No obstante dispone de la función City para que todavía el desdoblamiento de la dirección sea mayor.

El acceso a este vehículo de dos puertas es cómodo para conductor y acompañante. Los dos pasajeros de atrás deberán levantar las banquetas delanteras para poder ocupar sus asientos.

Lo primero que les va a llamar la atención es que de cristal solo es el parabrisas delantero. Lo demás es de plástico para poder descapotar el coche con una climatología benigna.

Esta operación para una persona se antoja un tanto complicada en lo referido a la retirada de las dos piezas de lona que forman el techo y que van enganchadas a la carrocería mediante corchetes.

Más fácil es retirar las ventanas delanteras (las puertas se quedan) o las traseras (se sacan enteras), así como la luneta trasera que es practicable.

En el caso de que no se quieran desmontar las ventanas delanteras, pero se necesite ventilar el interior en marcha, éstas disponen de una cremallera que permite abrir un hueco.

Otra opción es enrollarlas y recogerlas mediante clics con dos correas que hay en lo que sería el marco de las ventanillas.

En línea con esa sencillez, en el interior la única concesión a la modernidad es una pequeña pantalla digital (no es táctil) que está situada en el medio del salpicadero.

En ella se puede consultar de un rápido vistazo la velocidad, la autonomía de la batería, la hora o la temperatura exterior.

No hay plásticos blandos, ni apoyabrazos en las puertas, ni guantera donde guardar la documentación u objetos de valor. Los tiradores de las puertas son tiras y el ajuste de los espejos retrovisores es manual.

Antes de pasar al sistema motriz y al comportamiento dinámico indicar que, si se opta por disfrutar del cielo abierto, todos los elementos retirados se pueden ubicar fácilmente en el hueco del portamaletas.

Para arrancarlo y cerrar el coche, hay que pasar primero el llavero RFID delante de un lector situado en la parte baja del parabrisas delantero.

Con ello se bloquea o desbloquea el arranque y se abre o se cierra el compartimento de 78 litros del maletero donde ubicar el cargador, así como otras cosas que no se quieran dejar a la vista de los amantes de lo ajeno.

Hecho este primer paso, se introduce la llave, se pulsa D y el vehículo se pone en marcha. Si ya se ha probado otro eléctrico cerrado, se echará de menos el silencio que acompaña a una conducción con cero emisiones.

En general, es un automóvil muy ruidoso, ya que al ser de plástico las ventanillas se cuelan todo tipo de sonidos del tráfico.

A pesar de que la primera impresión que transmite el vehículo es de inseguridad, por carecer de airbags delanteros, todo esto se olvida cuando se pone en funcionamiento y se comprueba que va por donde le marcamos con la dirección, igual que cualquier otro coche.

Además frena bien porque, a los discos que monta, se le une un sistema de retención que se activa cuando soltamos el acelerador y que evita que tengamos que recurrir continuamente al pedal de freno.

Su carrocería elevada también permite controlar bien el tráfico alrededor, aunque la inclinación que se ha dado al pilar A molesta un poco en los giros.

E-Mehari, un eléctrico para explorar calas escondidas

La amortiguación filtra bien las irregularidades del terreno y cuando se sale fuera de la carretera -carece de tracción 4×4, es delantera- su mayor distancia al suelo le permite hacer algunos escarceos por los caminos.

Por ejemplo, es un vehículo muy interesante para acceder a calas escondidas de zonas costeras o paisajes montañosos, donde además no se molestará con el ruido del motor a otros aventureros. Como éstos no nos oirán venir, se puede activar un ruido parecido al de un grillo o una cigarra que delatará nuestra presencia.

Como eléctrico que es, su conducción está enfocada al mayor ahorro posible. Además, una velocidad limitada a 110 km/h tampoco permite practicar una conducción deportiva.

Eso sí con el E-Mehari se puede salir perfectamente a carretera -tiene una autonomía de 195 km, según el ciclo NEDC-. Lo único que se requiere es paciencia con el ruido aerodinámico que se apoderará del interior y no olvidarse de cuál es su velocidad máxima, que en algunas bajadas pronunciadas podremos ver que se sitúa en los 120 km/h.

En cuestas pronunciadas y con cuatro personas le cuesta más alcanzar velocidades crucero de 100 km/h, así como llegar a una autonomía de casi 200 km.

En definitiva, el E-Mehari es un coche muy particular, que, en principio, solo tiene cabida para empresas de alquiler que ofrezcan este vehículo en zonas de playa, a ser posible islas no muy grandes en tamaño; o para conductores que tengan varios vehículos en su garaje y no les importe desembolsar casi 25.000 euros.

Es un vehículo que llama mucho la atención y que algunos lo confunden con un coche sin carné. Aunque su destino idílico parece ser una zona costera, también es un gran aliado en la ciudad.

Como buen eléctrico, sale con celeridad desde parado y no contamina. Ha sido catalogado con la etiqueta Cero emisiones lo que le exonera de pagar en las zonas de estacionamiento regulado y le permite acceder a los carriles de alta ocupación BUS-VAO con una sola persona en su interior.

Aparcarlo requiere de poco espacio y con una conducción eficiente se pueden recorrer muchos kilómetros sin recargar. En esta operación, en un enchufe doméstico, se tardan unas 13 horas para hacer una carga completa.

El "problema" que tiene es que, aunque esté parado, está consumiendo batería. Por ejemplo, si por la noche no se deja enchufado puede gastar entre un 10 y un 12 % de la energía.

Como explican desde Citroën, es como un móvil, que siempre está usando la batería.

Citroën E-Mehari: no va a pasar desapercibido

Por esos cerca de 25.000 euros lo que se garantiza su comprador es que no va a pasar desapercibido ni en marcha, ni cuando vaya a acceder al vehículo.

Con niños es el aliado perfecto. El interior se puede lavar con una manguera, por lo que después de un día de diversión accederán al interior sin que sus padres se asusten por cómo dejarán la tapicería.

A los amantes de las marcas y etiquetas decirles que el E-Mehari es un coche hecho en Francia, que ha recibido la garantía "Origine France Garantie".

En el desarrollo de este eléctrico ha colaborado el francés Grupo Bolloré, que es el propietario de la tecnología de la batería de polímero de litio que lo impulsa.

La lista de opcionales para el nuevo Citroën E-Mehari se reduce al aire acondicionado, que tiene un coste de 1.450 euros.

FICHA TÉCNICA

————-

Longitud                           3,809 m.

Anchura                            1,728 m.

Altura                             1,653 m.

Distancia entre ejes               2,430 m.

Vía delantera                      -,501 m.

Vía trasera                        -,478 m.

Peso                               1.480 kg

Capacidad depósito gasolina        — l.

Capacidad maletero                 200 l.

Coeficiente aerodinámico           N.D. Cx

– Motor eléctrico

—————–

Posición motor                     Delantero transversal

Potencia máxima                    50 Kw/68 CV

Par máximo                         140 Nm

Alimentación                       Eléctrica

Tensión máxima                     410 V

– Batería

———

Tipo                               Acumulador de Polímero de

                                   litio

Ubicación                          Central

Capacidad                          30 kWh

Tiempo de recarga total            13 h

Autonomía                          195 Km, según norma NEDC

Transmisión                        Automática de 1 velocidad

Velocidad máxima                   110 km/h

Consumo medio                      N.D.

Emisiones CO2                      0 gr/km

Impuesto de Matriculación          Exento

Dirección                          Eléctrica

Diámetro de giro                   N.D

Frenos delanteros                  Disco (257 mm)

Frenos traseros                    Disco (250 mm)

Suspensión delantera               Tipo McPherson/

                                   Resorte helicoidal

Suspensión trasera                 Rueda tirada con brazos

                                   independientes

Tracción                           Delantera

Neumáticos                         185/65 R15

Equipamiento de serie              ABS+ESP+Dirección asistida con

                                   función City+

Precio                             23.706 euros

RESTO DE GAMA

————-

Versión                            Cilindrada   Potencia      PVP

—————————————————————–

Citroën E-Mehari Hard Top                          68 CV   24.936

Citroën E-Mehari Styled by Courréges               68 CV   27.715

COMPETENCIA DIRECTA

——————-

No hay

Noticias relacionadas

next