X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ingresa 65 millones de euros y gana 1,6

CHM estabiliza la facturación y el beneficio en el primer ejercicio de su nuevo presidente

3/07/2018 - 

ALICANTE. El primer ejercicio de la constructora alicantina CHM Obras e Infraestructuras con su nuevo presidente, Vicente Vilanova, al frente, puede considerarse positivo en el plano económico, más allá de los sobresaltos judiciales. La constructora que lidera el grupo Vallalba, fundado por la familia del expresidente de Coepa Rafael Martínez Berna, cerró en año 2017 con prácticamente 65 millones de euros de facturación (64,91 millones), según las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil, lo que supone un retroceso casi imperceptible del 2,5% respecto al ejercicio anterior.

En 2016, el último año con Martínez Berna al frente del consejo de administración de la constructora, como ha contado este diario, CHM ingresó 66,8 millones de euros, tras una caída del 20% en la facturación sobre el ejercicio anterior. Con Vilanova como presidente del consejo (del que siguen formando parte tres hermanos del expresidente y del exconsejero delegado, Tomás Martínez Berna), la firma estabilizó su volumen de facturación e incluso mejoró ligeramente el resultado después de impuestos: si en 2016 la constructora alicantina ganó 1,37 millones, en 2017 el beneficio neto se elevó a 1,59 millones.

El expresidente de CHM Obras e Infraestructuras dimitió por sorpresa a principios de 2017, una decisión madurada un mes antes. Según su entorno, este paso atrás de Rafael Martínez Berna, uno de los empresarios con más proyección de la provincia (expresidente de FOPA y de Coepa) hasta que una polémica por pactar precios con otras empresas y la financiación irregular del PPCV acabaron salpicándole, no estaba relacionado con sus problemas con la justicia. No obstante, lo cierto es que tanto Rafael Martínez Berna como su hermano Tomás, que también dejó su cargo como consejero delegado, se iban a sentar meses después en el banquillo de los acusados en una de las ramas del Caso Gürtel. Ambos, como Enrique Ortiz, admitieron haber financiado irregularmente al PPCV.

En lugar de situar a otro de los hermanos (en total, cinco) al frente de la joya de la corona del imperio familiar, los Martínez Berna optaron por fichar a un directivo profesional. En este caso, a un experto en carreteras, que es el negocio principal de la constructora, con media vida como alto cargo del Ministerio de Fomento, en diversas demarcaciones. Desde la llegada del valenciano Vicente Vilanova al cargo, de hecho, CHM ha vuelto por sus fueros y se ha adjudicado dos grandes contratos de mantenimiento de carreteras en la Comunitat (en Castellón y en el norte de Alicante) y otro en Cataluña con el Ministerio de Fomento, además de las obras de la nueva autovía A-33 entre Murcia-Albacete en UTE con la gallega Copasa.

En cuanto a los hermanos que han dejado sus puestos en CHM (pero no en el consejo de Grupo Vallalba, la empresa holding de la familia, presidida por Francisco Javier Martínez Berna), como ha contado este diario, tanto Rafael como Tomás se han centrado en la nueva rama inversora del grupo, la explotación de instalaciones hoteleras. Vallalba Investments, creada en noviembre de 2016, al mismo tiempo que el expresidente de Coepa decidía dimitir como presidente de CHM, se ha cambiado el nombre de Agora Suites.

Una cartera de obras de 130 millones para tres años

No parece que los próximos ejercicios la constructora de los hermanos Martínez Berna vaya a tener problemas para mantener las cifras de negocio actuales e incluso mejorarlas. Según refleja el informe de gestión del ejercicio 2017, CHM Obras e Infraestructuras cuenta con una cartera de obra ya contratada (con datos a 31 de diciembre pasado) de 130 millones de euros, a ejecutar entre 2018 y 2020. Esta cartera se compone tanto de contratos en España como de la actividad internacional de la firma, volcada en Europa y Argelia. El informe destaca "la calidad de los clientes de los que está compuesta" la cartera. En España, el Ministerio de Fomento, Adif, distintas entidades financieras y fondos de inversión.

En esta cartera no se incluyen los últimos contratos adjudicados desde que comenzó 2018, de los que ha venido informado este diario. Así, en febrero se adjudicó la renovación de la avenida de Entenza en Alcoy (1,5 millones), en abril el nuevo tramo de la autovía A-33 (36 millones, en UTE con Copasa), también en abril dos conducciones hídricas en la Marina Baja (por más de 4 millones), en mayo el mantenimiento de carreteras provinciales en Utiel y el ensanche del puente del Amadorio (6 millones en total), y ya en junio el mantenimiento de las carreteras autonómicas del sur de la provincia (25 millones).

Noticias relacionadas

next