X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la empresa familiar factura 14 millones anuales

Cebollas Javaloyes, la innovación agraria que lleva las cebollas tiernas a Mercadona en 24 horas

17/06/2018 - 

ALICANTE. Sábado por la mañana. Un consumidor (un 'jefe', en la terminología de la cadena) transita el pasillo de frutas y verduras de una tienda de Mercadona, y coge un manojo de cebollas tiernas. Menos de 24 horas antes, el viernes por la tarde, esas cebollas estaban aún plantadas en un campo cercano a Hondón de los Frailes, donde los trabajadores de Cebollas Javaloyes la cosecharon, limpiaron y encajaron gracias a la innovadora plataforma móvil desarrollada por la propia empresa. Un camión frigorífico de Mercadona llegó más tarde a ese mismo campo para cargar y trasladar a uno de los bloques logísticos de la empresa la mercancía, que llegaba a los distintos supermercados al día siguiente.

Cebollas Javaloyes tiene su cuartel general en la localidad alicantina de Cox, en la Vega Baja. Se trata de un almacén con oficinas por el que apenas pasa mercancía, como no sea excedente, dada la cadena de distribución que se ha establecido con su principal cliente, Mercadona. Se trata de una empresa familiar, en la que han unido sus fuerzas tres hermanos (dos varones y una mujer) y la esposa de uno de ellos. Nos reciben José y Antonio Javaloyes, acompañados por el director financiero de la firma, José Antonio. "Esto es una empresa familiar, que ha ido pasando de generación en generación; cada hijo llevaba una parcela hasta que decidieron unirse al convertirse en interproveedores de Mercadona, en 2007".

La firma no es propietaria de las tierras que cultiva, sino que trabaja en régimen de arrendamiento. Y trabaja en toda España, rotando en función del clima y de la programación de los cultivos, aunque principalmente en Alicante y Cartagena, donde pasan seis meses al año. Son unos auténticos especialistas, puesto que solo cultivan cebollas. "Podemos producir 23 o 24 millones de manojos al año", explica José Antonio. "El 85% se lo vendemos a Mercadona, y el resto a mercados secundarios, donde se vende también el excedente como cebolla seca". En facturación, esa producción equivale a unos 14 millones de euros anuales. Algo más o algo menos en función del precio que alcance el excedente.

La empresa de los hermanos Javaloyes es lo que se puede considerar un auténtico proveedor especialista, que es lo que busca la cadena de Juan Roig para cada referencia que ofrece en sus tiendas, tanto bajo marca blanca como propia. "Hay poca gente que trabaje este producto porque requiere mucha especialización". De hecho, la empresa de Cox abastece a todos los bloques logísticos de Mercadona en España excepto cuatro: San Isidro, Ribarroja, Antequera, Huévar, Villadangua, Abrera, Sant Sadurní y Baleares.

Cerrar el ciclo: de la semilla al lineal

A unos kilómetros de Cox, en Albatera, la empresa ha puesto en marcha un semillero. La idea es cerrar el ciclo, y controlar todo el proceso productivo desde la semilla hasta el lineal de Mercadona (hasta ahora, Cebollas Javaloyes compra las plantas en semilleros en terceros). "El proyecto se puso en marcha hace un año, esta será la primera cosecha, y supondrá más o menos el 15% de toda la campaña", explica uno de los propietarios de la firma. "La idea es llegar al 100%".

Junto al semillero que la empresa tiene en funcionamiento, hay otro invernadero en desuso que piensan incorporar a la producción en la próxima campaña. Antonio señala el bancal que hay unos metros más abajo. "Esa tierra también la tenemos alquilada a largo plazo, así que las plantas irán del semillero al suelo". ¿Cuánto tarda en crecer una cebolla tierna? "Pasa tres meses en el semillero, y luego en el suelo cuatro o cinco meses hasta que se cosecha". Es decir, las semillas que acabamos de dejar a nuestras espaldas son las cebollas tiernas que se venderán en Mercadona en noviembre.

Acompañamos a los hermanos Javaloyes a la plantación de cebolla que tienen a la salida de Hondón de los Frailes. El sol empieza a caer y la cuadrilla está terminando la cosecha en estas tierras. "Nuestros frigoríficos ya se han ido para Jumilla, donde empezamos a cosechar la semana que viene", explican. Un camión de Mercadona vendrá a cargar los últimos manojos de Hondón de los Frailes para llevarlos a San Isidro. "Mañana por la mañana, estas cebollas están en Mercadona", subraya el director financiero.

Mecanización con I+D

La empresa emplea a unos 270 trabajadores de media, aunque tiene picos de 500 en la temporada alta. "Trabajamos siempre con la misma plantilla, aunque nos movamos. Hay una persona en Recursos Humanos que se encarga de buscar casa para los trabajadores en cada zona donde tenemos campos". Lo que más llama la atención, no obstante, no es la cantidad de gente que trabaja en el campo, sino la plataforma junto a la que lo hacen. Trabajo en cadena: unos recogen los manojos de cebollas, otros limpian las capas que sobran con una pistola de aire comprimido, los siguientes cortan las hojas de la planta y dejan los manojos en una cesta, que desaparece rampa arriba en el interior de la plataforma. Arriba, otro equipo termina de limpiarlas con agua, las etiqueta y las mete en cajas. Junto a los trabajadores, hay un técnico de calidad y un jefe de Personal que supervisan el proceso.

"La plataforma la inventamos nosotros", explica orgulloso José. Los hermanos tuvieron la idea y la trasladaron a un ingeniero, que se encargó de convertirla en realidad. La plataforma se mueve sobre dos ejes con ruedas móviles, que giran 360 grados para permitir la movilidad en todas direcciones. El equipo de tierra controla el avance de la máquina: los manojos entran recién cosechados del suelo y salen en cajas apiladas en palés, listas para colocar en el lineal del supermercado. "Nos costó medio millón de euros", señala uno de los inventores. "No la hemos patentado porque está tan adaptada al tipo de trabajo que hacemos, que si no la usas para esto no tiene sentido copiarla".

Cebollas Javaloyes no es solo una empresa familiar ("hay cantera, nuestros hijos ya están trabajando con nosotros"), es una empresa innovadora. "Tenemos la plataforma desde hace cinco años, y el año que viene queremos tener otra". De hecho, los dos hermanos están ya ideando esa segunda plataforma, que sobre la base de la primera quieren que incluya mejoras para hacer más cómodo el trabajo de los empleados: sujeciones, apoyo para la espalda... 

"Si le pones un lacito a un manojo y vas mañana a comprar a Mercadona, te darás cuenta de que es el tuyo", bromea José Antonio cuando empezamos a caminar hacia la carretera. Nos quedamos con las ganas de hacer el experimento.

Noticias relacionadas

next