X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EMPRESA DE BASE TECNOLÓGICA

Bioarray: el laboratorio ilicitano de análisis genético dispara sus ventas un 25%

Sus metodologías para diagnosticar retraso mental en edad pediátrica y descartar enfermedades hereditarias en la reproducción 'in vitro' les han llevado a aumentar sus ventas un 25% y a tener más presencia en el exterior

19/04/2017 - 

ELCHE. Bioarray es una empresa de base tecnológica ubicada en el Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández de Elche especializada en el análisis genético para diagnósticos prenatales o postnatales en anomalías congénitas o retraso del desarrollo así como en el diagnóstico preimplantacional para asegurar que los embriones de la reproducción in vitro están sanos.

Estas investigaciones les han abierto las puertas de los profesionales del sector de la medicina y la biotecnología de Sudamérica y Europa del Este, principales destinos de la exportación de la empresa que supone el 25% de la facturación de Bioarray.

Las ventas globales también han aumentado un 25% en el último año y los objetivos de la firma a corto plazo se centran en ampliar su mercado interno, tener más presencia a nivel internacional y desarrollar nuevos servicios, según asegura el gerente de Bioarray, Andrés Antón.

El estudio global del ADN

El director técnico de Bioarray, Luis Alcaraz, apunta que en la empresa “siempre hemos estado muy enfocados a tecnologías que nos permitan estudiar el ADN de una manera global, que podamos mirarlo todo”.

Para ello, primero se basaron en la tecnología microarrays para el diagnóstico prenatal y postnatal en cuadros de retraso del desarrollo u otras anomalías congénitas.

Dentro de la genética clínica de pediatría, el producto más importante de Bioarray se centra en el diagnóstico genético precoz del retraso mental. La prueba permite diagnosticar si el niño sufre alguna patología o síndrome causados por pérdidas o ganancias de material genético.

Con este sistema, se acorta el plazo de espera para conocer el diagnóstico, se evitan meses de diversas pruebas, desplazamientos y se reduce el coste económico del diagnóstico.

Otro de los servicios de Bioarray están orientados a clínicas de reproducción para ofrecer Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) con el fin de analizar los embriones procedentes de un ciclo de fecundación y asegurar que esos embriones están sanos y que además tienen una mayor probabilidad de implantación porque desde el punto de vista genético o cromosómico están bien.

Así, Alcaraz recuerda que Bioarray fueron “los primeros en Europa y prácticamente los primeros en el mundo en implantar la secuenciación masiva para ese tipo de servicio, un producto innovador que está funcionando muy bien”.

Este servicio está dirigido a las parejas que antes del embarazo quieran descartar cualquier posibilidad de enfermedad genética para el bebé, algo que afecta al 5% de las parejas, según un estudio.

Eso, hasta ahora, casi no se podía preveer ya que solo se descubría cuando nacía el bebé, como indica Luis Alcaraz. Sin embargo, ahora hay muchos test genéticos que permiten secuenciar a la pareja para saber si son portadores de alguna patología genética y prevenir que tengan un hijo con patología a través del Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP).

Dentro del DGP, hay dos diagnósticos que Bioarray realiza de forma conjunta como es el PGS (preimplantational genetic diagnosis) para detectar aneuploidias en los embriones ya que los que están exentos tienen más probabilidades de embarazo y el PGD (preimplantational genetic screening) que se encarga de descartar una enfermedad monogénica, es decir, que el gen tenga algún defecto.

Andrés Antón afirma que tanto el PGS como el PGD lo realizan en el mismo protocolo “de manera que podríamos evitar que esa paciente que está testando sus embriones tenga una enfermedad hereditaria sino también estamos evitando que en un momento dado se le pueda implantar un embrión que tenga una enfermedad de alteración cromosómica como el síndrome de down”.

Además de todos estos productos, Bioarray continúa buscando y desarrollando nuevas metodologías como el servicio de biopsia líquida para detectar tumores de manera precoz en personas con antecedentes familiares y, por otra parte, hacer un seguimiento de cómo evoluciona el tratamiento en el caso de las personas que padezcan esta enfermedad.

Noticias relacionadas

next