X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

cambios en la regulación de la música

Benidorm amplía sus mediciones sonoras en la calle y llegan al Tiki City

30/04/2017 - 

BENIDORM. El Ayuntamiento de Benidorm no está exento de la polémica del ruido por los establecimientos y la gente de la calle, como buen destino turístico que se precie. En un intento de conciliar tanto el ocio como el descanso de los vecinos, el concejal de Seguridad, Lorenzo Martínez, ha colocado un nuevo punto de medición del ruido en la calle. En este caso le ha tocado a uno de los puntos más conflictivos de la ciudad, en el cruce entre la calle Gerona y la avenida Cuenca, donde está situado uno de los establecimientos más polémicos y a la vez, de moda por los turistas británicos, el Tiki City. Además, según el concejal de Seguridad, Lorenzo Martínez, la intención es colocar otras dos en las zonas más concurridas del paseo marítimo de Levante.

El conejillo de indias fue la calle Tomás Ortuño, en este caso por un problema que mantenían los vecinos de La Sureña, con la terraza del establecimiento, como ya contara Alicante Plaza. Para descartar todo tipo de posibilidades, colocaron una estación para medir el ruido en la calle, obligándoles a estar 15 días con la terraza como siempre, mientras que las dos semanas siguientes tenían prohibido sacar las mesas a la calle con el fin de saber si el ruido venía de la terraza o por el simple paseo de la gente, ya que se trata de una de las más concurridas de Benidorm.

Pues bien, las conclusiones a las que han llegado es que el problema del ruido está en el de la propia calle, y que las molestias no eran producidas por el establecimiento. No obstante, volverán a colocar este aparato en los meses de verano, tal y como les han pedido, para descartar de nuevo que sea por culpa del negocio.

Nueva regulación de la música

Desde finales de año, cuando se reunieron con los técnicos de Espectáculos dependientes de Conselleria, han cambiado la fórmula para dar permisos de música en los establecimientos. Las autorizaciones de la música en vivo sigue siendo competencia de Generalitat, mientras que la de ambientación musical es municipal, es decir, aquella música que no es en vivo.

Ahora, las solicitudes para tener este tipo de actividad tiene más requisitos para los empresarios. Además de la licencia de apertura en vigor, es de obligado cumplimiento presentar una auditoría acústica, realizada por ingenieros que acrediten sus competencias por la Entidad Nacional de Acreditación. Con ésta, las mediciones se hacen también en el entorno del establecimiento, con tres puntos de referencia distintos, y no sólo se pide en los relacionados con la hostelería, si no que también se rigen con esta norma, por ejemplo, las zapaterías.

Como consecuencia, el edil explicó a Alicante Plaza que cerca del 50% de los empresarios que están tramitando esta solicitud están acometiendo reformas en sus negocios con el fin de no molestar a los vecinos y acondicionarlo para tener más decibelios en el interior.

Así, según los datos aportados por la concejalía de Seguridad, de las 118 solicitudes para ambientación musical, 60 están bien y están autorizadas y 58 no cumplen. De éstos, algunos están reformando sus locales para adaptarlo a la nueva normativa y otros están renunciado a la ambientación.

Además, están con una experiencia piloto, en la que dos empresarios, a iniciativa del Ayuntamiento, han colocado dos altavoces especiales que anulan el sonido más allá de donde la zona de la terraza donde lo quieren hacer sonar. Y según afirmó el concejal, está siendo un éxito y no descartan que se amplíe a otras zonas.

Miedo por el turismo

A todo esto, el Ayuntamiento está a la espera de poder licitar el proyecto del mapa sonoro, que ya les recordó a través de una moción el grupo Ciudadanos por Benidorm en el último pleno. El consistorio está a la espera de la aprobación definitiva del Presupuesto para sacarlo a licitación, según explicó el edil.

Ante el debate que se generó en el pleno, el ex alcalde socialista, Agustín Navarro, ahora concejal en la oposición, quiso hacer un ruego a final de la sesión para recordar la importancia del ocio en la ciudad de Benidorm. Navarro manifestó estar a favor de que los vecinos descansen, pero manifestó que "no se puede silenciar esta ciudad y convertirla en un balneario. El mapa sonoro tiene que tener la especialidad que tenemos", concluyó.

Noticias relacionadas

next