X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ante el TSJ para acudir posteriormente al supremo

Ayuntamiento y empresa recurren la sentencia del TSJCV que obliga a demoler parte del Atrium de La Vila

7/03/2018 - 

LA VILA JOIOSA. La mercantil Hotel Luna SA, dueña del antiguo Atrium Beach, así como el Ayuntamiento de La Vila Joiosa han recurrido la sentencia del TSJCV que obliga a demoler la parte no legalizable del hotel, ubicado en primera línea de playa. De esta manera, el concejal de Urbanismo, Jaime Ramis, explicó a este diario que han dado el paso previo al recurso de casación ante el Tribunal Supremo, acudiendo primero al TSJCV con fecha 2 de marzo, ya que es el que emitió sentencia, para que después se admita en el Supremo.

Ramis indicó que lo que hará el Ayuntamiento es defender que las licencias se dieron de manera legal. Cabe recordar que declararon nulas las licencias concedidas en 2006 y 2007, motivo por el cual dicta la demolición de esa parte no legalizable de acuerdo al planeamiento actual.

En enero de este año se daba a conocer dicha sentencia, momento en el que la promotora anunció que acudiría al Tribunal para recurrir la sentencia, como al final ha hecho, tal y como pudo confirmar este diario. La empresa siempre ha defendido la legalidad de dichas obras, recordando que en primera instancia se les dio la razón y otro fallo en el que avalaban la legalidad de las licencias.

La sentencia recurrida entendía que las licencias se otorgaron en base a un segundo Plan de Reforma Interior y Mejora (PRIM) aprobado por el Ayuntamiento que, a juicio del magistrado ponente, "es una mera modificación" del primer PRIM redactado por el Consistorio para legalizar el exceso de obra, y que a su vez también fue declarado nulo por el Supremo en 2012.

Por otra parte, el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Alicante dio la razón al Consistorio ante la querella interpuesta por el exconcejal Pedro Lloret, en la que denunciaba que las licencias urbanísticas al complejo hotelero debían declararse caducadas. El juez señala que para decretar la caducidad de una licencia debe existir "voluntad expresa" del promotor de abandonar o desistir del derecho a edificar, pero en este caso la empresa "evidenció inequívoca voluntad de no abandonar la obra ni el proyecto de construcción".

Todo ello en medio de unas negociaciones que está llevando a cabo la empresa en busca de inversor para su próxima apertura, tal y como publicó este diario en su momento.

Noticias relacionadas

next