X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Alicante hace de nuevo el ridículo por culpa del lamentable estado del Centro de Tecnificación

La desconexión de un grupo electrógeno suplementario provoca un apagón que obliga a suspender varios minutos el partido HLA Alicante-Real Canoe, al que asistían más de 4.400 espectadores y estaba siendo televisado a través de Internet

6/06/2018 - 

ALICANTE. La noche del martes la ciudad de Alicante volvió a hacer el ridículo por culpa del deplorable estado de sus instalaciones deportivas.

Esta vez fue una de titularidad autonómica, el Centro de Tecnificación-Pabellón Pedro Ferrándiz, en el que a falta de dos minutos para la finalización del quinto y decisivo encuentro de la eliminatoria final por el ascenso a la Liga LEB Oro, que enfrentaba al HLA Alicante con el Real Canoe y estaba siendo televisado por Internet a través del canal de la Federación Española de Baloncesto, se produjo un apagón al fallar el grupo electrógeno aislado de arranque manual que se había instalado semanas atrás precisamente para evitar cortes en el suministro derivados del mal estado de los cuadros eléctricos.

Esta vez no fueron las goteras, una plaga de pulgas, las humedades varias que afectan a múltiples estancias y al propio parqué, los cristales rotos o las puertas de emergencia averiadas que, entre otras deficiencias, presenta esta instalación inaugurada en 1993 y en la que la inversión por parte de la Generalitat brilla por su ausencia, con la anuencia del Ayuntamiento de Alicante, cuyos diferentes gobiernos tampoco han hecho mucho por forzar a aquella a cambiar su política. El normal desarrollo del evento deportivo que acogía el Centro de Tecnificación, en cuyas gradas había más de 4.400 espectadores, se vio perturbado por espacio de varios minutos por un apagón que se cree que causó un gamberro al desconectar el citado generador portátil al que, obviamente, no se hubiese tenido que recurrir de encontrarse la instalación en condiciones. Bochornoso.

Noticias relacionadas

next