X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la campaña de primarias comenzó este jueves

Ximo Puig replica con un código ético ante las acusaciones de presiones con los avales

7/07/2017 - 

VALÈNCIA. El president de la Generalitat y candidato a la secretaria general, Ximo Puig, no quiere volver a perder. Y por ello, ha puesto como valor frente al otro candidato, su posición de jefe del Consell y de hombre con talante para conjugar los diferentes intereses del Gobierno valenciano y del pacto del Botànic que lo sustenta. Una muestra de ello, ha sido su capacidad para aglutinar en favor de su candidatura a la mayoría de corrientes del PSPV.

Sin embargo, Puig se ha encontrado con un oponente, Rafa García, que busca recoger el supuesto descontento de la militancia con la dirección. Para lograrlo, nada más empezar la carrera hacia la secretaría general, acusó -aunque sin citar al acusado- a Blanquerías -es decir, al círculo directivo del president- de "presionar" para lograr ganar la batalla mental de los avales. Ahora bien, Puig ha contratacado con un código ético para evitar "la publicidad negativa en los procesos de primarias".

En un acto en Sant Joan d'Alacant celebrado este jueves, Puig intentó profundizar en su perfil más conciliador y dialogante. Para ello, resaltó el factor "positivo" de las elecciones internas, buscando evocar que fue uno de los primeros dirigentes regionales en posicionarse a favor de las primarias abiertas. "Los procesos de primarias no tienen que ser jamás como una batalla interna de insultos que solo le da argumentos a la derecha", proclamó como crítica a las acusaciones de García.

El líder del PSPV y aspirante a la reelección, Ximo Puig, y el alcalde de Burjassot y también precandidato, Rafa García

Así, la propuesta del Código de Buenas Prácticas pretende regular unas normas mínimas de convivencia y respeto entre militantes. "La intención es evitar la publicidad negativa en los procesos internos porque eso daña al conjunto del partido y de la democracia", insistió. "De mí, jamás se oirá una mala palabra contra ningún compañero", afeó.

De esta manera, contestó a García que su proyecto pretende crear un partido "renovado, participativo y dinámico", como también apuesta el alcalde de Burjassot. Quiere un PSPV "fuerte, participativo, y unido que dé soluciones a los problemas de los ciudadanos. Un partido que se deje de mirarse en el obligo y que afronte los nuevos retos".

Para contrarrestar la propuesta de García de crear un órgano en defensa de la militancia, Puig apuestó por crear la secretaría de la militancia. Y para igualar la promesa del alcalde de Burjassot de convertir, de nuevo, las agrupaciones socialistas en las casas del pueblo, el president defiendía un plan para dinamizarlas. Asimismo, propuso la creación del diputado por circunscripción o la creación de la oficina del Portavoz.

Candidatura Esquerra en Marxa. Foto: KIKE TABERNER

Ahora bien, con el objetivo de mejorar la cantera socialista y solucionar el cráter electoral de los socialistas en las grandes ciudades, se quiere crear una Escuela de Política Municipal. La intención es potenciar el talento y la experiencia.

El president, no obstante, no se calló ante las críticas de García al Botànic, quien lo calificó de "prácticamente amortizado". "El PSOE nació para mejorar la vida de las personas y no para luchas internas", señaló, para responder a su rival interno: "Ahora, desde la Generalitat Valenciana, lo estamos consiguiendo. Estamos aplicando políticas de izquierdas, transformando la sociedad con la mirada puesta en los ciudadanos". La batalla ha empezado oficialmente. Y Puig ya ha desvelado sus cartas para derrotar a García: ensalzar la acción del Consell y su talante conciliador.

Noticias relacionadas

next