X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de octubre y se habla de uepal hawkers neon coco MONTGÓ ARQUEOLOGIA DR SCHUBART la vila joiosa

centre del carme

Una muestra sobre algoritmos invita a repensar su papel en la vida diaria

14/04/2018 - 

VALÈNCIA (VP/EFE). El Centre del Carme de València acoge hasta el 24 de junio Los algoritmos suaves, una exposición que combina videoarte y esculturas para invitar a reflexionar sobre la influencia de los códigos de la inteligencia artificial en la vida cotidiana humana.

El inicio de esta muestra coincide con la polémica en torno al uso comercial o político de datos personales en redes sociales de gran influencia, como Facebook, cuyos algoritmos "limitan la percepción de la realidad y el mundo" y suponen una "metacensura", ya que se establecen a partir de los gustos de los internautas.

Así lo ha asegurado el director del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, en la presentación de la muestra ante los medios, en la que ha subrayado que los algoritmos implican "una forma suave de intervenir en nuestras decisiones" y "están trascendiendo mundialmente", dado que los gestionan "empresas con intereses económicos y geopolíticos".

El comisario de Los algoritmos suaves, Rafael Barber, ha destacado que el auge de estos códigos coincide con un "momento de crisis", en el que "se impulsa el fascismo y se acentúa el cambio climático", entre otros problemas.

La exhibición cuenta con obras de artistas procedentes de todo el mundo como Analivia Cordeiro (Sao Paulo), Helen Knowles (Manchester), Lawrence Lek (Fráncfort), Moisés Mañas (Elda, Alicante), Beatriz Olabarrieta (Bilbao) y Kit Craig (Oxfordshire).

El comisario ha descrito Latentes (2018), la pieza de Moisés Mañas, como un algoritmo que detecta el polvo que los cuerpos producen en la sala y responde "generando unos números", de manera que "se construye una nueva idea de nosotros".

Este artista ha manifestado que el objetivo de la obra es "trabajar sobre el concepto de latencia" y descubrir la relación de cuestiones implícitas en el espacio, pero que no son percibidas.

También se incluye la pieza M3X3, de Analivia Cordeiro, que se trata de la primera obra de videoarte brasileña, producida en 1973, así como Omphaloskepsis, de Kit Craig, y Geomancer, de Lawrence Lek.

En Los algoritmos suaves se plantea el hecho de que "una inteligencia artificial no puede hacer arte", pero no busca "posicionarse a favor o en contra de los algoritmos, sino representar qué podemos hacer dentro de ese discurso", según Barber. 

Noticias relacionadas

next