X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Quique HErnández sería su sustituto

Ramírez quiere dejar la presidencia

12/01/2018 - 

ALICANTE. Apenas 20 días después de que los accionistas le dieran el visto bueno como nuevo presidente, Juan Carlos Ramírez abandonará el cargo para ser sustituido por el extécnico blanquiazul Quique Hernández.

Al menos esa es la voluntad del empresario y de Enrique Ortiz, según adelanta este viernes nuestro compañero Lucas Verdú en las páginas del Diario Información que apunta también que la negociación con el entrenador valenciano está cerca de culminar, algo que supondría el segundo cambio en la presidencia del Hércules en ocho meses y el regreso a la primera línea de un Hernández al que no solo es habitual ver en el palco del Rico Pérez, también por las oficinas del club en las últimas semanas y coincidiendo con la presencia de Ortiz en ellas.

Ramírez accedió al cargo el pasado mes de mayo, pero ni siquiera ha llegado a figurar en el Registro Mercantil como presidente (tampoco el resto de consejeros que se incorporaron al consejo junto a él); ahora bien, este cambio no supone que el vasco ponga fin a su etapa en el Hércules que para eso, junto al yerno de Ortiz, Javier Portillo, adquirió hace menos de un mes el derecho de crédito que mantenía el Instituto Valenciano de Finanzas contra la Fundación del club blanquiazul.

Eso sí, la situación del Hércules no parece precisamente propicia para ponerse a pensar en la construcción de una ciudad deportiva para el fútbol base, salvo que se trate del ya conocido proyecto de Ortiz en el que el club tendría el rol de usuario (preferente, se supone).

Zassh Tecnológica es dueña de la deuda de la Fundación pero no ha hecho suyas las acciones del Hércules titularidad de esta y embargadas en virtud del impago del citado derecho de crédito. Tampoco se ha convocado la ampliación de capital, en el marco de una operación acordeón, por la que Ramírez ha defendido siempre que se resolverán los problemas de tesorería del club y mucho menos se ha retomado la negociación con la Agencia Tributaria para regularizar el pago de los 4,3 millones de euros que se le adeudan. Algo que probablemente responda a que el pasado 22 de diciembre el club conoció que está próximo a finalizar el procedimiento de medidas cautelares iniciado ante el Tribunal General de la Unión Europea y por el que el Hércules trata de esquivar por ahora el pago de los 6,9 millones de euros que le reclama la Comisión Europea, no siendo buenas las sensaciones que llegan respecto al desenlace del mismo.

Por cierto, se da la circunstancia de que en la citada Junta General de Accionistas del Hércules y a preguntas de uno de ellos, Ramírez descartó la posibilidad de abandonar la presidencia aunque empeorase su situación procesal en relación con el procedimiento que se sigue en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Villarreal, a cuenta del despido de Wakaso Mubarak por parte del Elche en un momento en el que el empresario era consejero delegado del club. La sociedad titular del 42% de los derechos económicos del jugador se querelló, entre otros, contra Ramírez al entender que se trataba de encubrir un traspaso del mediocentro ghanés al Villarreal. La instrucción de esta causa está tocando a su fin, si bien resta saber si las acusaciones solicitarán la apertura de juicio oral o el sobreseimiento. El todavía presidente del Hércules cree que ocurrirá lo segundo.

Noticias relacionadas

next