X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

"si se sientan con la voluntad de echarse los trastos a la cabeza, va a ser muy difícil"

Rajoy se escuda en la división entre comunidades para retrasar otro año la reforma de la financiación

7/08/2017 - 

VALÈNCIA/PALMA DE MALLORCA (X. M./EP). Un año. Este es el nuevo plazo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se marcó este lunes para la reforma del sistema de financiación autonómica, pendiente desde 2014 y que él mismo se comprometió a culminar y aplicar con efecto retroactivo desde el 1 de enero de este mismo año.

Tras mantener el despacho de verano con el rey Felipe, Rajoy destacó que la aprobación del nuevo modelo debería hacerse por "unanimidad" de todas las partes y pidió "sentido común" a los representantes de las diferentes comunidades autónomas en la negociación política que se abrirá próximamente para trasladar a acuerdos concretos las propuestas realizadas por los expertos en su informe sobre la reforma del modelo.

De esta manera, el presidente del Gobierno se marca distancias con la negociación, que se desarrollará en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en el que están representadas todas las comunidades autónomas pero también el Gobierno, y traslada a las regiones toda la responsabilidad para ponerse de acuerdo. 

"Siempre que hay una negociación, el 80% es la voluntad de llegar a un acuerdo, si se sientan con la voluntad de echarse los trastos a la cabeza, va a ser muy difícil", destacó Rajoy, para quien el Gobierno central ejercerá el rol secundario, de facilitador para "estimular" y que se pueda cerrar un acuerdo. "Lo que no podemos hacer es un modelo de financiación autonómico con cuatro votos contra cinco; hay que trabajar para que haya unanimidad y el Gobierno va a intentar que haya entendimiento", remarcó el presidente del Ejecutivo, que reiteró que todo dependerá de la voluntad de pacto de las distintas partes.

Las palabras de Rajoy ahondan en la división evidenciada por los expertos de las respectivas comunidades sobre las condiciones en las que ha de negociarse la nueva financiación. Uno de los temas más controvertidos en los que los expertos no han logrado el consenso ha sido en la conveniencia de incluir en la negociación una quita parcial de la deuda de algunas comunidades, tal y como reclamaba el experto valenciano.

De hecho, según publicó este periódico, los representantes de regiones como la Comunidad de Madrid o Canarias reflejaron en sus respectivos votos particulares su frontal oposición a la propuesta de la quita de la deuda autonómica. Incluso el experto designado por el Gobierno, Ángel de la Fuente, se despachó con dureza contra los representantes autonómicos al calificarlos de "expertos con bandera".

Además, el nuevo plazo de un año lanzado este lunes por Rajoy echa por tierra las esperanzas de la Comunitat de contar con el nuevo modelo este mismo año. El jefe del Consell, Ximo Puig, ha recordado en en varias ocasiones que el presidente del Gobierno central debía cumplir su promesa de aplicar la reforma este mismo año. También el conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha reiterado la necesidad de respetar ese compromiso.

Así, ha destacado que la reforma dependerá de la voluntad de pacto de las distintas partes. 

"Los expertos han cumplido, ahora toca a los políticos", ha subrayado Rajoy, recordando la creación del grupo de trabajo en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que se encargará de analizar y proponer medidas en esta línea. 

La vigencia del actual sistema de financiación expiró en 2013, y desde entonces se espera una nueva legislación pactada que desarrolle la financiación de las comunidades autónomas.

Noticias relacionadas

next