X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

en su nuevo plan de inversiones

Quabit Inmobiliaria rastrea la Comunitat Valenciana en busca de suelo para comprar

9/04/2017 - 

VALÈNCIA. La inmobiliaria Quabit acaba de dar el pistoletazo de salida a su nuevo plan de inversiones dentro de su plan estratégico de negocio 2017-2021. Y lo ha hecho con la adquisición de dos suelos finalistas en Guadalajara, patria del fundador y presidente Félix Abánades. Un plan de crecimiento que incluye inversiones en suelos, cuyo objetivo no es otro que entregar más de 4.000 viviendas con una facturación prevista de casi 1.100 millones de euros.

La Comunitat Valenciana es uno de los focos de atención para la inmobiliaria madrileña y de hecho sigue rastreándola en busca de suelo principalmente residencial, según ha podido saber este diario. Un territorio que no es desconocido para Abánades, dado que cuenta con terrenos en Alboraya -heredados de la Astroc de Enrique Bañuelos- y que "en tres años podríamos construir 500 viviendas" en dicho proyecto urbanístico. Así lo manifestaba hace dos meses el propio Abánades a este diario con motivo de su visita a València para presentar el 'road show' de su última ampliación de capital.

"No descartamos construir un hotel pero en el mejor de los casos no veo que esté acabado este proyecto donde tiene poco sentido que siga allí Alcampo porque es un centro obsoleto", añadía. Todo ello mientras se mostraba muy contento tras ganar el proceso judicial iniciado en julio de 2015 por el que reclamaba a Egusa, la sociedad pública de suelo del Ayuntamiento de Alboraia, la devolución de los 23,4 millones de euros que adelantó al municipio para el desarrollo del Sector 'UE-2 Port Saplaya'.


Precisamente del pasado de Astroc procedía también los 1,9 millones de 'quabits' -como se conoce al valor en la jerga bursátil-, que la semana pasada Abánades le compró a Juan José Galiano de Martibalsa. Un paquete que estaba pignorado en garantía de un préstamo calificado como crédito privilegiado de Grupo Rayet, que corresponde a deuda de CV Capital –hoy Vallcab Capital y en origen empresa íntegramente propiedad de Enrique Bañuelos– asumida por Grupo Rayet dentro de los acuerdos de toma de posición mayoritaria en Astroc en 2007.

Pero Quabit Inmobiliaria, que hace tres semanas lanzó en Guadalajara una nueva promoción de viviendas, sigue mirando donde echar la caña ante las oportunidades que vayan surgiendo. Por lo pronto dinero tiene, puesto que se garantizó financiación tras la reciente ampliación de capital por valor de 38 millones de euros, que se cerró anticipadamente con sobredemanda.

Además, conviene recordar que a finales del pasado año se alió con el fondo americano Avenue Capital firmando una línea de financiación de hasta 60 millones de euros. "Este acuerdo estratégico con Avenue es una simbiosis perfecta para generar valor y nos da la capacidad para volver a crecer y convertirnos de nuevo en una de las principales referencias en la consolidación del negocio inmobiliario en España”, apuntaban entonces desde la cotizada madrileña.

Noticias relacionadas

next