X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis vp - primarias socialistas

Primer asalto: el PSOE frente a una cita histórica y Puig... frente a un problema 

20/05/2017 - 

VALÈNCIA. Este domingo tendrán lugar las primarias del PSOE que definirán el próximo secretario general del partido. Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López son los aspirantes al cargo, si bien son los dos primeros los que llegan a la cita con mayores posibilidades tras una recogida de avales en la que superaron ampliamente al exlehendakari pero donde también se evidenció la igualdad entre la andaluza y el madrileño, con unas 6.000 firmas a favor de la primera. 

El riesgo de fractura está presente. Parece complicado que ambas corrientes dominantes se queden conformes con un resultado que amenaza con estar igualado y en el que la enemistad entre Díaz y Sánchez se ha puesto de manifiesto en numerosas ocasiones. Así, y entre advertencias de López de la posibilidad de desaparición del PSOE, la formación del puño y la rosa se enfrenta a un proceso a cara de perro del que la Secretaría General solo será el primer asalto. Después, se pasará a la elección de delegados para el congreso -otra intensa batalla interna- y, posteriormente, ya en el cónclave, se producirán a buen seguro disputas por la confección de los documentos políticos y estatutarios. Todo ello con el nombramiento de la nueva ejecutiva por parte del nuevo líder, que probablemente también traerá cola.

Pero ni siquiera entonces podrán descansar los socialistas y, en especial, el presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig. Tras la cita federal llegará la nacional -autonómica- en la que el dirigente valenciano deberá exponerse a la reelección tras el agitado proceso estatal. La apoyo público de Puig a Díaz y su nula sintonía con Sánchez le han dejado en una posición complicada: en la recogida de avales en la Comunitat Valenciana, el esfuerzo de su equipo orgánico no fue insuficiente para acumular más firmas que el madrileño.

Ximo Puig y Susana Díaz se abrazan durante el mitin de València. Foto: EVA MÁÑEZ

Así, el grupo de Sánchez, comandado en el PSPV por dirigentes como José Luis Ábalos, Andrés Perelló o Mercedes Caballero, recogieron unos 8.100 avales, frente a los en torno a 5.300 que logró el equipo de Puig para Díaz. Patxi López se quedaba descolgado en esta batalla con un millar de firmas. Una desventaja para el aparato del líder que ha generado una notable preocupación en el seno de Blanquerías y en el propio Palau de la Generalitat: desde este sector se espera enjugar las diferencias este domingo y, si no llegar a darle la vuelta a las previsiones, al menos perder por la mínima, lo que podría reducir considerablemente los daños a su equipo. Por el contrario, desde el 'sanchismo' se da por hecha la victoria holgada en la Comunitat Valenciana.

Una victoria que, de producirse, dejaría tocado al presidente de la Generalitat de cara a su propio proceso y evidenciaría una falta de control preocupante en el PSPV por parte de Puig. Bien es cierto que el proceso autonómico posterior será bien diferente: aunque los 'sanchistas' tuvieran la mayoría, descabalgar al presidente de la Generalitat de la Secretaría General es sin duda una 'caza mayor' muy distinta a las diferentes preferencias en unas primarias estatales. Ahora bien, si la diferencia es muy amplia, nada puede descartarse.

 
Ahora bien, al igual que ocurre en el ámbito federal, el domingo no terminará todo para el PSPV. La siguiente semana, concretamente el 24, se elegirán los representantes para los congresillos que tendrán lugar tres días después, minicónclaves donde se designan a los delegados para el congreso federal. Una primera ocasión para ver si existe diálogo tras el choque del domingo y se unifica una candidatura o se prosigue el enfrentamiento. 

En cualquier caso, de los posibles escenarios que se plantean ninguno parece que vaya a ser un camino de rosas para Ximo Puig. Si Sánchez gana en España y en la Comunitat, su posición orgánica habrá quedado muy dañada y, probablemente, se caminaría a un congreso del PSPV en el que el presidente ya no tendría fuerza para controlar la dirección e incluso podría ponerse en entredicho su liderazgo. Si Díaz gana en España pero Sánchez en la Comunitat, la situación, aunque de debilidad, no será tan mala para Puig, si bien deberá dedicar un esfuerzo extra a reconducir su falta de control en el partido. La situación más conveniente para el jefe del Consell sería una victoria de la andaluza en ambos escenarios, si bien parece complicado por el resultado de la recogida de avales y, casi imposible se antoja que Sánchez venciera en España y Susana en la Comunitat. También parece improbable una victoria de Patxi López, que sería considerada un mal menor para los seguidores de Puig.

Patxi López, en una entrevista a ValenciaPlaza.com Foto: EVA MÁÑEZ

Noticias relacionadas

next