X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

Preocupación sin fundamentos

La palabra inflación se va a utilizar más de lo normal en los próximos meses a ambos lados del Atlántico, a juicio del analista de XTB, que recomienda a los inversores tranquilidad porque queda subida en bolsa

27/02/2017 - 

MADRID. Los mercados a nivel global siguen gozando de una excelente salud con prácticamente todos los índices en zonas de máximos. Sin embargo, pero cada vez son más las voces que se alzan planteando previsibles recortes dentro de los mercados; y no solo eso sino que el inversor no descarta un escenario de posibles caídas estrepitosas.

El gran miedo de los inversores se centraliza de nuevo en los bancos centrales, despertándose un miedo que ya tuvimos hace dos años con la eliminación de las políticas monetarias expansivas dentro de la economía estadounidense. En este caso, con el foco puesto en la FED, la incertidumbre se despierta en la posible celeridad que podría tomar para anticiparse a los efectos que podrían tener los planes que plantea Trump en la política de gasto público y reformas fiscales, que podrían disparar la inflación por encima del objetivo del 2%. 

Por tanto nos encontraríamos en un escenario que es negativo por exceso de inflación que, como ya sabemos, podría desencadenar en un marco económico muy poco propicio para la principal economía a nivel global. Este tipo de situaciones son bien llevadas por parte de la FED, bastante acostumbrada a que se especule sobre sus diferentes actuaciones a lo largo del año.

Tranquilidad

Por el lado del BCE debemos tener en cuenta que la incertidumbre se despierta siempre ante la posibilidad de limitar el calendario establecido a la hora de seguir implementando políticas monetarias dentro del plan previsto. El nivel de inflación está muy próximo al 2%, lo que hace pensar que los esfuerzos realizados por el Ente económico europeo podrían llegar a su fin.

El inversor debería estar tranquilo, ya que la FED sigue teniendo en mente la salud económica estadounidense a la hora de tomar decisiones que influencien dentro de la misma; y, por parte del BCE, su máximo responsable no se cansa de repetir que el calendario es claro y se va a cumplir el  plan establecido.

No es de extrañar que en los próximos meses la palabra inflación se utilice más de lo normal, pero en este caso no con el objetivo de llegar al nivel deseado, sino con la mentalidad y la actuación de no superar los mismos.

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

next