X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de octubre y se habla de uepal hawkers neon coco MONTGÓ ARQUEOLOGIA DR SCHUBART la vila joiosa

Pese al insulto, Provencio no será sancionado con más de un partido de suspensión

30/01/2018 - 

ALICANTE. Dani Provencio se perderá por sanción el partido del próximo domingo ante la Peña Deportiva, después de ser expulsado en Peralada.

El árbitro grancanario Alemán Pérez amonestó al mediocentro madrileño con sendas tarjetas amarillas, la primera en el minuto 28 por "acceder al terreno de juego sin mi autorización tras un cambio en su indumentaria" y la segunda en el 68 "dirigirse a un contrario reiteradamente" llamándole "payaso".

Respecto a la primera infracción, resulta completamente correcto el castigo de una amarilla en aplicación de la Regla 4 de la International Football Association Board que establece que "el jugador que abandone el terreno de juego para corregir o cambiar su equipamiento deberá: someter el equipamiento al control de un miembro del equipo arbitral antes de poder volver a entrar; volver a entrar únicamente con el permiso del árbitro (el cual puede concederse durante el juego)" y para el caso de que entre sin permiso "deberá ser amonestado".

Por lo que se refiere a la segunda infracción, la realidad es que el árbitro podría haber expulsado directamente a Provencio en aplicación del artículo 116 del Código Disciplinario que castiga los "insultos, amenazas y provocaciones", o del 119 que se refiere a los "términos, expresiones y gestos ofensivos". Ambas infracciones se catalogan como leves y se castigan con de uno a tres partidos de suspensión, por lo que el Juez de Competición entraría, en su caso, a valorar la posible sanción entre los márgenes mencionados, si bien el propio Código Disciplinario, concretamente en su artículo 114, le obligaría a optar por una pena mínima de dos pues establece "en aquellos casos en que la expulsión del terreno de juego se deba a situaciones en que el futbolista no hubiera tenido posibilidad de disputar el balón, la suspensión será de al menos, dos partidos".

Ahora bien, como Alemán Pérez decidió sancionar el insulto de Provencio a un rival con una tarjeta amarilla, sólo cabe aplicar el artículo 113 del Código Disciplinario, relativo a la doble amonestación con ocasión de un partido y que establece como única pena posible un único partido de suspensión.

Lo que no sabemos es lo anterior compensará a un Josico que no escondía su cabreo con el jugador este domingo. En la rueda de prensa posterior al partido, el técnico de Hellín calificó como "ingenuidad" e "inadmisible" lo ocurrido.

Noticias relacionadas

next