X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

30 aniversario

Pepe Gimeno remoza la icónica palmera de la Comunitat Valenciana

13/07/2018 - 

VALÈNCIA. “Yo siempre comparo mi trabajo con el de un sastre, que te hace a medida un traje de noche, un esmoquin o prendas de sport”. En estos términos se expresaba el diseñador Pepe Gimeno hace algo más de un año durante una entrevista a Cultur Plaza. Sin embargo, generar piezas que perduren en el tiempo no asegura que no necesiten ajustes de cuando en cuando. Así pasa con una de las marcas más icónicas del valenciano, la palmera tricolor con la que la Comunitat se ha promocionado en el ámbito turístico desde la década de los ochenta. El estudio Gimeno Gráfic ha presentado la nueva versión de la marca que varía su tipografía, las tonalidades de los colores e incluye la nueva denominación del organismo –‘Turisme Comunitat Valenciana’-, tal y como indica la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad.

Esta supone la cuarta versión de la palmera, un rediseño que fue presentado este jueves en el Hemisferic, coincidiendo con el treinta aniversario del mismo. Una palmera más “moderna y visible” que mantiene el objetivo con el que se creó: “recoger la luminosidad de nuestra tierra y expresar la alegría y las ganas de vivir de nuestra gente”. Así lo explica el propio Pepe Gimeno, quien en 1987 creó de la mano del Institut Turístic Valencià (ITVA) una palmera que, entonces, estaba formada a partir de distintos rasgos realizados con carboncillo que se cruzaban entre sí. Se mantiene en todos los casos, aunque con tonalidades distintas, los colores de la bandera valenciana: azul, rojo y amarillo.

En esta nueva versión se ha cambiado la tipografía para mejorar la legibilidad y adaptarla a las nuevas tecnologías. De igual forma, se ha enderezado la palma, que se ha hecho más robusta para mejorar su visibilidad, mientras que se ha ajustado el color azul puesto que el anterior generaba algunos problemas de reproducción dependiendo del sistema que se utilizara de impresión. También se ha realizado una versión de la marca en horizontal para utilizarla en convivencias con otras marcas, en especial con la de Generalitat Valenciana y optimizar su legibilidad. La marca nació en los 80 de la mano del mencionado ITVA, siendo después adoptada por la Agència Valenciana de Turisme (AVT), unos primeros pasos que, precisamente, eran los últimos del mundo analógico.

Las exigencias de las nuevas tecnologías llevaron a Gimeno a tener que adaptar por primera vez la marca, eliminando el contorno irregular que poseía y transformándolo en un perfil vectorial mucho más sencillo. “Así, la Palmera pasó del trazo analógico al vector digital sin perder ni un ápice de su identidad ni de sus raíces”, explican desde el estudio. “La Palmera está donde está y es lo que es por méritos propios”, recalca Gimeno. El rediseño de la imagen ha sido presentado en un acto conmemorativo que ha contado con la presencia del Presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la vicepresidenta, Mónica Oltra; y el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, entre otros. “La palmera se constituye como un icono identitario que ha cumplido 30 años, ha sobrevivido a todos los tiempos y es un símbolo del turismo que evoca la hospitalidad, el Mediterráneo y la Comunitat como una tierra sin complejos, ni fronteras", indicó Colomer.

Pepe Gimeno es un experto es generar marcas que aprueban con nota el paso del tiempo. “El Partenón está bien estructurado y da igual que tenga las columnas jónicas u otras, porque funciona”, explicaba hace un año a este periódico, una conversación en la que ensalzaba la sencillez y el trabajo bien hecho frente a las cambiantes modas. “No me gusta el diseño en el que se ve primero la mano del diseñador”, reflexionaba. Entre otros trabajos, ha sido el encargado de generar la imagen de la EMT, Metrovalencia y de Les Corts, siendo especialmente este último uno de sus mayores retos, un proyecto en el que sintetizó un grabado del siglo XV. "Era una época en la que estábamos empezando a trabajar con el ordenador, primero dibujábamos a mano con papeles de calco, que escaneábamos para volver a limpiar y rectificar. Fue un proceso muy bonito".

Tras los pasos de la Generalitat

Esta no es la única marca icónica a la que se le ha aplicado un rediseño recientemente. También coincidiendo con su treinta aniversario, la imagen de la Generalitat Valenciana vivió un restyling de la mano de los diseñadores Dani Nebot y Nacho Lavernia, que junto a Paco Bascuñán impulsaron la imagen sobre la que se basa. En este caso se optó por sintetizar el conocido escudo, simplificando los elementos que lo componen y optando por formas más redondeadas. En resumidas cuentas: menos detalle para mejorar su aplicación en los soportes de hoy en día. También como en el caso de la marca turística de Gimeno, en este proyecto se optó por cambiar la tipografía. En este caso, sin embargo, se trata del primer rediseño que vive la marca, treinta años después de que fuera creada en el seno del mítico colectivo de diseñadores La Nave.

Para saber más

...

Noticias relacionadas

next