X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el gobierno estudia desviar los convoyes de ancho ibérico a partir de 2019

Pasajeros por el litoral, mercancías por Zaragoza: el peculiar Corredor Mediterráneo que plantea Adif

21/04/2018 - 

VALÈNCIA. Ha pasado cerca de un año desde que el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, anunciara en València la conversión al ancho internacional del tramo ferroviario del Corredor Mediterráneo entre Castellón y la localidad catalana de Vandellós, una apuesta con indiscutibles ventajas para el transporte ferroviario de pasajeros que, por contra, encierra a medio plazo un importante contratiempo para el de mercancías.

El problema consiste en que el grueso de los actuales convoyes de mercancías españoles solo pueden transitar por las vías de ancho ibérico heredadas del siglo XIX -más amplias que el ancho estándar de Europa-, de modo que, tal y como subrayó este diario, les será imposible discurrir por el mencionado trayecto cuando concluyan las obras (anunciadas entonces para el año 2019).

La opción descartada de mantener el ancho ibérico en el tramo Castellón-Vandellós incorporando un tercer hilo para el ancho internacional sí les permitía seguir utilizando el trazado, pero finalmente se utilizarán las traviesas polivalentes ya existentes, que solo permiten la instalación de uno de los dos anchos: el ibérico o el internacional -que es el escogido-.

Ante tal problema, la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ya ha iniciado conversaciones con los operadores ferroviarios con el objetivo de solucionarlo, y entre ellas, según ha podido saber Valencia Plaza, Adif sigue poniendo sobre la mesa la opción rocambolesca de que los convoyes de ancho ibérico se desvíen por Zaragoza para hacer el tramo entre Sagunto y Tarragona . Es decir: en caso de aplicarse esta fórmula, para los trenes de ancho ibérico el desarrollo del Corredor Mediterráneo supondría un retroceso, pues se verían obligados a recorrer 168 kilómetros más que en la actualidad.

Según detallan las mismas fuentes, en caso de que esta fuera la única opción para los convoyes de mercancías de ancho ibérico, el Gobierno articularía ayudas con el objetivo de compensar tal perjuicio, subvenciones para las que Adif debería hallar una fórmula acorde con la normativa europea que evite una posible sanción por ayudas de estado. Además deberían cumplirse las inversiones anunciadas para la modernización del tramo Sagunto-Teruel-Zaragoza, una inversión que el Estado sí está implementando a buen ritmo por el momento.

El hecho de que Adif contemple la posibilidad de desviar trenes de mercancías por Zaragoza contrasta con las declaraciones realizadas desde Fomento tras anunciar el ancho internacional entre Vandellós y Castellón. "Se programará y coordinará tanto la provisión del material rodante necesario para el transporte de mercancías en ancho internacional -como no puede ser de otra manera en un corredor transeuropeo- así como las actuaciones necesarias con las empresas demandantes de este servicio para garantizar el acceso a sus instalaciones y terminales", afirmaron entonces fuentes del ministerio preguntadas al respecto por Valencia Plaza.

Reunión de AVE con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna
Por suerte para los operadores no se trata todavía de una decisión tomada, y entre las opciones que estudia Adif también se encuentra la opción de que, en efecto, el Estado proporcione a las empresas material rodante con el que discurrir entre Vandellós y Castellón.

Los inconvenientes en este caso son dos: acertar con la solución técnica y costear el siempre elevado coste del material rodante. En este sentido, según detallan las mismas fuentes, Adif ha trasmitido a las empresas la posibilidad de proporcionar ejes OGI para vagones de mercancías, una tecnología utilizada en los convoyes de pasajeros para adaptarse a cualquiera de los dos tipos de ancho de vía con la utilización de intercambiadores.

Según las explicaciones de Adif a los operadores, este sistema también estaría siendo probada para transportes pesados. Está por ver si finalmente se convierte en una opción real y alcanzable en términos económicos, si bien cabe subrayar en el capítulo económico que el ahorro por no instalar el tercer hilo y apostar directamente por el ancho internacional entre Vandellós y Tarragona está cifrado en más de 1.000 millones de euros.

Incertidumbre empresarial

Preguntada al respecto por este periódico, la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) subrayó tras el anuncio de Fomento la importancia de que el ministerio vaya a montar directamente la doble vía de ancho internacional entre Castellón y Vandellós. "Habrá que dar solución a los operadores que solo tengan ancho ibérico, pero es una buena noticia. Todo lo que suponga la construcción de ancho internacional entre Francia y Algeciras es una buena noticia, aunque de momento se trata solo de un anuncio que esperamos que se materialice", indicaban.


Por su parte, el secretario general adjunto de Ferrmed y miembro junta gobierno del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Valencia, Federico García Calvo, si bien coincidía en que la última apuesta de Fomento es "más barata y eficiente" por tratarse de una actuación definitiva de cara al escenario futuro al que se aspira -con ancho europeo en todo el litoral hasta Francia-, destacaba en la misma línea que "se plantea un problema de explotación en el que las dudas son enormes".


Noticias relacionadas

next