X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

íñigo de palacio, relaciones institucionales de indra 

"Para que una ciudad sea un polo de innovación debe tener liderazgo político"

14/03/2018 - 

ALICANTE. Íñigo de Palacio (1958) ha desarrollado toda su vida en la diplomacia española, pero desde hace un tiempo es el responsable de Relaciones Institucionales del gigante tecnológico Indra, una empresa del Ibex35, que factura más de 3.000 millones de euros y que tiene 40.000 empleados repartidos por casi todos los países del mundo. Este martes ha recalado en Casa Mediterráneo donde ha explicado las grandes claves de la multinacional y cuáles son actualmente sus grandes líneas de negocio: tecnologías de la información, que ya representan el 61% de la facturación, y la ciberseguridad, que representa el 21% de las cuentas anuales.  

De Palacio ha hablado de las posibilidades que podría tener la ciudad de Alicante como polo de innovación empresarial. "Una ciudad necesita liderazgo político para ello", ha dicho, aunque ha admitido que Alicante tiene ya bastante ganado con su clima y sus buenas comunicaciones. No obstante, ha citado el caso el modelo de Málaga Valley, el parque tecnológico de la ciudad andaluza en la que ya hay más de 600 empresas instaladas, muchas de ellas, grandes multinacionales. "Mucho tiene que ver el entorno físico y las buenas conexiones, pero yo diría que lo hace falta es un fuerte liderazgo político, Málaga lo tiene. El alcalde, Francisco de la Torre, que tiene una capacidad de liderazgo extraordinaria, ha sabido generar esa relación con las empresas, con algunas capacidades de ofertas innovadoras en la vida de la ciudad y el trabajo de empresas con universidades", ha explicado De Palacio. Además -ha añadido- "es capaz de coordinarse con las autoridades autonómicas. Esas iniciativas siempre son bienvenidas por la iniciativa privada". 

"No conozco bien como funciona la Alicante, pero estoy seguro que se podrían hacer  tres o cuatro cosas en materia de ciudad inteligente, que son muy baratas de implementar. Habría cosas muy sencillas de hacer para situar a Alicante como ciudad inteligente", ha expuesto.

Así, ha detallado que Indra provee a los alcaldes con un especie cuadro de mando, donde "le damos una cantidad de información brutal". "A los alcaldes se les hace la boca agua porque saben perfectamente cómo están los servicios, donde están las incidencias, cómo se pueden mejorar, en tiempo real, qué piensan los ciudadanos  para que el gestor se autoresponsabilice y no sea sólo votarle cada cuatro años, y se olvide de responder a los ciudadanos", ha comentado. 

Pero al margen de las posibilidades de las ciudades y los polos de innovación o las smart cities, De Palacio ha dado detalles del funcionamiento de la empresa, tanto a nivel nacional como internacional. Ha repasado las últimas adquisiciones que ha hecho Indra de empresas tecnológicas, Tecnocom o Paradigma Digital, o una empresa de simulación de entrenamiento de vuelo para formar pilotos. 

En el exterior, Indra opera en 141 países; sólo en América Latina tiene 12.500 profesionales, con 12 oficinas en Brasil, y en menor cantidad, en Mexico, Colombia, Argentina o Chile. Según De Palacio, Indra ha tenido tres fases de expansión internacional. Desde 1993 al 2000, Indra funcionaba en el exterior como mercado de exportación: se presentaba a concursos, ganaba y exportaba sus soluciones tecnológicas; a partir de 2000, se produjo la internacionalización de los grandes negocios de Indra de la mano de las empresas españolas que se trasladaron a otros países. "Nos llevaron de la forma más natural como proveedores", ha matizado De Palacio, que ha citado a empresas como Telefónica, Banco Santander, Mapfre o Iberdrola o BBVA como sus clientes que les ha llevado a instalarse en el extranjero. A partir de 2007, se produjo un cambio radical en nuestro manera de plantear la internacionalización, ha explicado el directivo de Indra. "Ya nos convertimos en empresas locales, con una visión global, pero con una capacidad de generar resultados en el ámbito local", ha afirmado, lo que ha permitido que Indra tenga 55 centros de excelencia y 22 laboratorios de software repartidos por todo el mundo. 

Todo este proceso de internacionalización disparó la facturación internacional de Indra en un 157%, según los datos aportados por De Palacio. En estos momentos, "la facturación internacional de Indra supone el 54% de sus cuentas anuales, y que ello se debe a la recuperación económica en España". 

Por todo ello, De Palacio sostiene que durante todo este proceso Indra ha aprendido una serie de claves para su futuro desarrollo. En primer lugar, ha afirmado que "somos un actor con una visión global del mundo, pero debemos ser muy locales".  Y ha puesto el ejemplo de Filipinas, como la última apuesta de la compañía porque quieren competir en esa región del mundo, que además dispone de buenos ingenieros; hay unos costes laborales competitivos; hablan inglés y prestan servicios offshore en Alemania y Reino Unido. Ha citado la apuesta de Indra por las soluciones propietarias; es decir, soluciones de las que son dueñas y que mantiene y evoluciona de forma continua para adaptarlas en un tiempo mínimo a la última normativa. "El tener soluciones propietarias con el proveedor nos da una enorme soberanía con el cliente", ha destacado De Palacio. 

En cuanto a la producción, De Palacio ha relatado la compañía es consciente de que hay que estandarizar y modularizar mejor los procesos de fabricación; es decir, concentrarse en sectores de alto valor añadido. "Sabemos lo que hacemos mejor que otros, nos los recuerdan los grandes consultores internacionales. Debemos concentrarnos en mejorar los márgenes de nuestro negocio, haciendo compras selectivas de empresas que nos van a permitir seguir creciendo", ha explicado. "El margen operativo de la empresa es del 3,5%-4%; y esto se eleva al 12-15% en los temas de Defensa y Seguridad para conseguir unas medias de 6,5-7%, que son razonables. Hay que ir con sumo cuidado porque cuando uno se proyecta internacionalmente, las posibilidades de meter la pata y perder hasta la camisa son altas", ha afirmado.

Por último, De Palacio ha defendido la apuesta de la empresa por la excelencia hacia los clientes, la investigación constante (el 73% de los profesionales lo son de alto nivel); la flexibilidad, se adaptan a las necesidades del cliente; plena a disposición para que el cliente pueda crecer, y la fiabilidad. Estas son, a juicio del responsable de Indra, las señas de identidad de la compañía, sin olvidar la transparencia y el cumplimiento de ello. "Nos preocupa mucho la sostenibilidad, y nos preocupa mucho el impacto que tiene en la sociedad todo lo que hacemos", ha añadido De Palacio. "Pueden estar seguros que lo que nos preocupa es que nuestra actividad esté orientada al desarrollo sostenible; de los 10 objetivos de desarrollo sostenible, Indra trabaja en diez de esos objetivos que son universales. Nos preocupa el impacto y poderlo medir, poderlo medir con parámetros, con metodologías probadas", ha concluido De Palacio..

Noticias relacionadas

next