X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

presupuestos generales del estado

Oltra se reafirma: Compromís se opone a "pactar con un partido corrupto"

6/05/2017 - 

VALÈNCIA. La líder de Compromís, Mónica Oltra, se reafirmó este viernes tras hacerse público el pacto PP-PNV con numerosas ventajas fiscales y de inversiones para el País Vasco a cambio del voto favorable a los Presupuestos Generales del Estado (PGE): Compromís no se sienta a "pactar con un partido corrupto". Ni siquiera por tratar de obtener concesiones para la Comunitat Valenciana en unos PGE que castigan a los valencianos dejándolos a la cola en inversión per cápita.

Y es que, desde antes de que se presentara el anteproyecto de la ley de las cuentas estatales, una cuestión sobrevolaba en Compromís: si la coalición debía ejercer el papel que tradicionalmente ha ejercido el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Convergència i Unió en el Congreso de los Diputados. Es decir, si los nacionalistas debían negociar el apoyo o la abstención a los PGE de 2017 de Mariano Rajoy para sacar provecho en cuestiones como o infraestructuras para el territorio o incluso de cara a la futura negociación de la financiación autonómica.

No lo hicieron, aunque era una cuestión sobre la que en la propia coalición existía división de criterio. Mientras en el Bloc había más predisposición por emular las artes negociadoras de nacionalistas vascos y catalanes a la hora de sacar inversiones y prerrogativas al Gobierno central, en Iniciativa rechazaban adoptar esta postura. 

Cabe apuntar que de los cuatro diputados que posee la coalición en el Congreso, dos -Joan Baldoví y Marta Sorlí- pertenecen a la formación mayoritaria de Compromís, el Bloc, y los otros dos -Ignasi Candela y Enric Bataller- responden ante Iniciativa, el partido de Oltra.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. Foto: EFE

Ahora, con las concesiones que han obtenido los vascos -el Estado invertirá 1.200 millones en el soterramiento del AVE y la abstención de sus cinco diputados les ha valido para rebajar el cupo- en las negociaciones, la cuestión vuelve como un bumerán a sobrevolar en Compromís. 

También el diputado de Nueva Canarias en el Congreso, Pedro Quevedo, cuyo voto es imprescindible para sacar adelante los PGE, va a sacar tajada de la necesidad del Gobierno. Quevedo anunció ayer enmiendas que suman 450 millones de euros, la mayoría para actuaciones en el archipiélago.

Compromís no es el PNV

Ante ello, Oltra mantiene la posición de hace unos meses: una cuestión "fundamental" a la que se opone su partido es a "pactar con un partido corrupto". A su juicio, la tentativa del presidente del Gobierno y del PP de negociar el voto a favor de los PGE "es un intento de legitimar un gobierno cuestionado por la sospecha de la corrupción".

En este sentido, la coportavoz de Compromís añadía: "Lo que está pasando con el Ministerio de Interior y de Justicia ya son síntomas muy evidentes y muy preocupantes de Estado fallido que desde Compromís no vamos a tolerar, ni por acción ni omisión". 

Íñigo Urkullu y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. Foto: EFE

Respecto al acuerdo al que llegaban los nacionalistas vascos para rebajar al cupo, la líder de Compromís señalaba que la Comunitat Valenciana, no está en la misma posición que los vascos para negociar una mejora en la financiación, pues ellos tienen un Concierto, igual que Navarra, mientras que el resto de comunidades autónomas, no. 

"El dinero lo recauda Euskadi y lo tienen ellos. Por tanto, tienen la sartén por el mango", señalaba Oltra. "A las comunidades de régimen común no nos pasa eso porque el dinero lo recauda el Estado y nos lo tiene que transferir a las comunidades", lo que hace que partidos como Compromís no tengan "posición de fuerza para negociar con el Gobierno la mejora de la financiación, que es lo que esta comunidad necesita", subrayaba. 

La vicepresidenta del Consell se refería con esas palabras al problema de la infrafinanciación, pero no hacía referencia a las inversiones del Estado, donde la posición del País Vasco sí es idéntica a la de la Comunitat a la hora de negociar con el Gobierno.

Noticias relacionadas

next