X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista al delegado del gobierno en la comunitat valenciana

Moragues: "La ambición es sana en política, pero no espero ni aspiro a nada"

28/08/2017 - 

VALÈNCIA. Juan Carlos Moragues (Gandia, 1969) ha pasado por los dos bandos en apenas unos años: de ser el conseller de Hacienda popular más reivindicativo con un Ejecutivo nacional del PP, a ser el hombre de Mariano Rajoy en la Comunitat como Delegado del Gobierno en València. Inspector de Hacienda y exresponsable de la Agencia Tributaria en Castellón, fue el elegido del exjefe del Consell del PP, Alberto Fabra, para cuadrar unas cuentas tocadas por la etapa de Francisco Camps.

Moragues se convirtió, por su discurso moderado contra la infrafinanciación y por su gestión en uno de los consellers más valorados del antiguo Ejecutivo de Fabra. Su nombre, de hecho, siempre estuvo en las quinielas para ocupar responsabilidades en Madrid. E, incluso, como hombre fuerte del PPCV.

Moragues, sin embargo, ha acabado como el escudero de Rajoy en tierras valencianas: es el técnico encargado de replicar las críticas del Consell al trato financiero de Madrid. Un inspector de Hacienda, a su vez, que se ha convertido en el responsable de dirigir los cuerpos de seguridad del Estado en la autonomía valenciana. Valencia Plaza lo recibe para hablar de financiación, del estado del PP en la Comunitat tras la creación de la segunda gestora -esta vez a nivel provincial-, pero también de seguridad. Y más con los últimos atentados terroristas en Cataluña.

[Lea la primera parte de la entrevista: "Quienes ahora hablan de infrafinanciación decían que la deuda se debía a la corrupción del PP" 

Foto: EVA MÁÑEZ

–Tras algún que otro desencuentro entre el PP nacional y regional a cuenta de la financiación, parece que Génova y el PPCV se encuentran en proceso de reconciliación. Se da por hecho que Bonig será candidata en 2019. ¿Se mantendrá la apuesta hasta entonces?

–Génova ha trasladado su confianza a Isabel Bonig y ha dicho que no hay debate. No es cuestión de hablar de candidaturas. Lo ha dicho Fernando Martínez Maíllo. Es la posición del partido, confían en Isabel (Bonig) y así lo han dicho los secretarios y el coordinador general.

–Tratar de poner a otra persona a la cabeza de la regional sería un tercer frente abierto en la misma comunidad autónoma, donde el provincial y local están intervenidos. Precisamente la dirección estatal siempre ha dicho que quería candidaturas únicas, sin discrepancias. ¿Busca con esto Génova no abrir más heridas en una Comunitat donde el PP sufrió el cordón sanitario durante años por los casos de corrupción que le hizo perder la Generalitat?

–Respecto a la gestora en la provincia de Valencia, los políticos tenemos que tener claro que el objetivo fundamental y principal de la política es la mejora de las condiciones de vida de la gente. El partido es una herramienta, un medio a través del cual llegar al objetivo final. Debemos entender que el proyecto político está por encima de las personas, de los nominalismos. Los líos internos a los ciudadanos no les interesan; lo que quieren es que tengamos cada vez más progreso, igualdad, creación de empleo... La gestora llegó en un momento en el que había guerras, luchas internas y un enfrentamiento evidente. Hablábamos de los problemas del Partido Popular a nivel provincial, en lugar de lo que nos interesa a todos, que es resolver los problemas de la gente. Por eso valoro que en este tiempo la gestora haya pacificado los ánimos y se esté hablando de tener un equipo para conseguir volver de nuevo a las instituciones que ahora mismo no ostentamos. Si las gobernáramos nosotros, a la gente le iría mejor. Y por eso debemos estar aquí los políticos: para servir y no para servirnos. Primero el proyecto y después las personas que lo forman.

–El otro día Vicente Betoret y Mari Carmen Contelles se dejaron ver juntos en público. ¿Habrá congreso antes de 2018? ¿Podría darse una candidatura unitaria o la relación es irreconciliable?

–Lo ha dicho Rubén Moreno, que mientras no se cumplan las condiciones para que el partido salga reforzado no habrá congreso provincial. Se tienen que cumplir una serie de circunstancias y condiciones para que haya congreso. Porque estamos hablando de una cuestión interna del partido que a la gente no le interesa. No interesa que los partidos se peleen por cargos o sillones. Sino que les escuches, estés cerca de ellos, les des soluciones a los problemas… Veremos cuándo se cumplen esas circunstancias idóneas.

Foto: EVA MÁÑEZ

–¿Pero no le parece preocupante que haya dos gestoras en un partido que justo en la Comunitat Valenciana es el más votado? El retraso del provincial afectará al local…

–Los congresos sirven para elegir a las personas que dirigen un partido en una ciudad o una provincia. En este sentido, si se reúnen las condiciones, se celebrarán esos congresos y se elegirá a esas personas. Pero mientras, hay otras. El presidente del PP de la provincia de valencia es Rubén Moreno.Y el responsable de organizar el partido en la ciudad de València, es Luis Santamaría. Así que cuando se reúnan las circunstancias, habrá congreso. Pero no podemos perder de vista el enfoque.

–Usted sonó para ocupar un puesto de responsabilidad en el gobierno de Mariano Rajoy. Sin embargo, finalmente no lo fue. ¿Le decepcionó?

–Yo soy delegado de Gobierno, por lo tanto formo parte del Gobierno central. Y lo enlazo con lo de antes, soy funcionario público y tengo unas responsabilidades. Aquí estamos para servir en el puesto que entiendan oportuno, donde puedas hacerlo mejor. Yo no espero nada ni aspiro a nada. Todas las mañanas tu cargo se va renovando. Tenemos que ser dignos representantes de los ciudadanos. La ambición es sana en política, pero debes estar centrado en tu día a día, en tus quehaceres, y no esperar ni aspirar a nada.

–Estos dos años de gobierno de izquierdas, el PP nacional se ha trasladado en numerosas ocasiones ya a la Comunitat. La autonomía es un importante feudo del PP, y en las últimas elecciones perdió Ayuntamiento, Generalitat, y Diputación, excepto en Castellón y Alicante. ¿La presencia de dirigentes nacionales de segundo escalón y ministros es una estrategia para conquistar al votante de cara a 2019?

–Con tanta presencia de ministros y la visita de la vicepresidenta se quiere demostrar que la Comunidad Valenciana interesa y preocupa mucho. Que hay sensibilidad por la misma, que se toman decisiones para resolver los problemas de los valencianos. Aquí pedimos muchas cosas la Comunidad Valenciana: financiación autonómica. Pero se han aprobado unos Presupuestos Generales del Estado con el voto en contra de los partidos que aquí sustentan al Consell, y la Comunitat tiene 1.000 millones más gracias a los Presupuestos de 2017. El Corredor Mediterráneo se ha impulsado con una cifra superior a los 850 millones de euros. Nunca un ministro de Fomento visitó tanto la Comunitat...

Foto: EVA MÁÑEZ

–¿Cree que hay que buscar un entente en cuestiones de Estado entre PSOE y PP como en educación como el otro día propuso Bonig?

–El planteamiento del otro día de la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, lo veo positivo porque el president es cautivo de su socio de Gobierno, Compromís. En este sentido, el último responsable de lo que pasa en la Generalitat es el presidente, Ximo Puig. Lo que no podemos percibir es que hay una Generalitat de Compromís y otra del PSPV. Puig no puede prestar un talante moderado cuando está refrendando determinadas decisiones o comportamientos con tics nacionalistas excluyentes. El Partido Popular quiere pactar con el PSOE en la Comunitat y a nivel nacional, porque entendemos que es lo mejor para los valencianos y el resto de ciudadanos.

–Usted dijo hace dos años en una entrevista en Valencia Plaza que "la política era temporal". ¿Tiene planes alternativos a corto plazo después de la política?

–En política tienes que darlo todo, no valen las medias tintas. En este sentido, si estás en política tienes que ser valiente, vaciarte, darlo todo y tener arrojo. Yo intento ser profesional y aportar todos los días. Mientras siga sintiendo que lo estoy dando todo, estoy muy cómodo en mis responsabilidades políticas. Pero si llegase un momento en el futuro que percibiese que no estoy teniendo esa intensidad y dedicación, no tendría ningún problema en volver a mi plaza en la Agencia Tributaria.

–Siempre se ha barajado su nombre y el de María José Català como alternativas a Bonig. ¿Se vería liderando el PP?

–Me veo en el día a día. No espero ni aspiro a nada. Estoy centrado en el proyecto político.

Foto: EVA MÁÑEZ

Noticias relacionadas

next