X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista al europarlamentario de podemos

Miguel Urbán: "No veo por qué deberíamos pactar con Compromís para las elecciones"

20/05/2018 - 

VALÈNCIA. Miguel Urbán (Madrid, 1980) es uno de los cofundadores de Podemos. En las elecciones generales de 2011 fue cabeza de lista de Izquierda Anticapitalista por la circunscripción de Madrid. Sin embargo, la irrupción de Podemos en el mapa político tras el 15-M hizo que en 2014, Urbán fuera el séptimo de la lista de la formación morada para las elecciones al Parlamento Europeo. Aunque Podemos sólo obtuvo cinco escaños, la renuncia de Carlos Jiménez y Teresa Rodríguez (actual secretaria general de Podemos Andalucía) hizo que tomara posesión como europarlamentario en 2015. 

Representa al sector de los anticapitalistas de la formación, y, por ello, fue el tercer candidato a dirigir Podemos en el Vistalegre II que enfrentó también a Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, alzándose este último con la secretaria general del partido y reeditando su liderazgo. Urbán muestra sin complejos las diferencias que existen entre el proyecto por el que él apuesta para Podemos y el que se está llevando a cabo, diferencias que ya se expusieron en los documentos organizativos y políticos en la última Asamblea Ciudadana -congreso en la jerga del partido-. 

Como europarlamentario, Valencia Plaza se reúne con él para hablar del caso de Pedro Agramunt, el nombramiento de Luis de Guindos como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), así como por los procesos orgánicos actuales de la formación y la posibilidad de concurrir con otras formaciones a las elecciones autonómicas de 2019. 

Miguel Urbán antes de la entrevista con Valencia Plaza. Foto: KIKE TABERNER

-¿La llegada de Macron a Francia puede ser una esperanza para cambiar las reticencias alemanas?
-No. (Emmanuel) Macron es totalmente funcional a los intereses más neoliberales de la Unión Europea (UE). No deja de ser un banquero que ha decidido hacer política. Normalmente los banqueros mandaban a todos los políticos. Ahora directamente ni mandan, se ponen ellos. La propuesta de Macron no es una propuesta muy diferente a la de (Angela) Merkel. De hecho, en cierta medida Macron y el 'macronismo' vienen a ocupar el espacio que deja la socialdemocracia dentro de la gran coalición.

-¿Considera perjudicial que Luis de Guindos fuera aceptado en el Banco Central Europeo? ¿Por qué?
-Es perjudicial no tanto Luis de Guindos, sino las políticas que propone. Nosotros nos opusimos, pero no solo nosotros. De Guindos no tenía ni el favor ni la aprobación del Parlamento Europeo, de muchos grupos, porque se entendía que había candidatos mejores por motivos puramente técnicos. De hecho, no había diferencias políticas entre los dos candidatos, simplemente uno estaba mejor preparado. Uno era el director del Banco Central Irlandés y Luis de Guindos no tenía ninguna experiencia en un banco central ni en un banco español; la única experiencia que tenía era en Lehman Brothers y la verdad es que no era muy buena carta de presentación. Su intervención en el Parlamento Europeo fue mala, el PP lo tenía mal para defender su candidatura. El problema es que el Parlamento no pintaba nada en la elección, era simplemente más una cuestión estética. En la UE siempre se ha hablado de la independencia del BCE, pero es  una independencia política falsa aunque haya que decir que es así. Sin embargo, Luis de Guindos rompe esa aparente independencia porque él es elegido siendo todavía ministro... Normalmente para mantener esa aparente independencia lo que se hace es cesar al cargo político unos años antes, introducirlo en banca nacional y de ahí empujarlo al BCE al cabo de un tiempo. En este caso, esa mera cuestión estética ni se mantuvo.

Miguel Urbán. Foto: KIKE TABERNER

-Como europarlamentario: ¿Qué ha fallado para que se produzca un caso como el de Pedro Agramunt? 
-Agramunt no depende de nosotros, sino del Consejo de Europa que está formado por senadores y diputados. El Consejo de Europa es más extenso que la UE, con lo cual ahí nosotros no tenemos nada que ver y es una institución que si es poco conocido el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa no lo conoce prácticamente nadie. De hecho, se constituyó antes que la UE. Lo que hemos visto con Agramunt es una extensión de la mafia valenciana y española al Consejo de Europa, donde el presidente del consejo que lo ostentaba un español, Agramunt, utilizó su puesto para blanquear a la dictadura de Azerbayán en lo que se ha llamado la diplomacia del caviar. Nosotros pusimos sobre la pista este tema porque había acusaciones por parte de Italia, porque no solo es Agramunt sino también varios senadores y diputados de diferentes países. Al final vemos cómo la corrupción se queda no solo como forma de gobierno en Valencia o España, sino que el PP la exporta también a instancias internacionales como el Consejo de Europa. Es vergonzoso que Agramunt siga en su puesto. Es desgraciado que nos haya representado y es desgraciado que siga siendo senador del PP. 

-¿Cree que el PP terminará apartándolo? 
-Es una vergüenza, pero no es algo nuevo. Estamos hablando del partido del "Luis, sé fuerte", de los discos duros rotos, de los másteres regalados… Un partido que ha hecho de la corrupción su forma de gobierno. Aunque el Consejo haya concluido duramente contra el senador Agramunt él mismo ha dicho que va a mantener su cargo en el que lleva desde 1989. No podemos confiar en las buenas prácticas del PP, hay que seguir presionando y diciendo que no es una cuestión de un senador, sino de que caigan todos como piezas de dominó.

-¿Qué le parece que Pablo Iglesias e Irene Montero decidieran adquirir un chalet de 600.000 euros? ¿Es congruente con el discurso de Podemos? Algunos militantes lo definen como un error político en el foro de Plaza Podemos...
-No voy a dar valoraciones sobre esto.

-Se han pedido incluso dimisiones. ¿Lo considera desmesurado? ¿Le satisfacen las explicaciones que ambos han dado en redes sociales?
-No voy a decir nada al respecto. 

Miguel Urbán ante la sede de La Morada, sede de Podemos en València. Foto: KIKE TABERNER

-Ustedes se han posicionado en numerosas ocasiones a favor de garantizar inversiones en los territorios, de no enfrentar y abordar el debate de la financiación para poner fin a las desigualdades que ahora mismo existen. Sin embargo, votaron a favor del cupo vasco. ¿No es contradictorio?
-No creo que sea contradictorio. De hecho, lo que nosotros estamos reclamando es la financiación justa en el conjunto del Estado y creo que es muy arriesgado intentar enfrentar territorios con esto. El problema no son los territorios el problema es quién paga y quién no paga. Tenemos infrafinanciación justamente porque los multimillonarios de las multinacionales no pagan impuestos. Yo formé parte de la comisión de investigación de los Papeles de Panamá y una conclusión que se acaba de esta era que en Europa perdemos un billón de euros al año de impuestos por evasión fiscal. Con este dinero no tendríamos ningún problema de infrafinanciación. El problema no es el dinero, sino cómo se reparte y qué modelo de recaudación tenemos. Evidentemente que creemos que tiene que haber un replanteamiento de la financiación autonómica y sobre todo de la solidaridad interterritorial. Pero yo creo que el problema de fondo es europeo, porque debería darse una armonización fiscal a nivel europeo. Amazon, Apple y otras multinacionales  no tributan prácticamente aquí, pero sí en países europeos. 

-¿Cómo valora que el Gobierno de Rajoy lleve 4 años sin abordar la reforma del modelo de financiación autonómico?
-Pues como todo lo que hace suele hacer Mariano Rajoy, que parece que cada vez que hay un problema lo que hace es darle una patada para que pase adelante a ver si se arregla. En el tema catalán, por ejemplo, ha intentado hacer eso y cada vez la bola se ha hecho más grande. Yo creo que el Partido Popular es un partido profundamente irresponsable. No solo ha demostrado ser una trama de corrupción masiva que se parece más a la mafia calabresa que a un partido político sino que además confunde los intereses del Estado con los intereses de su partido y yo creo que en esto se muestra cada vez más.

-¿Cree que a autonomías como la valenciana deberían condonarle la parte de la deuda relativa a la infrafinanciación?
-Yo creo que sería bueno hacer una auditoría en la deuda. En el País Valencià y en el conjunto de las comunidades autónomas, ayuntamientos y el Estado español. Es algo que las instituciones europeas recomiendan hacer y no es nada especialmente revolucionario. De hecho nos gustaría saber a dónde ha ido el dinero de la Fórmula 1, a dónde ha ido el dinero de aeropuerto sin aviones... Con una auditoría se esclarecerían muchas cosas, veríamos realmente en qué consiste esa deuda y a partir de ahí hablar no solo de condenaciones, sino de quita, de qué deuda sería ilegítima. 

Urbán durante la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-¿Qué balance hace de la gestión hecha en Podemos desde el Vistalegre II?
-Tiene luces y sombras como todo. Vistalegre II se vivió más como una telenovela que como un debate político. Creo que al final no se cerraron bien algunos debates y que seguimos cometiendo errores en las cuestiones de democracia interna. Claro que no somos comparables con otros partidos en el sentido de que estamos a años luz en participación, pero yo a la organización en la que milito le pido mucho más. Nos pusimos un listón muy alto y creo que muchas veces no estamos a la altura cuando lo lógico sería que lo fuéramos cumpliendo. En transparencia así como con el código ético, sí, pero yo creo que en temas de participación interna y democracia interna todavía tendríamos que mejorar mucho. 

-¿Cree que Íñigo Errejón es un buen candidato para la Comunidad de Madrid?
-Creo que es un buen candidato, pero no me preocupan las caras, sino los proyectos. Tengo diferencias con las propuestas que plantea Íñigo a nivel estatal y en Madrid, pero son diferencias por las propuestas políticas, no por los nombres.  

-¿Cree que debe tener un CIF propio la federación valenciana?
-Yo lo defendí en Vistalegre y lo perdí. 

-¿Por qué estatal no quiere reconocérselo a las autonomías que así lo piden como sí hacen formaciones como IU?
-En Vistalegre II se presentaron una serie de documentos organizativos que apostaban por eso y no se aprobaron. La única candidatura que planteaba un CIF para los territorios era la mía, y no resultó electa; y la asamblea estatal prima sobre las autonómicas. Así que si los diferentes consejos autonómicos hubieran apostado por este sistema organizativo, ya no por la candidatura porque se podía votar separado documento de candidato, ahora probablemente tendrían CIF propio. 

-Numerosas encuestas dan a Podemos una caída considerable en la Comunitat Valenciana. ¿A qué atribuye tal descenso? ¿Por qué no está siendo capaz Podemos de retener al electorado al que atrajo en 2015?
-No he visto las encuestas del País Valencià, pero entiendo que no serán muy diferentes al baile de encuestas que tenemos en el conjunto del Estado. Creo que estamos ante una volatilidad política muy grande. De hecho el último CIS demuestra cómo se mueven los cuatro principales partidos, que nos mantenemos en una horquilla del 4% de diferencia con un margen de error de aproximadamente el 2%. Pero creo que no deberíamos preocuparnos por las encuestas porque son una foto fija en un momento concreto. Nos han pasado diversas cuestiones que nos han pasado factura, pero creo que se está remontando y está habiendo una removilización de parte de nuestro electorado que se había ido a la abstención. Podemos no puede ser un partido más. Si no conseguimos eso, no podremos recuperar ese electorado. 

Miguel Urbán. Foto: KIKE TABERNER

-¿Cree que fue acertado no entrar a formar parte del Gobierno del Botánico?
-Yo creo que sí, no todo se cambia desde las instituciones. Y no solo lo defiendo en el caso del País Valencià, sino en el conjunto del país. Yo me opuse a la entrada de Podemos en el Gobierno de Castilla La Mancha. De hecho, yo no habría hecho ni un acuerdo de Gobierno, apoyar la investidura sí porque era obligatorio sacar al PP de la Generalitat, pero sin hacer ningún acuerdo, sino haber ido pactando medida a medida. Creo que un gobierno en subordinación a las políticas del PSOE, que no se sabe cuándo está haciendo políticas neoliberales o cuando está haciendo políticas a favor de la mayoría de la gente, pues tampoco es una buena solución. Se puede conseguir más siempre que no estés subordinado a un programa que no es el tuyo y a unas propuestas que no son las tuyas un gobierno que no sabes dónde tiene las lealtades.

-Obvia que en un gobierno en coalición se puede llegar a pactos...
-El problema para mí es que cuando estás en el gobierno te haces corresponsable del conjunto. Y yo no quiero ser corresponsable de muchas cosas del PSOE, y menos cuando no tengo la mayoría dentro del Gobierno para que se aplique el programa que yo quiero hacer.

-¿Es partidario de confluencias en territorios con singularidades como la CV?
-El único pacto con Compromís hasta ahora ha sido para las generales. No pactamos en las anteriores autonómicas y municipales con Compromís, no veo por qué deberíamos hacerlo ahora. Representamos propuestas políticas diferentes, coincidentes en algunas cosas, pero diferentes en el fondo y en el proyecto.

-¿Qué le parece cómo se está llevando a cabo los congresos locales de Podemos? ¿Como ve que se amplíe el plazo para presentar candidaturas o avales con el proceso ya en curso?
-Creo que cuando se llevan a cabo tantos procesos de forma coordinada, procesos diferentes también entre sí, requiere una implicación muy grande y una coordinación de implicación diversa y amplía a nivel estatal. Pero las críticas que surgen son totalmente comprensibles. Siempre se tiene que encajar la crítica y ver cómo se puede hacer para que no vuelva a pasar.

El eurodiputado Miguel Urbán en La Morada. Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next