X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

REDUCIR LA CONTAMINACIÓN

Medio Ambiente también aplicará restricciones en la planta de Cemex en San Vicente

El Consell pretende que la actividad de estas empresas se pueda mantener pero que también sea respetuosa con el interés de los vecinos y el medioambiental

30/03/2017 - 

ELCHE. La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente trasladará a la planta de Cemex en San Vicente del Raspeig la misma filosofía con la que está trabajando en Buñol para reducir al máximo la incineración de residuos peligrosos de la cementera.

En la localidad valenciana las propuestas van en este sentido con motivo de la renovación de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que se tiene que otorgar a la planta de esta firma mexicana dedicada a la fabricación de hormigón y clínker y, cuando llegue el caso, se hará lo propio con la de San Vicente del Raspeig, tal y como señala el secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro.

Al respecto, Álvaro señala que en San Vicente del Raspeig se revisarán los residuos que son peligrosos y los que no y, junto a los agentes implicados, “vamos a procurar que la incineración de residuos sea lo más controlada posible, que genere el mínimo de molestias y, en el caso de la incineración de residuos peligrosos, vamos a bajarlo al máximo”.

Lo que pretende Medio Ambiente tanto en los casos concretos de Cemex Buñol y San Vicente del Raspeig como en líneas generales para el resto de la Comunitat Valenciana es “procurar que la actividad de las empresas se pueda mantener pero, al mismo tiempo, que también sea conforme al interés de los vecinos y al interés medioambiental”, precisa Julià Álvaro quien añade que todo ello se concretará en las renovaciones que se tienen que llevar a cabo y que se harán “siempre desde una óptica de minimizar impactos y en la parte de los peligrosos, que es la parte más importante, intentar rebajar al mínimo posible”.

En el caso de Buñol, las restricciones que quiere introducir el Consell se centran en: fijar un volumen máximo de residuos que se podrán incinerar para su uso como combustible, reducir los tipos de deshechos aceptados para esta práctica y prohibir la quema de los tóxicos.

Medio Ambiente pretende introducir estas medidas de forma paulatina para que no suponga un cambio drástico en la actividad industrial de la mercantil y se cuadruplicará la vigilancia de las emisiones de la planta.

Tras la propuesta de Medio Ambiente, se abrirá un periodo de alegaciones por parte de los distintos agentes implicados y se verá en qué desemboca la autorización definitiva.

El secretario autonómico de Medio Ambiente ha realizado estas declaraciones con motivo de su visita a la empresa Greene Waste to Energy, ubicada en Elche Parque Empresarial.

La firma ilicitana ha desarrollado un innovador proceso de gasificación que convierte los residuos en energía limpia. Al respecto, Julià Álvaro ha apuntado que esta empresa está trabajando en “temas de valorización de residuos y es una cosa que a nosotros nos parece interesante. Se tiene que trabajar en muchísimos aspectos, tenemos muchos problemas en este sentido y creo que apoyar y apoyarnos en todos los agentes que trabajan en este tipo de ámbito es importante”.

Noticias relacionadas

next