X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista a la síndica de ciudadanos en les corts

"Iré a Madrid a hablar con los diputados de Cs para visualizar el problema de la Comunitat"

30/06/2017 - 

VALÈNCIA. Mari Carmen Sánchez (1982), se convirtió en síndica de Ciudadanos en Les Corts en uno de los momentos más convulsos de la formación. La brecha interna que dividía a los diputados era insalvable y el apoyo de la dirección nacional a unos Presupuestos Generales del Estado que dejaban a la Comunitat Valenciana a la cola de inversiones por habitante fue el detonante para que cuatro diputados decidieran el pasado viernes dar el paso de abandonar el partido

Con los cuatro parlamentarios siendo ya no adscritos, llega el examen de la nueva síndica de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez. De sus actuaciones como portavoz parlamentaria y de cómo destaque ahora el partido naranja en Les Corts hasta 2019, depende no solo el futuro de la formación en la Comunitat. También su permanencia en la primera fila. 

Valencia Plaza se reúne con ella para hablar de la marcha de Alexis Marí, David de Miguel, Domingo Rojo y Alberto García del partido, de la candidatura de Ciudadanos para 2019, de la nueva Ejecutiva autonómica de la formación de Albert Rivera, del papel que desempeñó la formación naranja en la presentación de enmiendas a las cuentas generales y de cómo queda el grupo parlamentario en la Cámara valenciana para lo que queda de legislatura. 

Mari Carmen Sánchez. Foto: EVA MAÑEZ

"NO PODEMOS REABRIR HERIDAS. CREO QUE CADA AUTONOMÍA TIENE CLARO CUÁL ES SU BANDERA, HIMNO O SEÑAS DE IDENTIDAD"

-La conformación del nuevo Comité Autonómico de Ciudadanos refuerza la posición de Fernando Giner y Toni Cantó. ¿Mantiene las diferencias por la apuesta regionalista de Giner?
-No hay discrepancias. Entiendo que en determinados momentos como en el 9 d'Octubre pasado saliéramos a la calle a defender nuestras banderas porque ante todo que respetamos nuestra Constitución y el Estatut d'Autonomía. Todos lo tenemos claro. Aquí estamos para hacer algo más que reivindicar algo que ya está claro en la Constitución y en el Estatut. Eso es lo que me refería en aquella ocasión. Pero la comunicación con Fernando (Giner) es muy fluida. No podemos reabrir heridas. Creo que cada autonomía tiene claro cuál es su bandera, himno o señas de identidad. Abrir esos temas es dividir a la ciudadanía. La clase política hemos venido para hacer algo más que decir que el caballo blanco de Santiago, es blanco.

-¿La entrada de Cantó es la antesala para ir presentándolo como candidato?
-Creo que simplemente es un reconocimiento a su trabajo y su labor en Ciudadanos. Quedan dos años por delante y cuando llegue en el momento, se pensará en las personas que están capacitadas para ello y serán las bases quienes decidan quién les representa. 

-¿Le parece un buen candidato para la Generalitat Valenciana en 2019?
-Sí. Cualquier persona que esté haciendo un trabajo serio, responsable y con sentimiento de partido, siempre me parece una persona óptima. Se llame como se llame. No se trata de las personas, sino de las aptitudes y de las ganas que tengan de trabajar por el proyecto.

-Los ex diputados de Ciudadanos Alexis Marí, David de Miguel, Alberto García y Domingo Rojo acusaron al partido de "guerra sucia" y de prácticas "mafiosas" al más puro estilo "Gestapo"…
-Eso es algo que yo no tengo ninguna constancia. No tengo ningún miedo de reunirme con ningún concejal, asesor o compañero de lo orgánico. Son opiniones personales que desde luego no comparto y que me entristecen mucho escuchar. Es un argumentario con rencor y falta de respeto que no pienso tolerar.

-Sin embargo, hace unos meses uno de los diputados del grupo, Juan Córdoba, se vio involucrado en unas grabaciones al PP y el caso no fue denunciado por estos cuatro parlamentarios que se han marchado de Cs. La dirección nacional de su partido dijo que abriría una investigación, ¿se ha hecho algo?
-Yo todavía no he oído ninguna grabación. Pero me remito a lo que dijo Fernando Giner el otro día: quién, cómo, cuándo y dónde, porque yo no he escuchado nada. No he visto ninguna evidencia al respecto ni de capturas de pantalla, ni grabaciones, ni nada. Así que no me lo creo. Madrid supongo que habrá investigado, el partido en ese sentido es muy serio. No tengo constancia de nada porque al fin y al cabo es Madrid, pero si no ha comunicado nada…

-Es Madrid pero está investigando un caso que, presuntamente, ha sucedido en Les Corts Valencianes…
-Sí, pero si no he visto ni escuchado nada y Madrid dijo que iba a investigar y yo no he tenido noticias de nada, ninguna resolución, entiendo que es porque no habrá nada.

-Los ex diputados han criticado que hay parlamentarios que faltan excesivamente a los plenos. En un partido que apuesta por la nueva política, ¿eso se va a vigilar?
-Siempre es algo que se ha vigilado y de hecho todas las ausencias que ha habido han sido motivadas. Pero sí, es algo que vamos a controlar. No obstante, en lugar de estar pendiente de las ausencias de los compañeros, deberían tener en cuenta más la seriedad y el trabajo del día a día.

-Con la salida de los cuatro diputados, 11 comisiones quedaban a medio formar. ¿Ya han reestructurado al grupo?
-El lunes fue el primer día después de la rueda de prensa y tocó dividir el trabajo. No obstante, el reparto es temporal porque los diputados no adscritos tienen derecho a pertenecer a una comisión, con lo cual estamos pendientes de cuál van a elegir porque de ello dependerá que perdamos un diputado en esas comisiones; que tengamos portavoz y vocal o que tengamos solamente portavoz. Ciudadanos lo que hace es reestructurarse y seguir caminando. 

-¿Cree que su partido defendió lo suficiente a los valencianos en las enmiendas a los presupuestos retirando tres de las cinco que presentó? 
-Yo creo que sí. No son los presupuestos que a nosotros nos hubieran gustado, pero al fin y al cabo nos hemos sentado con el Gobierno, hemos intentado negociar esas enmiendas y en lugar de priorizar en infraestructuras hemos intentado hacerlo en el gasto social; en mejorar las condiciones de vida de toda la ciudadanía española y que, lógicamente tiene una repercusión en los valencianos. La tarifa plana de los autónomos, el permiso de paternidad, el complemento salarial, el Corredor Mediterráneo… Hemos garantizado que esa estructura, toda la inversión que se proyecta, se ejecute. No son unos presupuestos que nos gusten, pero son a seis meses y en septiembre volvemos a retomar las negociaciones para los de 2018. Al menos nosotros nos sentamos en una mesa a negociar, hay partidos que ni siquiera lo han hecho.

-Pero al final Ciudadanos solo ha sacado dos de las cinco enmiendas que presentó para mejorar las inversiones de la Comunitat, la mayoría el propio partido las retiró antes de debatirlas…
-Pero nosotros no somos los que las tenemos que aprobar, es el Partido Popular el que las tiene que aceptar. Han sido unas enmiendas ante todo responsables. La mayoría de enmiendas del resto de grupos para la Comunitat Valenciana correspondían a una partida de imprevistos que eran inviables. Ciudadanos no está aquí para engañar a los valencianos, sino para desarrollar medidas concretas y reales. Podemos pedir el oro y el moro, pero si no se nos concede…

-Al PNV, por ejemplo, sí que se le ha concedido inversiones…
-El PP, nosotros no.

-Quien apoya el presupuesto es Ciudadanos…
-Pero por una mera cuestión de estabilidad política. ¿Queríamos volver a unas terceras elecciones en menos de un año hasta que saliera el resultado que la izquierda quiere? Son ellos los que están enrocados en un pacto que tuvieron la posibilidad de sacar adelante en las primeras elecciones y el señor Iglesias no quiso. Ahora no podemos enrocarnos en posturas inmovilistas, sino en trabajar y mejorar las cosas cada día desde el Congreso.

-Aquí se visualiza en general que el 'poder valenciano' no existe y que a los valencianos se nos aceptan dos enmiendas de 100.000 euros mientras a otros partidos se les conceden unas inversiones mucho mayores… 
-El Partido Socialista tampoco, ni Compromís…

-Quienes apoyan el presupuesto son 175 diputados de PP, Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria. Se visualiza que hay mucho dinero para País Vasco, Canarias, e incluso para Cataluña 3.000 millones para cercanías por el problema que ahora mismo tiene Rajoy con el independentismo. Al final, lo que se percibe es que Ciudadanos tampoco es un partido que consiga inversiones para los valencianos...
-Entiendo esa visión, pero Ciudadanos puso dos condiciones encima de la mesa que eran inamovibles y que afectaban a la Comunidad Valenciana al 100%: una de ellas era la inversión en el Corredor Mediterráneo y que se ejecutara, y otra el replanteamiento de la financiación de las comunidades autónomas. Somos los segundos peor financiados. Pero también tengo claro que no estamos en el Gobierno y que no sólo está Ciudadanos para defender los derechos de los valencianos, también hay otros partidos…

-¿El cambio de sensibilidad del Gobierno con el Corredor Mediterráneo lo atribuye a Ciudadanos?
-Totalmente. He estado hablando con Madrid y con gente que estuvo en las negociaciones. Si esas no se contemplaban, no se tendrían en cuenta todas las demás. Era la llave.

-En breve se va a empezar a trabajar el Presupuesto de 2018, ¿espera más inversiones?
-Estoy trabajando ya y seguramente iré a Madrid para hablar con los diputados nacionales para trabajar y que se visualice el problema de la Comunitat Valenciana. Espero que hayan más inversiones, pero no van a depender solo de nosotros. Al que se le tiene que exigir es al PP. Nosotros negociamos, pero quien concede es el Partido Popular.

-Partiendo de que el portavoz en Les Corts lo designa Madrid, ¿cree que un partido tan centralista es sensible a las particularidades de todos y cada uno de los territorios del Estado?
-En este caso ha sido así porque tras el Congreso nacional, Madrid revocó la confianza depositada en Alexis (Marí). A Carolina Punset la votamos entre todos los diputados y Madrid ratificó. Las comunicaciones con Madrid son constantes. No solo presumimos de tener el mismo discurso en todas las comunidades autónomas, respetando lógicamente la idiosincrasia de cada comunidad, pero intentamos dar un mensaje coordinado para evitar un problema como el que tiene el PSOE con el PSC.

-¿Le preocupa que los cuatro ex diputados de Ciudadanos puedan apoyar más políticas del Consell después del viraje ideológico de su partido?
-No son responsabilidad mía. Ellos ya son cuatro diputados tránsfugas. Lo que hagan ya son decisiones personales de ellos. Estoy aquí por mi partido y por mi grupo de nueve diputados.

-No son responsabilidad de usted, sin embargo el lunes su grupo registró una solicitud a la Mesa de Les Corts para que no se les otorguen concesiones que vayan más allá del reglamento…
-Porque son seis los diputados no adscritos los que hay en la Cámara y no queremos que tengan unos privilegios que no contemplen el reglamento. No hay una doble lectura. Son no adscritos, no pueden formar grupo Mixto. No queremos que se caiga en una prevaricación. 

EN ALGUNAS COSAS HE ESTADO DE ACUERDO CON EL APARATO DEL PARTIDO, Y CON OTRAS NO

-Alberto García aseguró antes de marcharse que en Cs se llegaba lejos si se es leal al partido. Usted previamente dijo que se pasaba de tercera a primera fila -en cuanto a escaños se refiere- obedeciendo a quien manda. ¿Cree que con estas afirmaciones, que ya no parten únicamente del que fuera sector crítico, se puede interpretar que Cs es un partido democrático?
-Yo no dije eso. Dije trabajando. Yo no vine aquí obedeciendo a nadie, en el momento en que entré yo tenía siete comisiones. Asistiendo a todas y haciendo un trabajo serio. Esa ha sido mi hoja de ruta. Yo no obedezco a nadie. Yo soy una persona lo suficientemente adulta y madura para saber que aquí hemos venido a trabajar. Y eso es algo que no voy a consentir; no soy leal a nadie. Tengo mis ideas y las sigo. En algunas cosas he estado de acuerdo con el aparato del partido, y con otras no. He luchado con uñas y dientes para defender mi posición, lo he conseguido en algunas y me siento muy orgullosa de ello. Yo no vine con un cheque en blanco aquí. No voy a permitir que se cuestione mi labor y mi dedicación en el grupo parlamentario.

-Concretamente señalaba que en menos de dos años había pasado de última fila a primera "acatando las órdenes de aquellos que mandan"...
-Con eso quería decir que, si han pensado en mí como una buena candidata para ser buena portavoz, acato esa responsabilidad. Pero yo no estoy acatando órdenes ni extendiendo un cheque en blanco de mi lealtad y mis principios por y para mejorar en esta carrera política. He venido a trabajar y mi compromiso es con los ciudadanos. Si en su día Alexis Marí vio oportuno que yo fuera portavoz adjunta, yo acaté ocupar esa plaza. Si en esta ocasión Madrid ha pensado en mí porque cree que soy la persona más preparada para ser síndica, yo la acato. Pero no es acatar, es agradecer la confianza y seguir remando por el proyecto, nada más.

-¿Se plantea enfrentarse a los dictámenes de Madrid si discrepa en alguna cuestión?
-Si yo considero que no son beneficiosos y que va en contra del ideario de Ciudadanos, lo haré. Pero es que eso no ha sucedido.

-Es precisamente lo que dice Marí, que es el partido el que ha cambiado de ideario. Ha pasado de socialdemócrata a liberal...
-Me he estado leyendo este fin de semana el programa electoral con el que nos presentamos y puedo asegurar que no ha cambiado absolutamente nada. No hemos incumplido ni un solo punto de nuestro programa. Al contrario, seguimos basándonos en él para todo. Una cosa es que hayamos pasado de llamarnos socialdemócratas a otra cosa. Las políticas concretas no han variado lo más mínimo. Además, en el congreso se tuvo la oportunidad de debatir los principales temas que podían ser objeto de polémica y se decidió por mayoría absoluta que seguíamos defendiendo los mismos principios. Siempre hemos defendido que estamos infrafinanciados y hemos estado del lado del Consell, pero no hay que confundir los PGE con la infrafinanciación o con la territorialización de las inversiones. El que quiera mezclar esos tres conceptos, debería revisarlos bastante bien porque son temas estanco.

-Usted aseguraba que Cs tomaría las medidas necesarias para recuperar el acta de estos diputados. No obstante, la legislación no lo permite porque son personales y no pertenecen al partido.
-Son diputados autonómicos porque la ciudadanía votó las siglas de Ciudadanos. Han hablado mucho de principios, moral y ética, y cuando uno dice eso, también debe serlo con lo que firma. Nosotros firmamos en el mes de marzo una carta ética en la que nos comprometíamos a que si dejábamos la formación, entregaríamos el acta. Lo que estamos haciendo es reivindicar un acta que desde nuestro punto de vista no les pertenece.

-¿Y exigirá el cumplimiento de otras exigencias como la dedicación exclusiva al cargo que recoge esa misma carta ética y que denuncian que no cumple algún diputado de Corts como Emigdio Tormo?
-Todos deberíamos preocuparnos más por nuestro trabajo, que por lo que hace el compañero. A día de hoy ellos son diputados tránsfugas.

-¿Le preocupa que los diputados mejor valorados en Les Corts sean, precisamente, los que se han marchado?
-Son valoraciones personales de otros diputados. Yo siempre he dicho que estaba rodeada de 12 ferraris. Ahora estoy rodeada de ocho. A mí lo que me importa son los compañeros, no las opiniones que tengan otros diputados de otros grupos de ellos. Sino el trabajo y la seriedad con la que se hace, y sobre todo las ganas y el compromiso con el partido. Yo siempre he apostado por sumar, no por restar y dividir. Aquellos que en alguna etapa han estado restando y criticando, han tomado la decisión de abandonar. Yo no quería que esto pasase y lo siento, pero me quedo con la gente que se ha quedado.

-Pero hace unas semanas usted afirmaba que el trabajo de los tres diputados era bueno y la comunicación fluida. De hecho, de 7.250 iniciativas de Cs en Les Corts, 3.084 son de estos diputados. Si le preocupa el trabajo que se hace, ¿en qué han restado estos cuatro ex diputados?
-Muchas veces nos equivocamos. No hay que valorar el trabajo en cuanto a peso, sino a cantidad. No es lo mismo registrar una pregunta y hacerla igual para todos los municipios de la Comunitat. No estoy diciendo que eso haya sido así, pero el trabajo hay que valorarlo por calidad, no cantidad. Que sea serio y pertinente.

ES FERNANDO GINER EL QUE DEBERÍA HACER BALANCE O PENSAR EN QUÉ PUEDE ESTAR FALLANDO

-¿Le preocupa el último Barómetro Municipal de Opinión Ciudadana que refleja que Cs baja en intención de voto en el Ayuntamiento de València hasta un 5,3% del 15,38% que obtuvo en las elecciones municipales de 2015?
-Nosotros las encuestas siempre las tomamos como una lectura de un momento determinado. Nos hacemos eco de eso y en cualquier caso es Fernando Giner el que debería hacer balance o pensar en qué puede estar fallando. Nosotros tomamos en cuenta las estadísticas y las encuestas. Son un reflejo de la valoración de la ciudadanía.

-Su portavoz en la comisión de RTVV, Toni Subiela, exigió la dimisión de Rafa Xambó. En caso de que no se produjera, aseguró que pedirían la de Enrique Soriano. ¿Van a mantenerlo hasta el final?
-Por supuesto. La comunicación en el grupo parlamentario es continua y fluida. Y lo que tenemos claro es que la postura del señor Xambó es insostenible. Ya no solamente porque es un miembro del Consejo Rector de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC), sino porque es el que tiene que redactar el libro de estilo. No sólo insulta a los políticos, también a compañeros de su propio sector; medios de comunicación y periodistas a los que ha llamado rata, miseria, cloaca… Cae en todos los vicios que cualquiera no quiere para un miembro del Consejo Rector de una futura radiotelevisión valenciana. Así que seremos constantes con lo que expresó Subiela en la comisión. Al menos un expediente disciplinario, como mínimo, deberían abrirle a una persona que tiene tal responsabilidad. La libertad de expresión es algo que nosotros siempre defendemos, pero cuando está atacando siempre a los medios de comunicación en unos términos que son reprobables al 100% está dejando entrever su incapacidad para redactar un manual de estilo…

Mari Carmen Sánchez. Foto: EVA MAÑEZ

Noticias relacionadas

next