X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

contencioso en torno al patrocinio en la regata

Mapfre disputa al consorcio de la Volvo 800.000 euros en exenciones fiscales que Hacienda rechaza

12/03/2018 - 

la ALICANTE. La disputa legal entre Mapfre y el consorcio Alicante Puerto de Salida 2017 a cuenta de las exenciones fiscales establecidas por el patrocinio del evento comienza a traducirse en cifras. Según precisaron a Alicante Plaza fuentes conocedoras del proceso en curso, la compañía aseguradora ha decidido interponer un contencioso para que sea un juzgado el que acabe reconociendo una parte de las deducciones comprometidas por la promoción de la prueba que el consorcio se negó a conceder el pasado octubre. En concreto, según las mismas fuentes, estaría en juego una suma próxima a los 800.000 euros.

La compañía, que además de contribuir a la organización de la primera prueba de la regata, patrocina al equipo español en la competición, habría aportado unos 22 millones en el evento (entre los que se incluyen los gastos derivados del barco). Con ello, además de buscar la difusión global de su propia imagen de marca asociada a la Volvo Ocean Race (VOR) -la conocida como vuelta al mundo a vela-, Mapfre contaba con recuperar parte de su inversión en la promoción de la cita deportiva a través de las exenciones. El propio consorcio Alicante Puerto de Salida -del que forman parte el Gobierno central, la Generalitat, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Alicante y la Autoridad Portuaria, además de otras entidades empresariales y sociales- aprobó el plan de comunicación presentado por la compañía el 24 de marzo de 2017: un documento en el que detallaba cuáles iban a ser sus acciones promocionales para dar a conocer Alicante como sede de la etapa inicial de la competición. Ese plan de comunicación, como el del conjunto de los patrocinadores, debía quedar ajustado a las determinaciones prefijadas por el propio consorcio a través de su Manual de Marca. En él se delimitan desde las medidas de los rótulos y de los logos con referencia al evento, hasta los tiempos de presencia en pantalla, en el caso de spots televisivos, por ejemplo.

Sin embargo, como ha contado este diario, el problema llegó cuando Mapfre presentó ante el consorcio la documentación con la que debía acreditar los gastos publicitarios y las condiciones específicas de sus acciones para poder obtener las esperadas deducciones fiscales. Se trata de las exenciones acordadas de inicio por el Gobierno central, a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), para todas las citas deportivas y culturales consideradas como eventos de excepcional interés público: el 15% de la inversión promocional del acontecimiento, hasta un límite del 90% de las donaciones efectuadas, durante un plazo de tres años (en este caso, entre el inicio de 2016 y el fin de 2018).


En ese momento, el consorcio certificó la corrección de la mayor parte de las estrategias comunicativas desarrolladas por Mapfre, pero rechazó otras. Entre ellas, como ya ha contado este diario, el 75% del gasto publicitario derivado de la inclusión de los logos de Alicante Puerto de Salida en otro evento náutico también patrocinado por la aseguradora: la Copa del Rey de Vela. Sobre este punto, se consideró que el tamaño y las condiciones de la marca del evento alicantino no eran las requeridas. Además, según las fuentes consultadas, otra de las acciones que no fue admitida por el consorcio fue la promoción de Alicante Puerto de Salida a través de un servicio telefónico de call center de Mapfre, en el que un contestador automático identifica a la compañía como entidad colaboradora del evento. En este caso, siempre según las mismas fuentes, habrían pesado las resoluciones dictadas por la Agencia Tributaria en supuestos similares sobre las condiciones que debe reunir una acción promocional de un evento de interés público para tener derecho a deducciones. Por lo general, en esas resoluciones se subraya que no puede considerarse un gasto promocional una acción que no encaje en el concepto de publicidad en sí misma. De acuerdo con esa interpretación, se podría haber considerado que el servicio telefónico de Mapfre no supuso un gasto adicional específico para promocionar el evento, puesto que la compañía habría dispuesto de ese servicio igualmente.

Como también ha contado este diario, lo cierto es que la cuestión deparó opiniones contradictorias en el seno del propio consorcio. Parte de sus representantes consideraron que las estrategias elevadas por Mapfre para su certificación cumplían los requisitos exigidos para que obtuviese las deducciones fiscales previstas. Sin embargo, el representante del Ministerio de Hacienda -el único que cuenta con derecho de voz, voto y veto- defendió la posición opuesta, de modo que esa parte de las acciones promocionales no fue reconocida como merecedora de exenciones.

Tras el contencioso presentado por Mapfre, será un juez el que resuelva. Ahora bien, según pudo saber este diario, la controversia ya está teniendo consecuencias. La primera, que el consorcio ha tenido que concertar la contratación de representantes legales para defender una decisión que no todos sus miembros comparten. Es más, en el seno del consorcio habría sorprendido la posición del representante de Hacienda en la medida en que en ninguna de las ediciones anteriores de la salida de la Volvo desde Alicante se había rechazado ninguna acción promocional. Y la segunda, que podría resultar hasta cierto punto preocupante, es el malestar que el rechazo del consorcio habría generado en Mapfre: uno de los principales colaboradores del evento que podría llegar a replantearse sus aportaciones en el futuro a raíz de una disputa que -pese a los contactos y las negociaciones mantenidas- ha acabado llegando hasta los juzgados de lo Contencioso. 

Noticias relacionadas

next