X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

a priori, no hay primarias para el presidente de la generalitat

Los estatutos del PSOE señalan que Puig repetirá como candidato... salvo 'golpe de Estado'

7/06/2017 - 

VALÈNCIA. El presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, repetirá como candidato a la reelección si así lo desea salvo que se produzca un 'golpe de Estado' -así lo calificaron en su día los seguidores de Pedro Sánchez- similar al sufrido por el secretario general del PSOE en octubre de 2016. Esto es lo que se refleja del Reglamento Federal de Primarias de 2014 que regula las distintas condiciones y excepciones que se deben producir para que tengan lugar este tipo de elecciones internas.

De esta manera, tal y como refleja el documento, se establecen ciertas condiciones garantistas de continuidad para los dirigentes del PSOE que se encuentran al frente de una institución ya sean presidentes autonómicos, alcaldes de grandes ciudades o el propio presidente del Gobierno de España.

Así, según se enmarca dentro del Título II, referido al procedimiento de elecciones primarias, capítulo I, artículos 9 y 10, los dirigentes socialistas que ejerzan la presidencia o alcaldía y opten a la reelección, solo deberán enfrentarse a primarias en determinados supuestos.

En el caso de las candidaturas a la presidencia de comunidades autónomas, "solo se procederá a la celebración de primarias (...) cuando lo acuerde el respectivo comité autonómico o así lo soliciten la mayoría de sus miembros". Es decir, si Puig decidiera -tal y como está previsto- optar a la reelección y alguien quisiera presentarle batalla, debería dominar el órgano directivo del PSPV.

Parte del artículo 10 del Reglamento Federal de Primarias

Una circunstancia que sería similar a la sufrida por Sánchez, que se vio obligado a dimitir cuando su propuesta de calendario para el congreso perdió la votación en el comité federal, evidenciándose que había perdido el control del órgano directivo. Una maniobra que sus seguidores calificaron de "traición" y "golpe de Estado".

Bien es cierto que la situación de Puig podría no ser la misma, dado que el próximo mes de julio está prevista la celebración del congreso nacional en el que el presidente de la Generalitat y líder del PSPV se enfrenta a su reelección dentro del partido. Aunque todavía nadie ha mostrado su intención de medirse a Puig, referentes valencianos del 'sanchismo' como el portavoz en el Congreso, José Luis Ábalos, no han descartado públicamente que pueda producirse una bicefalia en el PSPV: esto es, que exista un secretario general distinto al jefe del Consell. 

De la misma manera, desde algunas plataformas 'sanchistas' viene animándose al exeurodiputado Andrés Perelló a que dé el salto para medirse a Puig con el objetivo de liderar el PSPV, si bien otras fuentes socialistas consideran que el histórico dirigente tiene la vista puesta en formar parte de la dirección federal del PSOE. 

Pedro Sánchez la noche de su victoria en las primarias con Ábalos (d) y Perelló (i). Foto: EFE

En cuanto al citado reglamento, los supuestos para la celebración de primarias para el resto de dirigentes socialistas que estén al frente de instituciones se asemejan al de los presidentes autonómicos. Así, en el caso de los alcaldes de localidades con más de 20.000 habitantes, para que se produzca el proceso deberá ser solicitado "por más del 50% de la militancia del ámbito municipal correspondiente" y, en el caso de la candidatura a la Presidencia del Gobierno de España, se celebrarían primarias "cuando lo acuerde el Comité Federal o así lo soliciten la mayoría de sus miembros".

De esta manera, y al margen de la batalla orgánica que pudiera producirse en las próximas semanas de cara al congreso del PSPV, el presidente Puig tendría -salvo que fuera modificado el citado reglamento- una preferencia clara para volver a ser candidato, dado que debería perder el control del partido en el próximo cónclave y, además, llegado el momento de las elecciones autonómicas, la mayoría del comité tendría que forzar la luz verde a unas primarias para que un candidato se midiera al todavía presidente de la Generalitat y le venciera.

Noticias relacionadas

next