X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

votará en enero la transacción

Los Lladró ultiman la venta de la empresa

Foto: Wazible

La familia mantendrá la propiedad de los inmuebles de la Ciudad de la Porcelana

2/12/2016 - 

VALENCIA. La familia Lladró votará el próximo 5 de enero la venta del 100% de las acciones de Lladró SA, en el que parece el intento definitivo de los accionistas mayoritarios –Juan Lladró y sus hijas– de traspasar la histórica fabricante de porcelana.

La votación tendrá lugar en una junta general extraordinaria que ha sido convocada por la matriz de la empresa Sodigei. La familia de Juan Lladró controla el 70% de las acciones de esta empresa y las familias de los otros dos hermanos fundadores, José y Vicente, controlan el 15% cada una.

El primer punto del orden del día es: "Aprobar y autorizar la venta de la totalidad de las acciones de la mercantil Lladró, SA, propiedad de la Sociedad".

Según ha podido saber Valencia Plaza, la intención de la familia –más bien habría que decir, de parte de ella, porque hay una división importante en su seno– es vender el negocio de la porcelana y quedarse con el inmobiliario. Sodigei mantendría, a través de su filial Rosal, la propiedad de la Ciudad de la Porcelana, el complejo industrial de Tavernes Blanques (Valencia) donde se fabrican las figuras de porcelana.  

La convocatoria aparece firmada por Juan Ignacio Jara –esposo de Mari Luz Lladró, hija de Juan Lladró– como presidente de Sodigei. La presidenta hasta hace pocas fechas era Rosa Lladró –hija también de Juan–, quien se opone a la venta de la compañía, motivo por el cual habría dejado el puesto.

El motivo de la venta, cuya negociación ha capitaneado Jara –enfrentado a Rosa Lladró– es la dificultad de la empresa para estabilizar las ventas. La compañía lleva desde 2009 con ajustes temporales de plantilla para reducir la producción ante la caída paulatina de las ventas. En el último año los ajustes se convirtieron en definitivos y llegaron los despidos, que afectaron a 268 personas, el 38% de la plantilla. Y a pesar de ello, tuvo que seguir con los expedientes temporales este año para evitar acumular más stocks.

Noticias relacionadas

next