X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

FERNANDO DE ROJAS, impulsor del proyecto 'clúster marítim'

"La situación de la Comunitat obliga a repartir los gastos  y los protagonistas en el 'Clúster Marítim'"

19/12/2016 - 

ALICANTE. La semana pasada se presentó el Clúster Marítim, el embrión de lo que quiere ser el un clúster náutico para la Costa Blanca, una plataforma en la que estén aglutinados todas empresas y sectores económicos relacionados con el ocio en el mar. Cuenta con el respaldo de la Generalitat, la Diputación Provincial y los ayuntamientos de litoral de la Costa Blanca. Al frente de este proyecto está Fernando de Rojas, un apasionado del mar, profesor de la Universidad Miguel Hernández (UMH), quien responde a las preguntas de Alicante Plaza sobre la iniciativa que se quiere poner en marcha.

-¿Por qué nace el clúster marítimo?

-Empuja un poco la percepción de que la costa de Alicante es un destino que tiene unas potencialidades fabulosas en instalaciones y en condiciones naturales: el que viene de fuera enseguida percibe que esto es mar. Y sobre todo porque el sector no tiene las dimensiones de nuestro entorno, como pueda ser el de Barcelona y las Islas Baleares.

-¿Por qué no se ha generado hasta ahora esta sinergia de sectores naúticos?

-Han habido intentos desde la administración para atender, con más o menos fortuna, al sector. Pero que sea el propio sector que se vaya organizando y haga sus propias propuestas, eso, hasta ahora, no había existido. Es la mejor manera de funcionar porque quienes conocen el producto y le dan contenido y vida son los propios actores.

-En el caso de los clubes náuticos, si que existe un ente que los engloba ¿se cuenta con ellos en este proyecto?

-Los clubes son el escaparate y la puerta de entrada. Pero no sólo se trata de hacer un clúster náutico, sino de todas las actividades que se realizan en el mar, el ocio marítimo y sus múltiples formas. Y para ello sí que existe un peso específico para tener importancia, sin dejarse de lado los deportes de playa, el buceo, los motos de playa, ...reunir una masa crítica suficiente que abrace lo náutico. Eso obliga a contar con todos.

-Sorprende que hayáis implicado a todas las administraciones, independientemente de su color político...

-La primera, razón creo que es la situación económica. Con lo que hay en la Comunitat Valenciana, con el déficit de financiación que existe, obligaba a repartir los protagonismos y los gastos. La idea del crowdfunding funciona. Los proyectos que deben funcionar tienen que ser transversales, no deben depender de cuestiones partidistas, pues la política va cambiando y la organización debe permanecer. Y, sobre todo, porque aquellos con los que nos pusimos en contacto al principio, como Cepyme, comparten también esa visión. Hay que tener una independencia frente a los vaivenes políticos y hay que hablar con todos.

-¿Qué papel ha jugado Cepyme en todo este proyecto?

-Lo primero que hizo Cepyme fue escuchar, que es ya muy de agradecer. Y dar la visión del mundo empresarial, antes que todas las instituciones. Lo segundo, dar ese apoyo para que el proyecto pudiera arrancar. Y lo tercero, comprender que había que actuar con esa transversalidad e independencia para hablar con cualquier institución por igual, sin poner pegas. 

-¿Hay que aprovechar la Volvo?

-Hay dos cuestiones. La sociedad valenciana, con la crisis, se ha hecho más consciente de más cosas, entre ellas, los eventos. Algunos eventos hay que conservarlos, porque me sirven de buen escaparate, me permiten tener un protagonismo, pero quiero que tenga una trascendencia económica. Y la inteligencia te exige que eso te sirve para crear economía; solamente pagar la fiesta y el evento, no es suficiente. La gente quiere aquello que genera un motor económico. Yo pongo el ejemplo de 1992. Barcelona estaba con las Olimpíadas y Sevilla, con la Exposición Universal. En Barcelona supieron que aquello de las olimpíadas fuera el arranque de muchas cosas; en cambio, en Sevilla, se terminó y se cerró la Isla de la Cartuja. Hay que estar en lo primero y, no en lo segundo.

-¿El objetivo del Clúster Marítim es que toda oferta sobre las actividades del mar acaben residenciadas en una página web?

-Sí, aparentemente. El elemento estrella es un portal web, que tenga una potencia, en variedad y calidad; que haya un posicionamiento en la web, y eso te obliga a tener mucho movimiento y que tenga utilidad. También ha de tener una aplicación para teléfono móvil para cualquier usuario pueda reservar o consultar desde ahí. Además de eso, hay que unirse. Y ser un think thank, servir para generar ideas o propuestas. La web es el escaparate y debemos prestarle mucha atención, pero lo otro es imprescindible.

-Cómo se va a estructurar la colaboración público privada...

-Los clústers son todos asociaciones...y en el mundo marítimo ocurre igual. El de Barcelona, Baleares o Canarias funcionan así. Son asociaciones sin ánimo de lucro, con una estructura y presupuesto muy sencillos, a la vista de todos. Tanto se ingresa por cuotas y tanto se gasta. También hay que huir de sistemas más complicados que desemboquen en situaciones más complicadas.

-¿Hay plazos para ponerlo en macha?

-El compromiso de la Diputación y de la Generalitat es cuando de forma más inmediata mejor. De los primeros deberes es hacer una asamblea: reunirlos a todos, públicos y privados, y empezar a funcionar ya.

-Alguien va a tener un protagonismo especial, ¿algún municipio?

-En principio, no. Con la cuestión de la Volvo, el protagonismo de Alicante es indiscutible, es la sede. En la Comunitat no hay una macrocefalia, como en Barcelona o Madrid; en la Comunitat Valenciana está todo muy repartido, cada ciudad tiene su protagonismo. No se puede hacer agujeros negros que lo chupan todo. Entre todos, tienen muchos protagonismo; solos no tienen ninguno.

Noticias relacionadas

impugnaciones contra la regulación estacional en alicante

El lío de las aperturas en domingo: el gran comercio se blinda con recursos por si no hay pacto global 

Por |  - 

El Corte Inglés, Anged y tres centros comerciales (Plaza Mar 2, Gran Vía y Puerta de Alicante) se suman al Ayuntamiento y recurren el modelo estacional decretado por el Consell para mantener abierta la vía judicial. El pequeño comercio rechaza el preacuerdo autonómico con 40 festivos de apertura y complica el pacto 

next